GRUPO PLAZA

educación

El legado de san Vicente Ferrer sigue vivo

El Colegio Imperial, candidato a los Princesa de Asturias continúa acogiendo y educando a niños de familias con problemas, seiscientos años después. El centro se encuentra en San Antonio de Benagéber y conserva con orgullo la reliquia del hueso radio del dominico

13/07/2021 - 

VALÈNCIA.- El Colegio Imperial tiene seiscientos años. Seis siglos acogiendo y educando a niños huérfanos o de familias desestructuradas, rotas o directamente podridas. Una institución que es parte del viejo legado de san Vicente Ferrer y que, con raíces que llegan hasta 1410, está considerada como la institución educativa de carácter benéfico más antigua del mundo. Un centro que, tantísimos años después, no ha perdido vigencia. Hoy ya no está en el corazón de València sino en San Antonio de Benagéber, unos terrenos de 60.000 metros cuadrados donados por Cáritas donde el visitante puede cruzarse con una imagen del santo dominico cada veinte pasos.

La primera piedra se colocó en 1970 y hoy se encuentra debajo de una estatua mutilada de san Vicente esculpida en piedra por Nassio Bayarri. Está un poco antes de llegar a la entrada, donde se conserva, como si fuera un monumento, una puerta del antiguo centro, el que se derrumbó y del que cogieron ladrillos y todo aquello que se pudo aprovechar. 

«Por el Colegio Imperial han pasado cerca de 30.000 niños», advierte su director, José Ignacio Llópez, un hombre amable que se sabe de carrerilla la historia de esta institución que ha sido seleccionada como candidata a los Premios Princesa de Asturias.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Junto a la residencia de los estudiantes acogidos hay un colegio concertado independiente donde estudian los chavales. La distribución recuerda a un pueblo. El edificio central sería el ayuntamiento, que da a una plaza con un gran mosaico de san Vicente. A un lado está la iglesia con su campanario y al otro, los tres edificios de viviendas. Entre medias, zonas comunes y una generosa vegetación con pinos, palmeras, magnolios, setos, romero, cactus… La parte exterior da a un descampado donde el Ayuntamiento cree haber encontrado el lugar ideal para aparcar decenas de contenedores de basura, papel y plástico.

* Lea el artículo íntegramente en el número 81 (julio 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

La opinión publicada

Ampliar el puerto antes de que se inunde

Por  - 

Madrid quiere ampliar Barajas, Barcelona quiere ampliar El Prat. A Valencia probablemente también le gustaría ampliar Manises pero se tiene que conformar con el puerto. Así luchan los políticos en la batalla del cambio climático: a favor de que se produzca cuanto antes. Todo a mayor gloria del ‘capitalismo verde’

BIOPARc

El amanecer en la selva

Por  - 

Cuando el rey de la selva duerme, los trabajadores de Bioparc Valencia se esmeran por recoger toneladas de excrementos, acondicionar los recintos exteriores y elaborar los más de cien menús diferentes que preparan para los animales. Un ciclo de la vida que se repite todos los días

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email