Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

¿por qué beber vinos naturales?

Suspiros

¿Qué queda por llegar? ¿Pensábamos que éramos infinitos? ¿Invisibles? ¿Inmunes? ¿Interpuestos? 

Por | 08/05/2020 | 1 min, 50 seg

Tantos años de desenfreno químico, sin razón ni reflexión. Tanto tiempo de jolgorio tecnológico, sin considerar en el después.

No podemos extrañarnos, decidimos vivir en una sociedad donde mandan los que prestan: los interesados. Le dimos la autoridad al enemigo. El poder no debería recaer en los bancos (sucias sanguijuelas), sino en el pueblo, como firmamos en la Constitución de Cádiz (1812). La ciudad que resistió como el último resquicio ante la invasión francesa, la que luchó desde las artes y las letras, desde el convencimiento por las libertades y los derechos fundamentales de los ciudadanos de España. La raíz que la nutrió, la que nunca se olvida.

Thank you for letting me be myself… again” (Sly Stone)

Catalanes: Hermanos. Vascos, cántabros, asturianos, os cedemos nuestra mano. Gallegos, navarros, murcianos, valencianos. Desde una punta a la otra. Todo el país es abrazado. Como mis camaradas africanos. Igual. No seamos mezquinos.

Mediterráneo

Templa y calienta. Tiembla. Fogones que se alimentan de la mar. De ese mar templado. Quieto. Claro. Puro.

Atlántico

Aprieta, ahoga, pervierte, baila, sueña. Esencia de espuma. Sentada en la orilla. Nada. Esperar. Contar.

Entre dos orillas que se unen.

Nostalgia de suspiro

¿Qué ocurrirá cuando la imaginación abandone a la pasión?

Suspiros

un susurro en la madrugada

Suspiro

saber que estás ahí

Suspiro

tu sombra, tu brillo, tu figura

tu pampaneo

tu infinita delicadeza

saber que sigues ahí

Suspiro

Magnetismo, tu niñez, tu virginidad en carne viva, quejidos de placer no explorados. La estrella: ¿Quién la espera?

No echo de menos

echarte de menos.

Te echo de menos.

Me desespera tu ausencia,

tu presencia me inquieta,

me sujeta, me encadena.

Queda todo por descubrir, parte de verdad. El único consuelo: puede sobrevenir una mayor desgracia. Tan dañosa la abundancia, la que viene de la gran codicia: la ambición de los peligros. La calma atraerá a la razón. Esperar a la muerte que la naturaleza nos ordena.

Escuchar al viticultor Séneca nos queda.

Soy viticultor y elaborador de vinos naturales: sin aditivos. No tengo internet. ¿Radical?

@misteriosanlucar

Comenta este artículo en
next