GRUPO PLAZA

el sector audiovisual se diluye en las nominaciones

Los Goya 2021 pasan de puntillas por València

19/01/2021 - 

VALÈNCIA. Una de las preguntas que más se harán durante este Año Berlanga en València será: ¿cuál es el papel, el camino y el techo del audiovisual en la Comunitat? La respuesta se vuelve complicada, y a la vez, cada vez más necesaria cuando la próxima gala de los premios Goya, que tendrán el Palau de Les Arts como subsede, será la puesta a punto del que se espera que sea el gran escaparate del sector en el plano nacional.

La realidad es que el camino empieza extraño y no tan halagueño como parecía hace tan solo unos meses atrás. El pasado mes de mayo, cuando València aún creía tener en sus manos la gala de 2021 de los Goya, este diario explicaba como algunas voces del sector a nivel nacional y local alertaban de cómo el frenazo provocado por el confinamiento sería un determinante para las películas que finalmente llegarían a ser candidatas. Las nominaciones de los Goya así lo confirman, los pocos grandes nombres que hay, lo hacen con películas mediocres (por ejemplo, Isabel Coixet con Nieva en Benidorm, que solo recibe dos nominaciones, a su dirección, y a su dirección de producción), con la excepción de Icíar Bollaín y La Boda de Rosa. Los films que toman posiciones serán las óperas primas que han acaparado la atención de la crítica, Ane y Las Niñas, y un Adú que acumula nominaciones más por su nivel de producción que por el aval de su historia y desarrollo.

Por otro lado, los Premis de l’Audiovisual dibujaban un regusto especialmente bueno este año. La mort de Guillem y The Mystery of the Pink Flamingo, pero también la microproducciones Coses a fer abans de morir y Un cercle en l’aigua abrían una puerta a la esperanza de que el audiovisual local, las historias que se cuentan desde València, tuvieran una resonancia más allá de la Comunitat. Las nominaciones de ayer deshinchan ese sueño por varios motivos. Primero, porque las pocas candidaturas que había no han pasado el corte: cero nominaciones para Asamblea (que participó el año pasado en los Premis de l’Audiovisual), cero nominaciones para The Mystery of the Pink Flamingo, cero nominaciones para Amor en polvo, cero nominaciones para La odisea de Vasi

En segundo lugar, porque el mismo primer corte es muy exigente, y no todas las películas se pueden presentar. En este sentido, no presentaron candidatura ni La mort de Guillem (que es una tv-movie), ni Coses a fer abans de morir, ni Un cercle en l’aigua, ni Lobster Soup, por poner algunos ejemplos. 

En último lugar, sí que hay un goteo de nominaciones de profesionales valencianos y valencianas que han trabajado en una producción española o ha producido su película fuera del ecosistema valenciano. Por supuesto, Toni Novella, nominado como mejor director de producción por Nieva en Benidorm, que opta por sexta vez a una estatuilla que ya ganó en 2015. Anatomía de un Dandy, el documental sobre uno de los escritores más importantes de nuestro país, Francisco Umbral, es otra de las producciones nominadas y está dirigida por el alicantino Charlie Arnáiz. Lo mismo ocurre con Cartas Mojadas, la película que habla del drama de la inmigración en aguas del Mediterráneo, que está también dirigida por una valenciana, Paula Palacios. En el apartado técnico, dos profesionales valencianos optan al Premio Goya en sus respectivas categorías profesionales. Es el caso de la diseñadora de vestuario Cristina Rodríguez, nominada por la divertida comedia musical Explota explota; y Ángel Amorós, director de fotografía del thriller de acción ambientado en África, Black Beach.

Más excepciones: La Boda de Rosa, coproducida por Lina Badenes a través de Turanga Films y cuyo rodaje se realizó en varios puntos de la Comunitat Valenciana, aunque la actriz Paula Usero y la propia Badenes son las únicas valencianas nominadas por el film. En las categorías dedicadas a los cortometrajes, que hace años han copado producciones valencianos también hay algún nombre local: el corto de ficción A la cara está dirigido por el alicantino Javier Marco. El caso de Blue & Malone: Casos imposibles y Metamorphosis, también son dos cortometrajes de animación nominados esta edición que cuentan con producción valenciana (Wise Blue Studios y Bígaro Films, respectivamente).

Hace tan solo unos días, la comisión del Año Berlanga y la reunión de la Film Office València ahondaba en la idea de que la gala de los Goya y el foco que se va a poner sobre el audiovisual local este próximo año sea aprovechado para poder reforzarse y potenciar un camino que se ha tomado y parecerse allanarse poco a poco. Hará falta mucho, y achacar todo a la capacidad creativa de los valencianos y valencianas sería un error: también tiene que ver con la sombra de otros cines estatales que hacen sombra, especialmente Madrid y Cataluña, por supuesto. El Año Berlanga, si se gestiona correctamente, puede convertir a los gigantes en simples molinos de viento.

Una gala austera y sin invitados

Por otro lado, si hace tan solo unos seis meses la gala estaba prevista que tuviera sede en València y se pudiera disfrutar del glamour de los Goya, nada de esto va a pasar. Finalmente, el Palau de Les Arts que sí llenó la Academia Valenciana de l’Audiovisual será subsede, junto a Madrid, mirando a Málaga, donde transcurrirá el grueso de la velada. En este sentido, Mariano Barroso anunció ayer que a la gala de los galardones, presentada por Antonio Banderas y María Casado, sólo asistirán los nominados y los encargados de entregar los premios. "Vamos a reducir al mínimo el riesgo, es nuestra obligación", dijo el presidente de la Academia.

En este sentido, se espera que en València haya un espectáculo en homenaje a Berlanga, y se entreguen un par de premios, por lo que, a cuatro nominaciones por categoría, y sumando equipo técnico y algunas autoridades invitadas, el público será de unas poquísimas decenas de personas que estarán en el edificio durante la gala.

El año que viene, cuando València ya se ha confirmado como sede única de los premios, se espera más halagüeño en este sentido. Aunque una duda acecha sobre esta: si este año se ha notado el factor coronavirus en los estrenos, y por tanto, en las nominaciones, el frenazo real de rodajes y producciones está sucediendo este año, tanto en producciones independientes como en superproducciones.

Para saber más

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email