GRUPO PLAZA

València paraliza temporalmente la idea de una tasa a las denuncias falsas en la inspección

13/08/2022 - 

VALÈNCIA. Se ha paralizado. Al menos, de momento. El gobierno municipal de València había planteado el año pasado la tramitación municipal para poner en marcha una tasa consistorial a las denuncias falsas en la inspección municipal. Sin embargo, el ejecutivo municipal, conformado por Compromís y PSPV, ha suspendido temporalmente la idea, al desaparecer el proyecto de los proyectos normativos de este año 2022.

Así consta en el Plan normativo municipal del Ayuntameinto, el documento donde se explicitan las regulaciones locales en cuyo desarrollo se quiere avanzar a lo largo de cada ejercicio. O mejor dicho, así ha dejado de constar esta tasa como proyecto municipal. Y es que sí aparecía en el plan normativo de 2021, como publicó Valencia Plaza. En el de 2022, la idea se ha desvanecido.

La idea, que el ejercicio pasado se explicaba como primigenia desde el gobierno municipal, buscaba desincentivar el uso espurio de la inspección y evitar así casos en los que los denunciantes insisten en sus pretensiones tras haberse constatado que la supuesta ilegalidad denunciada no existe.

El servicio de inspección municipal, que se dedica a controlar incumplimientos de la normativa en terrazas, ruidos y otras molestias, obras, actividades inocuas, etcétera, ha experimentado que en algunas ocasiones hay denunciantes que emplean los servicios consistoriales como un arma arrojadiza contra vecinos, locales próximos y actividades indeseadas que no incumplen ninguna normativa pero que, pese a ello, reciben persistentes denuncias.

En ese sentido, desde la concejalía de Actividades, que dirige Lucía Beamud, se explicaba que se habían constatado este tipo de dinámicas que, además de ser infructuosas porque inciden habitualmente en aspectos ya inspeccionados, suponen una carga de trabajo añadida para los funcionarios dedicados a estos trabajos y, por ende, acaban retrasando el servicio y entorpeciendo la actividad habitual, perjudicando el control en otros casos que sí son reales.

De ahí que el departamento admitiera que se estaba estudiando, de modo embrionario, la idea de aprobar una tasa que gravara de alguna manera estas actitudes, si bien aún no se había hallado la fórmula concreta para poder hacerlo. El año pasado se planteaba la fase de la "redacción de anteproyecto". Y se trataba de un "mero estudio", según Beamud, con la vista puesta en el medio plazo. 

Se hacía así teniendo en cuenta también que el acuerdo de reconstrucción municipal tras la crisis por el estallido de la pandemia de coronavirus obligaba a "la congelación de los tipos tributarios". En ese sentido, y en el plan normativo de 2022, la concejalía de Beamud decidió retirar esta iniciativa.

Según fuentes de la concejalía, la propuesta se retiró al considerar que el acuerdo de reconstrucción impedía todavía la creación de nuevos gravámenes. Sin embargo, inciden las mencionadas fuentes, no se descarta que el próximo ejercicio esta tasa pudiera volver a incluirse entre los proyectos municipales, aunque señalen que todavía está en fase de estudio y pueda, a la postre, no llegar a aplicarse. Tres años después del estallido de la pandemia, podría darse por superada la crisis motivada por el coronavirus, y por ende, eliminar este obstáculo para su tramitación.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme