GRUPO PLAZA

més compromís da un espaldarazo a aitana mas en su decisión de cesar a la consellera

La destitución de Mollà, una cuestión personal 

27/10/2022 - 

VALÈNCIA. Negociación de presupuestos, posicionamiento sobre el debate de las energías renovables, desafíos a la vicepresidenta de la Generalitat en el seno del Ejecutivo autonómico, enfrentamientos a la interna en Iniciativa... muchos han sido los motivos expuestos durante las últimas horas sobre la fulminante destitución de Mireia Mollà como consellera de Agricultura y Medio Ambiente por parte de Aitana Mas. Y, aunque en este tipo de decisiones nunca suele existir una única realidad única e irrefutable, si se consulta a varias fuentes existe un denominador común en la reflexión de todas ellas: hay una cuestión personal que condiciona todo.


El desencadenante de la quinta crisis del Consell en solo trece meses no viene de ahora, sino que responde a un cúmulo de circunstancias. Y no son pocos los que coinciden en que los motivos esgrimidos por parte de Mas son un detonante "inflado" como excusa para ejecutar la destitución. La vicepresidenta de la Generalitat tiene legitimidad –la potestad efectiva es del presidente, Ximo Puig– para cesar a cualquiera de su partido por una cuestión de pérdida de confianza. No es algo que tenga excesiva buena venta al no haber una causa-efecto de manera objetiva, pero puede ocurrir. De hecho, es lo que ha pasado. En este caso, sin embargo, ha venido acompañado de unos argumentos que, en opinión de varias voces, más bien suenan a pretexto. 

La relación entre Mas y Mollà no era buena. Eso, trasladado al día a día de un Gobierno, afecta. Cualquier resbalón, salida de tono o error con consecuencias menores puede ser disculpado si existe buena sintonía y una justificación razonable. Pero si no la hay, la cosa se complica. Y si, además, todo gesto y movimiento se interpreta como un cuestionamiento de la autoridad, el tema se vuelve irreversible. 

Aitana Mas asumió la vicepresidencia de la Generalitat el pasado junio en sustitución de Mónica Oltra tras su investigación por, supuestamente, haber obstaculizado la investigación sobre los abusos sexuales de su exmarido a una menor tutelada. Mas pasaba a relevar a la referente política más destacada de Compromís en muchos sentidos. No sólo en una importante cartera como es Igualdad y Políticas Inclusivas, sino en lo que supone el peso de decisión dentro del Consell desde la vicepresidencia. En definitiva, en tomar las riendas de Compromís dentro del Ejecutivo autonómico. 

Aitana Mas, este miércoles en el traspaso de carteras. Foto: EDUARDO MANZANA   

Pese a llegar de la mano de Oltra, durante estos pocos meses al frente Mas ha volado sola en ya bastantes asuntos. Y el relativo a Mollà ha sido uno de ellos. La poca afinidad entre ambas proviene de hace un tiempo. Las dos forman parte de Iniciativa, una de las patas que conforma Compromís junto a Més (antiguo Bloc) y Els Verds. Y a la cual también pertenece Oltra. Uno de los momentos clave de distanciamiento a la interna fue el congreso del pasado febrero en el que Aitana Mas y Alberto Ibáñez –actual asesor en Igualdad– pasaron a ser coportavoces (señalados por Oltra) del partido. 

El movimiento era clave. Iniciativa había sido creada por Oltra y por la familia Mollà –sobre todo Pasqual Mollà– en 2007 después de una escisión de Esquerra Unida. La bicefalia había perdurado años hasta este 2022 y los equilibrios pasaron a redefinirse con la consecuente pérdida de poder de los segundos. Mireia Mollà tomó entonces distancia. Cuando estalló la crisis relacionada con la exvicepresidenta, fue una de las primeras en desvincularse públicamente del cierre de filas absoluto en torno a ella tras el alcalde de València, Joan Ribó. "Es tiempo de reflexión", dijo horas antes de que dimitiera. 

Esa manera de desvincularse aún es recordada. Aitana Mas siempre ha respaldado públicamente a Oltra –aunque sin la vehemencia de otros cargos–. Y en aquel momento, el resquebrajamiento de la unidad, no ya en Compromís, sino en Iniciativa, no cayó bien. Luego llegaron las aspiraciones. Al dimitir Oltra, Mollà, que anteriormente llegó a ser señalada como su heredera, fue postulada por un sector de su partido para sustituirla.

Aitana Mas, junto a Vicent Marzà y Juan Ponce ayer. Foto: EDUARDO MANZANA   

El puesto de la portavocía era el deseado especialmente. Éste ofrece cierto protagonismo mediático para quien lo ejerce y podía ser un revulsivo para que pudiera garantizarse ser cabeza de lista a Les Corts por Alicante en las próximas elecciones autonómicas –tanto Mollà como Mas son de esta provincia–.

