GRUPO PLAZA

La Conselleria le había requerido aclaraciones a sus alegaciones

El VCF aporta más documentación a Economía para justificar la demora de la ATE y salvar la prórroga 

25/08/2021 - 

VALÈNCIA. El Valencia Club de Fútbol aporta más documentación a la Conselleria de Economía para justificar los retrasos en el cumplimiento de los plazos de la Actuación Territorial Estratégica (ATE) del Nou Mestalla. El objetivo es salvar su solicitud de prórroga tras el rechazo del Gobierno valenciano. De esta forma, el club que preside Anil Murthy atiende al requerimiento que le hizo el departamento que dirige Rafa Climent para aclarar algunas cuestiones sobre la postura del club en cuanto a que la actuación no ha podido ejecutarse por "la inacción" del Ayuntamiento de València y la irrupción de la pandemia.

En este documento, el Valencia insiste en achacar a factores externos, en concreto al consistorio valenciano, el incumplimiento de los plazos fijados en la ATE. La entidad valencianista pidió el pasado mes de abril ampliar los plazos de la actuación cinco años más, esto es hasta 2030, ante la imposibilidad de cumplir con la actual vigencia de la actuación, que vence en 2025. 

Para ello, expuso un nuevo plan que no ha convencido al gobierno valenciano que, por el momento, ha denegado la prórroga, arguyendo que los retrasos acumulados son exclusiva responsabilidad del Valencia. El club entonces presentó una serie de alegaciones para evitar que su petición se tumbara. En ellas, culpaba de los retrasos al Ayuntamiento y a la covid, al tiempo que reiteraba "expresamente" la "más firme voluntad de cumplir con los compromisos previstos en la ATE" con los nuevos plazos solicitados.

Foto: KIKE TABERNER

Economía requirió al Valencia y al Ayuntamiento de València más información para "corroborar algunas de las alegaciones formuladas y esclarecer así algunas cuestiones derivadas" de las mismas. Un escrito que ya ha presentado el club y en el que Murthy en ningún momento hace mención a ningún tipo algún de aval o de garantía de viabilidad que podría inclinar la balanza a su favor. Y más teniendo en cuenta la inyección de más de 100 millones de euros que  se prevé que recibirá gracias a la aportación de LaLiga tras aliarse con la gestora de fondos británica CVC Capital Partners. 

Aunque lo cierto es que el requerimiento de Economía solicitaba más información sobre las alegaciones del club, hubiera sido una oportunidad de exhibir solvencia y un compromiso sólido para conseguir la prórroga. Así, el documento aporta esas aclaraciones adicionales e insiste en que los incumplimientos de la primera fase, que finalizó en 2018, no son imputables al club.

"La fase uno debe darse por ejecutada"

Cabe recordar que este primer hito incluía tres aspectos: la demolición del edificio con dependencias municipales en la Avenida de Aragón; la urbanización del entorno; y la construcción de un hotel, propiedad de Expo Grupo. De esto sólo falta el complejo hotelero. El Valencia lleva insistiendo en que es Expo Grupo el único responsable del incumplimiento. "Desde este club se entiende que la fase 1 de la ATE debe darse por ejecutada y, por tanto, cumplidas sus obligaciones desde el 5 de julio de 2019, fecha de emisión por parte del Ayuntamiento de Valencia del acta de recepción de las obras del proyecto de urbanización de la fase 1 de la ATE", expone el Valencia en la nueva misiva a Economía. 

Así, detalla que las obras de urbanización se iniciaron en dos fases, entre el 27 de junio y el 5 de julio de 2017. Para ello, contrataron a Pavasal Empresa Constructora el 19 de junio de 2017 la reurbanización del entorno con las nuevas conexiones eléctricas; y a Elecnor Infraestructuras la modificación de la concesión de aprovechamiento de aguas de la red de baja presión. 

"La mayor parte de las obras se desarrolló durante 2017, pero su finalización se demoró. Por una parte, por el retraso en la concesión de las autorizaciones definitivas dela Confederación Hidrográfica del Júcar, que tuvo lugar a mediados de 2018; y, por otro, por las conexiones eléctricas y las tramitaciones con Iberdrola", explica. De esta manera, recalca que el descargo y conexiones definitivas concluyeron "el 14 de marzo de 2019, tal y como consta en la notificación realizada al Ayuntamiento de Valencia el 26 de marzo de 2019". "En este sentido, cabe destacar que sin perjuicio de todo lo anterior el Ayuntamiento de Valencia tardó más de tres meses en llevar a cabo la recepción de las citadas obras", subraya el Valencia.

Asimismo, y sobre las reuniones mantenidas con el consistorio valenciano, el club aporta un lista de fechas, nombres y encuentros con representantes de la Administración local a fin de justificar que han aportado los informes que en diferentes momentos les solicitaba el gobierno municipal.

Foto: KIKE TABERNER

La decisión final de Economía llegará cuando el Ayuntamiento de Valencia presente, asimismo, sus aclaraciones y aporte esa información adicional que también le requirió este departamento. Una vez estudiada toda la documentación, la Conselleria podrá dilucidar quién es el auténtico responsable de los incumplimientos y resolver definitivamente sobre la prórroga.

Ultimátum de Abogacía

Paralelamente, el Valencia tiene otro frente abierto tras el ultimátum de la Abogacía de la Generalitat Valenciana. El club debe mover ficha si quiere que la Administración no de por caducada la actuación o le sustituya como promotor. Este es un procedimiento independiente al de la prórroga, dado que en ese caso la administración solo se limita a responder a la solicitud realizada por el club de aplazar las fechas límite de la actuación. 

No obstante, hasta que no se decida sobre esta prórroga, no se podrá hablar de empezar los procedimientos para declarar la caducidad de la ATE. Pero ahora la Generalitat ya tiene base legal para actuar tras el informe de Abogacía. Es más, este documento no solo marca el camino a seguir, sino que subraya que el Consell "está obligado a iniciar el procedimiento para la resolución anticipada de la ATE" dado que considera acreditada la "inactividad injustificada" del club y el "incumplimiento de sus obligaciones" en la fase 1 y la primera parte de la fase 2, "de forma grave y reiterada".

Y plantea para ello dos opciones: o bien declarar la caducidad del plan, que conllevaría la "reversión, retroacción y reposición de bienes, actuaciones y obras, así como la derogación de las previsiones de planeamiento en los términos que resuelva Territorio". O, por otro lado, la sustitución del promotor, permitiendo con ello que un tercero asuma las obligaciones y derechos del Valencia CF. La pelota está ahora en el tejado del club. Si presenta una nueva propuesta con el fin de evitar la pérdida de la ATE, la Generalitat podría no resolverla. En caso contrario, la Abogacía es contundente al respecto: caducidad o sustitución del promotor.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email