X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

una sentencia resuelve que debe pagar a la promotora por facturas de la primera edición

A Sagunto le cuestan sus 'tropiezos' con el Music Port Fest más de 300.000 euros en dos ediciones

Desde el Ayuntamiento confirman que ya están trabajando en hacer en plazo y de manera regular la inyección de este año y asegura que hará lo propio con Festardor

19/02/2020 - 

VALÈNCIA. La justicia le da la razón al Music Port Fest y cuestiona la gestión del Ayuntamiento de Sagunto en la celebración de la primera edición del festival en 2018. La justicia ha dictado recientemente una sentencia que obliga a pagar al consistorio local la cantidad de 150.550 euros a la promotora Avant Pro Solutions Events S.L., que sumados a los ya abonados 54.450, suma un total de 205.000 euros gastados, a fondo perdido, en esta cita musical que consiguió reunir apenas unas 8.000 personas en dos días, la primera semana de julio del citado año.

El procedimiento responde que el Ayuntamiento, a pesar de no tener un contrato firmado de relación alguna con la empresa, emprendió varias acciones que crearon a la empresa promotoras unas expectativas políticas que, a ojos de la justicia, ahora el consistorio tiene que saldar. El Ayuntamiento alivia así, finalmente, una parte significativa del presupuesto del festival de aquel año. Todo por un error de forma: el Ayuntamiento de Sagunto, cuando el festival no consiguió la línea de ayudas habitual para los festivales de Turisme Comunitat Valenciana, se presentó como organizador del evento a otra línea de subvenciones del mismo organismo, pero lo hizo de manera incongruente. Se pidieron fondos para cubrir gastos de producción, personal, infraestructuras, construcciones, electricidad y fontanería, equipos, servicio de catering, seguridad, transporte y alojamiento, logística, permisos, certificaciones y seguros, cuando el objeto de las ayudas cubría en realidad campañas de publicidad y soportes de difusión. Así que, finalmente, no recibió un solo euro.

Con todo esto, tal y como publicó Culturplaza, la Secretaría General llegó a apercibir al Ayuntamiento de todas las irregularidades que podía estar cometiendo días antes de la apertura de puertas. Ante la petición de las autorizaciones para celebrar el evento, desde el equipo de funcionarios se le llegó a recomendar a la Junta de Gobierno Local la no autorización a cualquier tipo de celebración. El autor de los dos informes repite una y otra vez que no se debería proseguir porque no había ningún tipo de documento, ni expediente, ni contrato, ni ningún papel que acreditara que el Ayuntamiento y la empresa tenían ese acuerdo, algo que sorprende a la Secretaría General, ya que reconoce que sí hay signos de que esa relación existiera desde el principio, cuando varios representantes del consistorio presentaron el festival en la feria FITUR. Ante esta prueba documental, que determina una relación no contractual pero sí práctica, el juicio no podía tener otro desenlace.

Raúl Castillo, entonces portavoz de Ciudadanos en el pleno local y uno de los que más cuestionó en su día esta actuación del Ayuntamiento, explica a este diario que en realidad esto podría ser la única manera legal de hacerles llegar el dinero: “si no tenían una forma legal de hacerles una entrega nominal del dinero, el enriquecimiento injusto te mete en un juicio pero regulariza la entrega del dinero sin costes penales. Al final, si el Ayuntamiento quería subvencionar el festival, lo ha conseguido”, explica. Fuentes del entonces equipo municipal llegaron a admitir a este diario que el dinero para perder el juicio ya estaba guardado y, de facto, el consistorio siempre dedica una partida de dinero en sus presupuestos a juicios perdidos. Aunque cabe recurso, y un informe jurídico lo recomienda, el Ayuntamiento ha decidido no recurrir para no eternizar los conflictos "ad eternum".

A este desembolso de dinero público de manera heterodoxa, se le suman las informaciones publicadas por Culturplaza hace unos meses, que también detectó irregularidades en el proceso de inyección de dinero en el festival. Según estas, el Ayuntamiento aprobó una subvención a título nominal por valor de 100.000 euros horas antes de su celebración. El contrato firmado, además, reflejaba unas contaprestaciones a cumplir imposibles en tiempo y forma, ya que imprimir miles de carteles y flyers o contratar una campaña en la EMT de València para esa edición no se podía realizar en ese plazo tan ajustado. En ese sentido, el equipo de gobierno actual señala que el contrato “no tiene por qué ser irregular” y remiten a una evaluación por parte del servicio de contratación: “si en esta evaluación, se demuestra que, aunque el contrato no se cumpliera, el festival llevó a cabo otras contraprestaciones que lo compensaran, simplemente se recalcularía el importe entregado y la promotora tendría que devolver lo que el servicio -que no los políticos- creyera lícito”. 

Este año el festival seguirá recibiendo una ayuda directa

La experiencia de estos dos años solo influirá en la manera intentar hacer las cosas este tercero, porque el Ayuntamiento no renuncia a entregar esta colaboración económica al Music Port Fest, del que destacan que “se está afianzando” y que es “un importante motor turístico” que “lleva el nombre de la ciudad”. Lo que sí ha podido saber este diario a través de fuentes del Ayuntamiento actuales, es que en la negociación se buscará que el importe aportado por el consistorio sea mucho menor que el de los otros dos años y las contraprestaciones, mejores.

También han adelantado que la partida para festival también reflejará una ayuda directa al Festardor, que se celebraría por segundo año en la ciudad. El certamen otoñal movilizó el año pasado a más asistentes que el Music Port Fest, aunque ni pidió ni se le dio ninguna ayuda económica directa.

En este sentido, Castillo insiste en que “es positivo fomentar y ayudar a los festivales” de Sagunto, porque es “una inversión”, aunque matiza que tal vez la entrega nominativa no sea la mejor opción: “el Ayuntamiento debería hacerse cargo del certamen y permitir que hubiera una concurrencia competitiva para no darle el dinero a la misma empresa siempre”, comenta.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email