GRUPO PLAZA

Sopa de letras 

¿Qué recomiendan los libreros y libreras para esta Feria? Tomamos nota 

21/10/2021 - 

VALÈNCIA. Hace sol en Viveros. Es uno de esos días que, según libreros y libreras, acompañan para pasear por el parque y, por supuesto, dejarse caer por la Feria del Libro de València. Sí: la gran cita de la literatura ha vuelto. Ha regresado después de una pandemia mundial, con cambios de fechas –en lugar de primavera, en pleno otoño– y con incorporaciones que ya nos resultan casi habituales: la de la mascarilla cubriendo parte del rostro de los asistentes y los inquilinos de las casetas. Pero lo más importante es que sigue en pie. Resistiendo. Y no es poco.

"Realizar [la Feria] ya es un éxito", aseguraba Juan Pedro Font de Mora, presidente del Gremi de Llibrers de València a Culturplaza hace unas semanas. Y es que, pese a que 2020 ha dejado buenos datos de lectura –según el informe Hábitos de lectura y compra de libros en España el número de población española que lee libros de forma frecuente ha ascendido hasta el 52,7%–, resultaba necesario que la literatura adquiriera, de nuevo, su carácter presencial. 

"Había ganas de libros", corrobora Paco Ivars, gerente de la Librería Berlín. En su caso, acaban de volver de la Feria del Libro de Granada, donde ya pudieron comprobar el interés suscitado: había gente e, incide, "ganas". Alodia Clemente, propietaria de la Librería La Rossa, se suma a esta valoración positiva: "Estamos gratamente sorprendidos. Hay movimiento, compras, gente; por la mañana coles… La verdad que estamos contentos". Desde la Llibreria El Cresol, Marta sintetiza todas estas emociones bajo una palabra: "Ilusión". De los libreros y, por supuesto, de la gente visitante. "De estar al aire libre, pasear, disfrutar de todas las novedades, que ha habido muchas…", agrega.

Desde aquí, nuestra invitación rotunda es que te pases por la Feria del Libro, curiosees los estantes, preguntes a los libreros y libreras y te dejes llevar –ya sabes: nunca se tienen demasiados libros–. Pero, por si tienes muchas dudas de qué publicaciones son las que vienen este año pisando fuerte, desde Culturplaza hemos preguntado por los "imprescindibles" de este año para facilitarte la tarea. Llega el momento de sacar el lápiz y el cuaderno y apuntar.  

Las novelas siguen al pie del cañón

Las novelas siguen siendo, un año más, las protagonistas de las recomendaciones –aunque, como verás a continuación, hay de todo en esta peculiar lista de la compra que hemos confeccionado–. Y una, en concreto, se lleva la palma: Historia de Shuggie Bain (Sexto Piso) de Douglas Stuart. Un relato que le ha valido a su autor el prestigioso Premio Booker 2020, y que desde la Feria del Libro se repite en varias casetas.

El primero que nos lo recomienda es Jorge Cabezas, librero de Somnis de Paper (Benetússer). "Me gustó mucho, la verdad. El protagonista es un chaval que cuenta su infancia y su relación, digamos “rara”, con su madre en la Irlanda de 1990. Es muy buena elección", señala. En la librería Bangarang, Estela Sanchis, copropietaria del espacio, también le dedica buenas palabras al libro de Douglas Stuart: "Jaime [socio de Bangarang] está alucinado con este libro. Va a ser uno de los más vendidos porque dicen de él que es una maravilla", expresa.

Foto: ESTRELLA JOVER

Las recomendaciones no acaban aquí, ni mucho menos. Recalando en Bangarang, Estela nos brinda algunos títulos más: Sigo aquí (Libros del Asteroide), una novela autobiográfica de Maggie O’Farrell –"cuenta 17 situaciones en las que se vio a punto de morir; es una maravilla cómo escribe"–, La desaparición (Sexto Piso) de Julia Philips, Los extraños (Impedimenta) de Jon Bilbao; o La ciudad de la euforia (Libros del K.O) de Rodrigo Terrasa, una reciente publicación que pone el foco en la corrupción valenciana.

Maggie O’Farrell también se repite en la caseta de la Librería Gaia. Desde allí, Mari Carmen, trabajadora de la librería, asegura que Hamnet (Libros del Asteroide) de O’Farrell es "una belleza de libro". También reconoce que, aunque todavía no ha podido hincarle el diente, Un día cualquiera en Nueva York (Tusquets Editores) de la irreverente Fran Lebowitz le ha cautivado por su portada. 

En la librería han optado este año por colocar pequeñas cartelas que han puesto sobre algunos libros para afinar más la puntería. "Por ejemplo, si echas de menos el verano, tienes La cuenta atrás para el verano (Libros Cúpula) de La Vecina Rubia; si te apetece una historia política, El peón (Pepitas) de Paco Cerdà…", explica Mari Carmen. De Blackie Books, dos títulos: Subidón de Joaquín Reyes y el ya clásico Los asquerosos de Santiago Lorenzo. Y otros dos apuntes, por si alguien se ha quedado con ganas de más: El lagarto astronauta (Editorial Sajalín) de Kenneth Cook –"muy divertido"– y Breve tratado sobre la estupidez humana (Fórcola) de Ricardo Moreno Castillo. 

Esther, editora de Ediciones Versátil, el sello que está compartiendo espacio con la Librería Gaia, también tiene una última recomendación: Tres lunas llenas de Irene Rodrigo. "Una novela que habla sobre el poder de la creación, sobre la esencia de lo femenino, sobre los distintos tipos de maternidades –porque se puede ser madre sin tener hijos–, la reapropiación del cuerpo, la ciclicidad femenina… sobre estas cosas que nunca han sido un argumento o tema literario", expone.

En la Librería Berlín, a unas casetas de distancia, Paco Ivars aboga por recuperar los clásicos. Aunque, asegura, más que recomendar un libro, él recomienda sencillamente "leer", si tuviera que decantarse por uno sería Stoner (Baile del Sol) de John Williams. "Es un libro muy desconocido. La gente confunde al autor con el compositor John Williams. Además, este autor solo ha escrito tres libros. Pese a que prácticamente no ocurre nada, es maravilloso".

Para aconsejar un título más actual, Ivars se aproxima a El verano que mi madre tuvo los ojos verdes (Impedimenta) de Tatiana Tîbuleac. "Ha tenido una acogida excelente, lleva 10 ediciones en un año". Por otro lado, desde la librería recomiendan también a Manuel Chaves Nogales, a quien, dice Ivars, "no se la ha prestado la atención que debería". Por último, es Ostracia (Tiempo de Papel Ediciones) de Teresa Moure, el libro editado por el sello editorial de la Librería Berlín, otra de sus recomendaciones. Y, si nuestro tiempo fuera infinito, no acabaríamos aquí, eso seguro: "Estaríamos toda la tarde recomendando, es prácticamente imposible dejar de hablar de libros", sonríe Paco.

Foto: ESTELLA JOVER

Los imprescindibles de la Librería La Rossa tienen firma de mujer. Si hay que elegir, Alodia Clemente, propietaria de La Rossa, lo tiene claro: Tres truenos (Editorial Tránsito) de Marina Closs, Huaco retrato (Literatura Random House) de Gabriela Wiener, Existiríamos el mar (Literatura Random House) de Belén Gopegui, o cualquiera de las novedades de la editorial consonni.

"También acaba de salir el último ilustrado de Alison Bechdel". ¿Alison Bechdel la del famoso test de Bechdel? "La misma". Se llama El secreto de la fuerza sobrehumana (Reservoir Books) y es un libro "muy recomendable", apunta Alodia Clemente. Otros que no pueden faltar son El síndrome de la impostora. ¿Por qué las mujeres siguen sin creer en ellas mismas? (Ediciones Península) de Élisabeth Cadoche y Anne de Montarlot, Panza de burro (Editorial Barrett) de Andrea Abreu y Canto jo i la muntanya balla (Anagrama) de Irene Solà –"son libros de fondo"– o Yo vieja (Capitán Swing) de Anna Freixas, una publicación centrada en la mujer madura. "Una reivindicación de la mujer en la tercera edad como persona y no como mueble o trasto que apartar", matiza Clemente.

