Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

consumo

Tarjetas 'revolving': usura en los tiempos modernos

El Tribunal Supremo ha dado la razón a los ciudadanos que demandaron a Wizink y otros bancos por comercializar créditos con intereses de más del 20% mediante un sistema que eterniza el pago de la deuda

13/03/2020 - 

VALÈNCIA.-Gumersindo de Azcárate y Menéndez nació en León en 1840. Doctor en Derecho y catedrático de Economía Política, fue diputado en las Cortes Generales entre 1886 y 1914, veintiocho años ininterrumpidos. Cofundador de la revolucionaria Institución Libre de Enseñanza, su pequeño hueco en la historia no es mérito de su brillantez académica sino de su actividad legislativa: fue el impulsor de la ley de represión de la usura o de nulidad de ciertos contratos de préstamos, también conocida como Ley Azcárate. 

El texto, de 1908, sigue vigente. Y su primer artículo es toda una declaración de intenciones: «Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquel leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales». 

La usura es muy anterior al nacimiento de Azcárate. En el Antiguo Testamento ya es repudiada —«No tomarás interés ni usura, antes bien teme a tu Dios y deja vivir a tu hermano junto a ti»—, Aristóteles la rechazaba de plano y durante 1.500 años fue uno de los anatemas del cristianismo. Con el protestantismo el asunto empezó a cambiar: el suizo Calvino veía hasta con entusiasmo el préstamo de dinero con intereses y sentó las bases de una nueva doctrina. Inmediatamente, Enrique VIII, para financiar la ruptura de la iglesia de Inglaterra con Roma y así superar la prohibición de divorciarse de Catalina de Aragón, pidió créditos al 10% de interés a los prohombres de Londres. El resto, ya es historia. El camino fue lento —Shakespeare cargó contra un usurero judío en El mercader de Venecia— pero el dominio inglés de los mares llevó a la expansión de los préstamos con intereses no solo en el enorme Imperio británico sino en casi todo el mundo.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Es casi seguro que muchos españoles no están familiarizados con estas anéctodas, tal vez ni siquiera con el término usura: la ganancia, fruto, utilidad o aumento que se saca de algo, especialmente cuando es excesivo, pero el término es de actualidad. El Tribunal Supremo fallará en breve sobre las tarjetas revolving, un instrumento financiero comercializado por buena parte del sistema financiero con intereses de hasta el 27%. La magnitud de los intereses —el precio oficial del dinero es ahora del -0,3%— y la peculiaridad del sistema de cobro, que con cada cuota pagada no se salda la deuda y el crédito disponible se reconstituye, han acabado por llevar el asunto al alto tribunal. Antes, decenas de miles de demandas han llegado a los juzgados.   

* Lea el artículo completo en el número de marzo de la revista Plaza

Noticias relacionadas

personajes

Los héroes anónimos de la pandemia

Por  - 

Son los que nos han ayudado a que se vea la luz al final del túnel. Unos han estado en la primera línea luchando contra el virus, otros en la calle ayudando y muchos más han cumplido con su cometido quedándose en casa. Estas son las miradas por encima de la mascarilla de solo una pequeña parte

salimos de esta

Colaboración: la vacuna social contra el coronavirus

Por  - 

En un momento en el que el engranaje social y económico se tambalea a causa del coronavirus, la sociedad ha respondido con su mejor versión, capitaneada por ese aplauso convenido a las ocho de la tarde hacia los sanitarios y miles de empresarios y trabajadores que han ayudado al Gobierno y a la Generalitat a que la tragedia no fuera aún mayor. Una fórmula que debe mantenerse de cara a la reconstrucción

aprender de los errores

¿Y si la Covid-19 golpea dos veces?

Por  - 

Cuando lo peor de la pandemia parece que ya ha pasado, queda la pregunta de qué hemos aprendido, ahora que los expertos creen que, tras el verano, cabe esperar un rebrote. De los errores se aprende. En teoría

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email