Pero nada de eso ocurrió. Aitana Mas fue la que más apoyo concitó en Compromís para relevar a Oltra en todos los cargos. Y, ya desde entonces, se apuntó que formaría el ticket electoral con el diputado de la coalición en el Congreso, Joan Baldoví, para la lista autonómica (ella como número dos y cabeza de lista por Alicante).  

Y las cosas siguieron sucediendo. Al margen de suspicacias menores como la presencia de los Mollà el pasado julio en el acto de presentación de 'Sumar' –el proyecto que previsiblemente derivará en la candidatura de la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz a la Moncloa–, comenzaron las desavenencias en el seno del Ejecutivo valenciano.  


Supuestamente, éstas se enumeran en tres. Una, el presunto intento de la exconsellera de negociar de manera unilateral con el responsable de Hacienda, Arcadi España, los presupuestos de su departamento de 2023. Algo que desmintieron tanto fuentes cercanas a Mollà como de Hacienda, desde donde subrayaron que todos los consellers mantienen reuniones con España en el momento de elaborar las cuentas para establecer cada uno sus prioridades. En este punto, hay quien no sólo alude a este tipo de negociaciones sino a, directamente, trabas para aprobar los presupuestos. 

Dos, su posicionamiento con las energías renovables. La exconsellera de Agricultura afeó a Economía (dirigida por Rafael Climent, de Compromís) y Política Territorial (encabezada por Rebeca Torró, del PSPV) el "embudo" en la instalación de parques fotovoltaicos. Sus manifestaciones fueron interpretadas como un señalamiento a la directora general de Paisaje, Rosa Pardo, designada por la coalición. Desde el entorno de Mollà replicaron que ella no mencionó a nadie en concreto en esa intervención y se limitó a exponer que la Comunitat Valenciana iba "muy por detrás" en este área, "algo que ya había dicho el propio Ximo Puig". Y tres, ciertos desplantes en algunos actos públicos a los que asistió Mollà pero no invitó ni avisó a Mas. 

Pero en definitiva, lo que denotan estos argumentos es la sensación por parte de la vicepresidenta del Consell de un cuestionamiento de su autoridad. Y, por tanto, de una pérdida de confianza. Motivo que, con muchas explicaciones o con pocas, permite una destitución. "Personalismos" ha sido la palabra elegida por Mas públicamente. "Sobran personalismos" y "hay actuaciones que respondían al personalismo más que a la cohesión" fueron dos de sus afirmaciones sobre este asunto ayer miércoles. 

Mas vino a decir igualmente que si su determinación hubiera respondido únicamente a un criterio interno de Iniciativa la habría tomado hace cuatro meses cuando accedió al cargo. Pero se produce, aseguró, después de un "tiempo prudente" en el que no se ha podido "normalizar" la relación con Mollà. 

Isaura Navarro y Rebeca Torró, este miércoles. Foto: EDUARDO MANZANA   

La resolución de la crisis institucional, desde luego, ha sido inmediata. Junto al anuncio venía ya su sustituta: la secretaria autonómica de Salud Pública, Isaura Navarro, quien tomó ayer posesión del cargo y le fue traspasada la cartera con la ausencia de su antecesora. 

Las consecuencias, sin embargo, colean con varias dimisiones. La más madrugadora fue la del hasta ahora subsecretario de la conselleria de Agricultura, Alfons Puncel, quien denunció una "purga" y apuntó a Oltra como la artífice en la sombra de la destitución –algo que muchas voces en el seno de Compromís no creen que responda a la realidad–. Le siguieron la secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Paula Tuzón, y el jefe de Gabinete de Mollà, Damián Martínez, quien también dejó su acta de concejal en Castelló de Rugat. 

En Més Compromís ven "legítimos" los motivos

Y mientras, ¿qué pasa en Mes? Normalidad y apoyo a Aitana Mas, mayoritariamente. Desde el entorno de Joan Baldoví indican que "cada uno tiene su espacio". Una manera clara de querer respetar las cuitas internas de Iniciativa... y viceversa cuando les ocurre a ellos. En este sentido, destacan que entienden perfectamente que el cese se ha realizado "por motivos legítimos", que son "la protección del Botànic y la coherencia interna". 

Opinan que la decisión se debe a un cúmulo de circunstancias y admiten que, aunque no ha sido el mejor momento en una semana marcada por la reforma fiscal y los presupuestos, el proceso de negociación de las cuentas ya se encuentra muy avanzado y creen que no afectará "en nada". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme