GRUPO PLAZA

UN INFORME LO PROPONE

Tramitar las subvenciones como becas, posible solución al problema del bono libro

Mediante este sistema no aparecerían reflejadas como rendimiento de trabajo en el borrador de la renta

6/06/2016 - 

VALENCIA. El hecho de que el Bono Libro concedido por la Generalitat valenciana tribute como rendimiento de trabajo en la declaración de la renta ha supuesto un escollo para la medida, que estaba llamada a ser un paso hacia la gratuidad del material escolar. De ser cierto que puede perjudicar en el resultado del borrador, deja de ser una ayuda efectiva. Llegados a este punto, no hay solución para los padres que hayan solicitado los bonos con carácter anterior, por lo que lo verán reflejado en su declaración de 2015 o de 2016, pero sí que se pueden buscar alternativas orientadas a futuros ejercicios.

Distintos sectores administrativos trabajan ya en ello. “Hay un informe solicitado por los Ayuntamiento planteando una hipotética posibilidad”, revela Javier Biosca, presidente del Colegio de Secretarios, Interventores y Tesoreros (Cosital) de Valencia, quien precisa: “Sería algo parecido a tramitarlo como beca, de modo que no repercutiera en el borrador, pero hay que ver si se cumplen las características para poder incluirlo en este marco”. Una beca, por ejemplo, suele otorgarse atendiendo al nivel de renta de las familias, algo que aquí no se cumple. La consulta se ha enviado a la Dirección General de Tributos.

Desde el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) admiten que ellos también intentaron buscar otras fórmulas, de modo que la ayuda para los libros de texto no tuviera que declararse. “Hubo una exención concreta que nos hizo dudar”, admite. Se refieren al apartado que habla de cubrir los costes de matrícula de una determinada familia a fin de cursar unos estudios, “siempre que se consideraran los libros como una parte imprescindible y asociada a esa matrícula”. Si pudiera incluirse de este modo, se otorgaría como una suerte de beca que no tiene las mismas repercusiones en el IRPF.

A la espera de saber cómo será finalmente la orden para el próximo curso, Vicente Morro, presidente de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia (Fcapa), se muestra escéptico. “Creo que van a tener que replanteárselo porque esto no tiene pinta de funcionar”, indica. Algo más esperanzado está Màrius Fullana, al frente de FAPA-Valencia, quien cree que la medida podría subsanarse con el paso del tiempo “al formarse un banco de libros gratuito de mayor tamaño y volverse innecesaria la ayuda de 100 euros inicial para la compra de los mismos”. Habrá que esperar la postura de la Generalitat. 

Cabe recordar que, mediante el actual sistema, corresponde a los padres deben efectuar la compra de los libros por su cuenta y luego presentar la factura en su respectivo Ayuntamiento, con lo que reciben hasta un máximo de 100 euros como ayuda al finalizar el año. Si además devuelven el material en condiciones al acabar el curso, se les dan otros 100 euros más, una última medida encaminada a crear una gran banco de libros gratuitos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email