GRUPO PLAZA

ciencia de mierda

Escatología al servicio del saber

Aunque es algo que nos sale de lo más profundo, no le prestamos atención. Sirve para dar suerte, está en los chistes, en el menú de los chiringuitos, en las calles... pero en lo que poca gente ha reparado es en que es un instrumento científico que se usa en distintas disciplinas

18/04/2021 - 

VALÈNCIA. La palabra ‘escatología’, según la Real Academia de la Lengua Española, significa todo aquello que hace referencia a los excrementos. Pero al mismo tiempo y según la misma institución, también se refiere al conjunto de creencias en el más allá. Vamos, a lo que viene a ser la vida después de la muerte. Casualidad o no, lo que es cierto es que las heces tienen relación con muchos más campos del conocimiento de lo que podría parecer. Incluso han hecho ricas a muchas personas.

El caso más sonado fue el del artista Piero Manzoni, que enlató unos cuantos kilos de sus deposiciones, las etiquetó bajo el sugerente título de Mierda de artista y las vendió tasando su precio al peso del oro. Por lo visto, más allá de querer hacerse rico, su obra era una crítica a la burbuja económica del arte moderno, donde literalmente cualquier mierda podía ser vendida solo por ser hecha por alguien medianamente conocido. A día de hoy, sus heces están expuestas en algunos de los museos más importantes del mundo, y la última de sus latas fue vendida por 124.000 euros. Teniendo en cuenta que cada ración de heces contiene treinta gramos, su precio actual supera en casi cien veces al del oro. Así pues, algunas heces no solo son un objeto de deseo, sino que además se revalorizan casi al nivel del Bitcoin. Ahora bien, más allá del arte, los excrementos son un campo de estudio fecundo para la ciencia.

Jonathan Bar Shuali, historiador valenciano y presidente de la asociación Fusiliers-Chasseurs de Madrid, cuenta que «las heces, lo que te indican más allá de la presencia de una gran masa de población es información de la dieta, el estado de salud o la evolución de las poblaciones de parásitos durante algunas pandemias». Y esta información, en según qué contextos, puede resolver enigmas históricos de gran importancia.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

«Uno de los casos más interesantes —prosigue el historiador— fue el de Alberto I Canfrancesco. Este señor era un personaje de los estados italianos autónomos, que gobernó el estado de Verona de 1308 a 1329. Su misterio se debe a que murió durante una campaña militar y no quedaron claros los motivos. Gozaba de buena salud y para la geopolítica italiana del momento era muy importante por todo el sistema de alianzas, así que en su época surgieron rumores de un posible envenenamiento. Pero claro, no se podía saber a ciencia cierta». Hoy en día el misterio podría resolverse con uno de esos famosos botes amarillos que dan en los ambulatorios para analizar las heces de los enfermos, pero ¿cómo conseguir un trocito de caca de un tipo que vivió hace siete siglos? 

* Lea el artículo íntegramente en el número 78 (abril 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

La opinión publicada

Ampliar el puerto antes de que se inunde

Por  - 

Madrid quiere ampliar Barajas, Barcelona quiere ampliar El Prat. A Valencia probablemente también le gustaría ampliar Manises pero se tiene que conformar con el puerto. Así luchan los políticos en la batalla del cambio climático: a favor de que se produzca cuanto antes. Todo a mayor gloria del ‘capitalismo verde’

BIOPARc

El amanecer en la selva

Por  - 

Cuando el rey de la selva duerme, los trabajadores de Bioparc Valencia se esmeran por recoger toneladas de excrementos, acondicionar los recintos exteriores y elaborar los más de cien menús diferentes que preparan para los animales. Un ciclo de la vida que se repite todos los días

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email