GRUPO PLAZA

 deporte

Oros nacionales, invisibles olímpicos

La Comunitat Valenciana es un semillero de atletas dedicados a la gimnasia rítmica masculina, que han conseguido plantar cara a la homofobia a base de esfuerzo y ganar medallas. La disciplina está despuntando en España pero sigue siendo una desconocida. ¿Para cuándo unos Juegos Olímpicos?

14/11/2021 - 

VALÈNCIA.- La ovación en el pabellón fue máxima. Se retiraba el campeón absoluto de la gimnasia rítmica masculina. El valenciano Álvaro Pradas se despedía de la moqueta en el último campeonato de España el pasado mes de julio, a sus 23 años de edad, habiéndolo ganado absolutamente todo a nivel nacional. Una trayectoria profesional intachable pero, especialmente, una carrera de fondo, rompiendo clichés y cambiando las reglas para conseguir que la gimnasia rítmica masculina sea reconocida y se sitúe en el lugar que merece. A Álvaro lo han llamado, no en pocas ocasiones, pionero. Lo es porque cuando pisó el tapiz con tan solo cinco años de edad no tenía figuras masculinas en las que inspirarse. Tampoco le hicieron falta. Cuenta que se enamoró de aquellos movimientos, de la esencia del deporte en sí, de las maravillas que hacía su amiga de clase y deseó probar.

Era un niño «que hacía cosas de niñas», le dirán muchas veces a su madre a partir de entonces. Atiende a Plaza en El Colonial Sport de Alfafar, centro supervisado por la Real Federación Española de Gimnasia, donde hoy es entrenador y, ahora sí, el referente para decenas de gimnastas masculinos a los que ha abierto el camino. «Claro que no fue fácil. Me llamaban maricón y yo ni siquiera sabía lo que significaba esa palabra. En aquel momento no se hablaba de  bullying y te lo tragabas. Luego empezaron a llegar las medallas y, de repente, aquel chico al que llamaban marica ya no lo era tanto. Era un deportista», recuerda Pradas.

También reconoce la dureza de un deporte de por sí minoritario en el que él consiguió ser totalmente independiente a nivel económico o que, al menos, dedicarse a la rítmica no le costara dinero. Tenía patrocinadores, pero para un deportista de élite hacen falta más herramientas. «Yo he sido mi coreógrafo, mi psicólogo, mi entrenador a partir de mi etapa de madurez deportiva, me cosía las piedras del maillot, me implementaba las rutinas, y esa soledad acaba pasando factura», señala.

Desde el año 2009, cuando compitió por primera vez en un nacional, Álvaro no ha vuelto a casa sin una medalla. Los logros los ha compaginado con su carrera de Filología Catalana y con el Conservatorio de Danza. Sesiones de hasta cuatro horas diarias de entrenamiento más los estudios acaban pesando, pero nunca tanto como para dar la espalda a la rítmica, o quizá a la familia que ha formado dentro de la misma. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Como cada miércoles, viernes y sábado, sus gimnastas masculinos se recorren los 155 km que separan Alicante de Alfafar para poder entrenar con Álvaro. David Pérez y Álvaro Pino tienen dieciséis y diecisiete años respectivamente. Compiten al más alto nivel autonómico. Hace una década habría sido un sueño; hoy son gimnastas federados. Preparan la competición de los conjuntos mixtos. Para ellos el exotismo de ser hombres en la rítmica no es para tanto. Los insultos siguen produciéndose, pero en menor medida.

* Lea el artículo íntegramente en el número 85 (noviembre 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

ROBERTO IVÁN CANO
ROBERTO IVÁN CANO
ya a la venta el número de enero

Diana Morant, ministra de Ciencia e Innovación, portada de la revista Plaza

Por  - 

Sin duda, el nombramiento de Diana Morant como ministra de Ciencia e Innovación cuando ejercía como alcaldesa de Gandia fue una de las grandes sorpresas de la última remodelación del Gobierno de Pedro Sánchez. En esta entrevista explica cuáles son sus principales desafíos. Además, visitamos InTempo, el nuevo (y polémico) gran rascacielos de Benidorm, nos adentramos en el mundo de los 'Grief Bots', analizamos cómo está cambiando el mundo del I+D+i en el mundo de la cultura... y mucho más

Arquitectura

InTempo: Así es por dentro el nuevo diamante de Benidorm

Por  - 

Se proyectó antes de estallar la burbuja y abre con las últimas restricciones por el coronavirus. Desde hace unas semanas la torre InTempo acoge sus primeros inquilinos tras un proceso de catorce años. Unos días antes, Plaza entró, y también visitó la oficina de Pérez-Guerras Arquitectura, mentores de un proyecto que ha convertido el turismo de Benidorm en especulación financiera

EL DEDO EN EL OJO

La aldea valenciana de Vox

Por  - 

Vox es Vox. En Madrid y en toda España. Sus líderes están en Madrid y no necesitan barones autonómicos o provinciales, aunque haberlos, haylos. Eso sí, pasan desapercibidos para el gran público

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email