GRUPO PLAZA

vuelven a estudiar el proyecto

El cambio de Gobierno en Eslovaquia retrasa la adjudicación del hospital al que opta Ribera Salud

12/06/2016 - 

VALENCIA. El nuevo hospital de concesión público-privada que planeaba el antiguo Gobierno de Eslovaquia para Bratislava y al que opta la empresa valenciana Ribera Salud se retrasa tras el cambio de Gobierno. Aunque la intención del nuevo equipo es continuar con el concurso, que debía estar adjudicado a principios de junio, el nuevo Gobierno quiere volver a revisar el proyecto para adaptar algunas cuestiones.

Sobre las revisiones les han señalado, entre otros aspectos, el tiempo de duración del contrato. Ribera Salud, concesionaria de varios hospitales públicos de gestión privada en la Comunitat Valenciana e impulsora del modelo Alzira, estuvo presente a finales de diciembre en una de las últimas fases del diálogo competitivo que buscaba definir las líneas generales del proyecto.

La compañía presidida por Alberto de Rosa ganó ventaja tras la caída del concurso de Rizzani de Eccher y Policlinico San Donato, una de las empresas más fuertes. El gobierno eslovaco señaló la propuesta de Ribera Salud como la mejor de las cuatro aspirantes: Interhealth Canadá y Metrostav, Agel Holding y la israelí Assuta Medicaly Pessina Construzioni, Dúha y Credinvest International. El hospital, de 94.000 metros cuadrados y 945 camas es muy similar a La Fe y supondrá una inversión de 250 millones. 

La oposición al Gobierno que decisión construir el hospital y que ahora gobierna también se encuentra de acuerdo con construir un hospital de colaboración público-privada. Cabe tener en cuenta que el hospital eslovaco ha sido impulsado por un gobierno socialista. 

Sin apoyo del Consell para el concurso en Bratislava

 Aunque todos los rivales de Ribera Salud en el proceso cuentan con el apoyo de sus respectivas administraciones, la firma valenciana se disponía a pedir ayuda a la Generalitat, pero la administración valenciana se la denegó. "No vamos a recomendarle a otro país lo que no queremos para la Comunitat", aseveró una rotunda Mónica Oltra en una rueda de prensa. Y es que la intención del actual Consell es terminar con todas las concesiones público-privadas. 

Actualmente, los contratos por los que la Generalitat tiene cedida la asistencia sanitaria de cinco departamentos de salud a concesionarias privadas -concretamente de Alzira, Torrevieja, Dénia, Elche-Vinalopó y Manises-, tienen una vigencia de 15 años que podría ser prorrogables otros cinco. El final de la concesión del Hospital de Alzira es en 2018, misma fecha que el de las resonancias magnéticas. Después será el turno de Torrevieja en 2021, Dénia en 2023, Manises en 2024 y Elche en 2025. 

Ahorro con el concierto, según un informe

Un informe realizado por la Universidad de Berkeley (EEUU) sobre los modelos de concesión público-privada y que en España se ha centrado de forma concreta en el Hospital Universitario de La Ribera, refrenda los indicadores de calidad que defiende la empresa. Y es quelos resultados preliminares de esta investigación arrojan en el año 2012 un ahorro para el Consell de alrededor de un 30%por cada uno de los 250.000 habitantes que atiende este hospital, concretamente un 29,7%. Según estos datos, un ciudadano costaba a la administración pública 1.324 euros en departamentos de gestión pública directa mientras que en la concesión administrativa ese mismo ciudadano costaba a la administración 931 euros. 

Los datos de salud también son respaldados por los informes de los gerentes, que se extraen de datos recogidos en el sistema Alumbra, donde se vuelca toda la información en tiempo real. Concretamente, los datos de junio destacan que el Hospital de Alzira tiene mejores resultados, 20 días, que la media de Conselleria, 39 días, en el tiempo de espera para primeras visitas. También en intervenciones quirúrgicas, que es de 40 días en Alzira o 57 en los departamentos de la Conselleria.

A esto se suma la menor la estancia media en Alzira, 4,64 días, que la media de Conselleria, 5,74. Las tasas de consulta de enfermería a domicilio de Alzira son mayores mientras que la tasa de consultas totales sobre la población es menor. Entre los indicadores en los que Alzira salen perdiendo sería, por ejemplo, el porcentaje de pacientes hiperfrecuentadores mayores de 15 años. Aunque estos son los datos del Hospital de La Ribera, lo cierto es que las medias de estos ratios para el resto de concesiones también son mejores que los gestionados totalmente por la administración pública. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email