Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

RESTORÁN DE LA SEMANA

Restaurante Eladio

Cuatro décadas lleva Eladio ofreciendo marisco y hospitalidad gallega en su restorán 

Por | 12/06/2020 | 1 min, 45 seg

Porque Eladio no es un restaurante, es un restorán. Cimiento y soporte de todo lo que ha venido después. Ese tipo de restorán con un género extraordinario, un servicio impecable y una atmósfera que abriga. Mi padre me hablaba de Eladio. Cuando en el trabajo querían agasajarle, le llevaban allí. No era el único, Por allí han pasado políticos, actores y cantantes. Una foto de Stevie Wonder con Eladio en la entrada deja constancia de aquel antiguo esplendor.

Eladio, Manolo y Michel

Eladio aprendió el oficio en Suiza, allí emigró desde su Galicia natal y allí vivió durante 20 años antes de establecerse en Valencia con Violette, su mujer y su hijo Michel.  Todavía tiene acento. Era el primer servicio después de la pandemia y allí estaba él, preparando el steak tartar. Igual que siempre, solo que con mascarilla.

En la cocina, Manolo, que lleva con ellos más de 25 años (sí, aún existe ese tipo de fidelidad).  Solo hay que cruzar dos frases con él para sentir que es un viejo amigo tuyo y que podrías irte mañana con él a Costa da Morte, a que te enseñara su casa y te consiguiese medio kilo de percebes de algún vecino de la zona a mitad de lo que marca el mercado.   Una vez al año prepara lamprea, ese pez con forma de serpiente que solo se pesca de enero a marzo y que se considera toda una delicia. 

Michel manda en la sala y se nota que ha mamado la hostelería desde niños. Nos recomendó un vino maravilloso.

Con este trío, era difícil no estar a gusto.  El pulpo, el rodaballo y el Ribeiro hicieron todo lo demás. Esa magia que a veces surge y que hizo que el primer restaurante donde cenamos después de decretarse el estado de alarma sea difícil de olvidar.

Comenta este artículo en
next