También tiene nombre de mujer Abre los ojos. Pelis y series para entender el mundo’(Fuera de Ruta Editorial), de Pepa Blanes; una de las sugerencias de Jorge Cabezas, librero de Somnis de Paper (Benetússer). "Interesante para quien le gusten el cine, las series… y un ensayo muy divulgativo, la verdad", opina. Quien se quede con ganas de, precisamente, leer imágenes, que no abandone ahora, porque les llega el turno a los cómics.  

Los cómics también reclaman su lugar

Si hablamos de cómics a nadie le extrañará que surja el nombre de Paco Roca, uno de nuestros autores más internacionales, Premio Nacional de Cómic en 2008, y con un nuevo libro bajo el brazo: El dibujado (Astiberri), basado en la exposición que le encargó el IVAM en 2019. Este es uno de los cómics que aconseja Ricardo Rodríguez, propietario de Grekyskull Cómics, aunque todos lo de Paco Roca, añade, funcionan muy bien; también Regreso al Edén (Astiberri), otro de los más recientes del dibujante valenciano. 

En la librería Bangarang, además de recomendar también el último de Roca, surgieren otros títulos. Pedro, uno de sus libreros, menciona que Corto Maltés. Océano Negro (Norma Editorial) de Martin Quenehen y Bastien Vivès, recupera al clásico personaje de Hugo Pratt para trasladarlo a la actualidad; una "novedad absoluta y muy recomendable". La maldición del petróleo (Norma Editorial) de Jean-Pierre Pécau y Blanchard y La sombra roja (Norma Editorial) de Jean-Pierre Pécau y Jandro González, son otros cómics a los que, nos dice, hemos de seguir la pista.

Pequeños (grandes) lectores

Si hay una particularidad en la Feria del Libro de València de este año –al menos, para servidora– es la firme apuesta de muchas casetas por incluir publicaciones destinadas al público infantil y juvenil. Incluso, en algunos casos, es una decisión que se aleja de Viveros y reside en el seno de la librería, como en el caso de la Llibreria El Cresol.

Marta, de El Cresol, cuenta que desde la librería han hecho una apuesta seria, tanto allí como en la feria, por especializarse en infantil y juvenil: "Nos apasiona recomendar a niños pequeñitos hasta que son casi adolescentes". Para los más peques, precisamente, recomienda publicaciones con las que puedan interactuar –con pestañas, marionetas–; concretamente, La casa de los besos (Edelvives) de Claudia Bielinksy, ¡Feliz Navidad, lobo feroz! (Edelvives) de Jean Leroy y Laurent Simon o Mira por la ventana (Edelvives) de Katerina Gorelik. 

El lobo en calzoncillos (Editorial Astronave) de Wilfrid Lupano, Mayana Itoïz y Paul Cauuet y El gos pudent (Blackie Books) –o El perro apestoso, en su versión castellana– de Colas Gutman y Marc Boutavant son otras dos sugerencias que apuntar. También triunfan entre los más peques los libros de Rocío Bonilla, como Gràcies. Història d’un veïnat (Animallibres) y los de Bitmax&Co (Combel Editorial) de Jaume Copons y Liliana Fortuny. 

Por otro lado, LOBA de Pablo Albo y Cecilia Moreno (Libre Albedrío) es una de las apuestas de la Librería Trencadís de Alzira. Sento, uno de sus libreros, expone el por qué: "Libre Albedrío es una editorial de Almería que hace unos libros muy chulos. Este, LOBA, acaba de ser escogido por el jurado de los White Ravens, un organismo internacional que hace una selección de libros infantiles de todo el mundo". Lo hojeamos rápidamente; lo cierto es que su estilo llama la atención. "Es muy curioso", corrobora Sento, que añade que la selección se debe, en parte, a motivos de originalidad.  

Foto: ESTRELLA JOVER

Nos desplazamos ahora hasta otro punto de la Feria, donde nos encontramos con Ricardo Rodríguez, propietario de Greykskull Cómics. Reconoce que, de lo que más están vendiendo, es manga para público infantil. Uno en particular: Arashiyama (Norma Editorial), un relato de Fidel de Tovar y Dani Bermúdez que resultó ganador del XII Concurso de Manga de Norma Editorial. "Es un cómic hecho por dos españoles, pero capta la esencia de lo que es el manga", explica Rodríguez. Otra autora a recomendar es Katie O’Neill. Sus Bahía acuicornio y La sociedad de los dragones de té (Brúfalo/La Cúpula), dice Ricardo Rodríguez, son "pequeñas maravillas". Y añade: "Tanto a nivel de dibujo como de guion es de lo mejor que se publica en Estados Unidos. Totalmente recomendable". 

Desde la caseta de Somnis de Paper, Jorge Cabezas apunta directamente hacia una editorial: Takatuka. "Siempre tienen muchos valores y son muy reivindicativos". Uno de los últimos es El selfi de Pilar Serrano y Joaquín Camp. También merece la pena, de la misma editorial, El llibre que en Kibo havia escrit de Mariana Ruiz Johnson.

Para un público más juvenil, en El Cresol sugieren un clásico: el de Pippi Calzaslargas, "recuperado ahora por la editorial Kókinos". "Los buenos clásicos nunca mueren. Además, tiene ese espíritu reivindicativo y rompedor tan necesario para los tiempos que vivimos. Pippi no falla", expresa Marta. Otro título que apuntar es Coraje de Raina Telgemeier (Maeva Young), una novela gráfica con "temas muy bien tratados, mucha calidad y bonitos" y, de narrativa, Seis de cuervos (Editorial Hidra) de Leigh Bardugo, un libro para amantes de la fantasía y para gente a la que le guste, en definitiva, "las buenas historias". Y a quién no.

Historias donde todo (absolutamente todo) es posible

El género de ciencia ficción, fantasía y terror también tiene su hueco en la Feria del Libro de València. Hay librerías, concretamente, que han decidido estos compongan la parte principal de su catálogo en esta cita literaria. Es el caso de la Llibrería Trencadís de Alzira. "Queríamos diferenciarnos un poco, porque si al final todas las casetas tenemos los bestsellers y los más vendidos… no hay mayor interés en venir si se ofrece lo mismo en todas las casetas", apostilla Sento, uno de sus libreros. "Venderemos menos, pero tiene su nicho y es más divertido recomendar algo concreto", añade.

Empezamos con algunos clásicos recuperados. Por ejemplo, la edición ilustrada del archiconocido Fahrenheit 451 (Reservoir Books) de Ray Bradbury o La estirpe de Lilith (Nova) de Octavia E. Butler, título que recoge la Trilogía Xenogénesis en un solo volumen. De terror no puede faltar uno de Stephen King y Sento señala, directamente, a Billy Summers (Plaza & Janés), una de sus últimos lanzamientos. También Dune (Debolsillo) de Frank Herbert, a raíz de la película, y los libros de Ursula K. Lein, algunos de los cuales han sido editados en catalán, son otras sugerencias. Pero, si hay algo que hay que resaltar como novedad, es el auge de la ciencia ficción oriental. "Sobre todo autores como Liu Cixin y Ken Liu", ejemplifica Sento. 

Foto: ESTRELLA JOVER

En valenciano, la editorial Males Herbes, catalana, está especializada en ciencia ficción. Bressol de gat, de Kurt Vonnegut, o Efendi de Elisabet Riera son dos opciones. Féliz J. Palma, por otro lado, es un autor ya clásico pese "a no ser muy mayor", puntualiza Sento. "El libro que hace, tiene éxito", asegura.

¿Y las distopías? ¿Después de la pandemia ha habido algún repunte? "Totalmente. Lo que ocurre con la ciencia ficción es que a muchos autores no se les califica dentro de este género porque parece que sean “segundones”. Pienso en Margaret Atwood, autora de El cuento de la criada. Eso es ciencia ficción", señala firmemente. También es ciencia ficción Exhalación (Sexto Piso) de Ted Chiang, un libro que en esta ocasión recomiendan desde la Librería Gaia.

En cuanto a fantasía, Sento, de Llibreria Trencadís, es rotundo: De sangre y cenizas (Puck) de Jennifer L. Armentrout. "Hemos traído cuatro y los hemos vendido ya. Además, está agotado en la editorial. No sé explicar el motivo de su éxito, la verdad. Los primeros sorprendidos hemos sido nosotros", admite. Los fenómenos virales –más allá de El juego del calamar– también suceden en la literatura. 

En valencià, clar que sí!

Además de los libros en valenciano que libreros y libreras ya han ido sugiriendo, hay un sitio en la Feria donde son los verdaderos protagonistas: en la Llibreria Fan Set. Desde allí, Xavi no duda en apuntar varios más: La raó s’escampa en l’aigua (Sargantana) de Maria Carme Arnau, Boulder (Club Editor) de Eva Baltasar –ganador del Premi Òmnium–, Del Saler al Túria (Pruna Llibres/El Magnànim) de Carles Dolç, Llibre de morts (Bromera) de Jordi Colonques –Premio de Narrativa Ciudad de Elche–, La casa de foc (Grup62) de Francesc Serés o alguno de Jaume Cabré, que "ya es un clásico". De poesía no puede faltar la antología de Salvador Jàfer, Orquídia 1974-2018 (Edicions Del Buc).

Y, si hay un libro en valenciano que continúa muy en boga, ese es Noruega (Drassana) de Rafa Lahuerta. "No creo que ninguno lo haya desbancado todavía", opina Estela desde Bangarang, y Mari Carmen, de Librería Gaia, coincide al recomendarlo. Desde Bangarang, por cierto, también hay otros títulos que sugieren en valenciano: On ets, món bonic (Edicions del Periscopi) de Sally Rooney o Aprendre a parlar en les plantes (Edicions del Periscopi) de Marta Orriols. "Millennials explorando su vida", define Estela. 

Por último, desde Librería La Rossa, Alodia Clemente sugiere un par de títulos más en valenciano: Serge (Llibres Anagrama) de Yasmina Reza y Els grans optimistes (Edicions del Periscopi) de Rebecca Makkai.

Foto: ESTRELLA JOVER

¿Y la poesía y el teatro?

"Poesía, teatro… eso que se vende poco", se sonríe para sí misma Lidia López Miguel, directora de Lastura Ediciones y codirectora de Kaótica Libros cuando llegamos a la caseta que comparten ambos sellos y les preguntamos por los libros que tienen. Este año, asegura Lidia López, hay bastantes de autores valencianos: El alma (Lastura) de Mar Busquets, Ese malbendito amor (Lastura) de Vicente Barberá, 180º (Lastura) de Elia S. Temporal, Ventanas de confinamiento (Lastura) –una antología capitaneada por Elena Torres y Mila Villanueva– o El camí dels estrels (Lastura), un libro trilingüe –valenciano, castellano y gallego– gestado en colaboración con la Casa de Galicia de Valencia y la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de la Comunidad Valenciana. 

Y, por último, no queremos irnos de la Feria sin recomendar uno de teatro, tenemos Espejito espejito. El proceso creativo y su puesta en escena (Lastura) de Sara Juárez. "Es una autora de aquí, y también actriz y profesora. El libro fue finalista en los Premios de la Crítica Valenciana, y habla sobre cómo la obra se puede llevar a escena", concluye Lidia López.

Hasta aquí nuestra lista de libros para esta Feria. ¡Disfruten, compren con moderación y, sobre todo, lean mucho! 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email