GRUPO PLAZA

vicente garcía cervera / museo pedralba 2000

«Ya no tengo el sentimiento del galerista; ahora soy coleccionista»

MARGA FERRER

Represaliado por el franquismo, ingeniero industrial que no ejerció y, finalmente, coleccionista. Ahora, el Museo de Pedralba 2000 es casi una biografía artística del galerista que modernizó València

9/10/2021 - 

VALÈNCIA.- Hay poblaciones que siempre tienen ese «sabor y olor» a pueblo y entre su limitada oferta turística esconden sorpresas, tal como le sucede a Pedralba, ubicada en la comarca de la Serranía, cuyas aguas del río Turia y campos de cultivo custodian —quizá sin saberlo— una inmensa colección de arte moderno contemporáneo español e internacional, en una casona típica de labranza de una estrecha calle donde un portón de madera da pase a una larga e interesante historia de arte y cultura. Dos placas laterales al portón número 37 de la calle Bugarra despiertan la curiosidad de quien pasa por ahí y, con sorpresa —o curiosidad— descubre la Casa Museo Pedralba 2000, un recinto de familia, cuyo origen se remonta a la famosa galería valenciana Val i 30.

Su director y propietario, Vicente García Cervera, abre las puertas del museo a Plaza para compartir su historia de vida en torno al arte —casi cincuenta años de galerista— que empezó a escribir desde que era muy joven, cuando por andar en revueltas estudiantiles en contra de la dictadura fue a dar a la cárcel. Ahora, a sus 87 años de edad repasa anécdotas, vivencias y experiencias como galerista que fue, como coleccionista que es, incluso como escritor, ya que ha publicado varios libros. Pero su satisfacción y orgullo son sus galerías Val i 30 y Ambiente Cero, que contribuyeron a solidificar nombres de varias generaciones de artistas, pertenecientes a diferentes corrientes vanguardistas del arte español contemporáneo.

García Cervera ha sido un mecenas para muchos artistas. Creyó en su arte y lo impulsó a través de Val i 30, que son los orígenes de la Casa Museo. De 1966 a 2011, firmas como Eusebio Sempere, Manuel Hernández Mompó, Antoni Tàpies, Manolo Millares, Juan Genovés, Antonio Saura, Artur Heras y Rafael Armengol, por citar algunos, expusieron sus obras en ambas galerías, que incluso simultáneamente llegaron a estar activas entre 1990 y 1995. La primera en la calle Almirante y la segunda en la calle Aluders, justo en el singular edificio de La Gallera que, en el siglo XIX, se utilizó como recinto para peleas de gallos.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

¿Y por qué el cambio de Almirante a Aluders? «Había llegado un punto económico de la primera galería que hacía necesaria una perspectiva más vendible que la que tenía», explica García Cervera en su oficina del museo, rodeado de estanterías que guardan la trayectoria de sus galerías. «Habíamos hecho ya todos los grandes nombres de la pintura española: Millares, Miró, Saura, Tàpies, Mompó; todos pasaron por la calle Almirante, ante lo cual teníamos que explorar el mercado internacional y necesitábamos otra sede, una que tuviera poder de convicción para atraer a un gran artista extranjero». Entonces abre Ambiente Cero, en un momento de apogeo breve, porque llegaron las crisis económicas del 90 y 93 con las guerras del petróleo en Oriente Medio y se vino una decadencia mundial. El sector del arte se vio afectado y la galería no soportó los altos gastos, cerró y solo quedó Val i 30.

* Lea el artículo íntegramente en el número 84 (octubre 2021) de la revista Plaza

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email