Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

La energía, un sector en transición

La directora de Renta Fija de la gestora global apunta a que quizás estamos en un punto en que el sector energético en general ya ha perdido un ciclo de inversión entero

14/02/2020 - 

MADRID. Es indiscutible que el recorrido del sector energético y del precio del petróleo influyen en las expectativas macroeconómicas de crecimiento e inflación, tanto en mercados desarrollados como emergentes. Hoy en día esta industria sigue siendo protagonista no solo por los riesgos geopolíticos -como vimos a principios de año con lo sucedido en Irán- sino también por el enfoque creciente en factores medioambientales en el mundo de la inversión.
 
El sector energético ha ofrecido un perfil de rendimiento pobre, no sólo en los últimos años sino desde hace bastante tiempo. De hecho, el peso del sector en la mayoría de los índices de renta variable es la mitad de lo que representaba en 2010. Algunos dirán que se debe a la sobreponderación del sector de tecnología y quizás otros sectores considerados 'de más calidad', pero también hay varios factores fundamentales que hay que tener en cuenta. El primero es que la rentabilidad del sector ha sido baja durante la mayor parte de la última década, desde luego por debajo del coste de capital de la mayor parte de las compañías. Y también el sector ha vivido por encima de su flujo de caja libre, especialmente en EE UU con el 'shale gas'.
 
Lo vemos también en el lado de la renta fija donde la rentabilidad de estos bonos ha sido dominada por el pobre retorno dentro del mercado de 'high yield'. Desde que tuvimos la oleada de bajadas de calificación crediticia en sector del 2015 al 2016, la mayor parte de los inversores en renta fija han estado muy cautos en este sector, que ha exhibido bastante volatilidad.
 
Existe una gran dispersión tanto entre subsectores dentro de la energía en general -por ejemplo el 'midstream' o las refinadoras- como en cuanto a calidad crediticia. Dentro del sector todavía tenemos compañías como Exxon, que debe ser de las pocas que mantiene una 'triple A' por parte de Moody’s, y desde luego tenemos todavía compañías en esta industria calificadas con una 'triple C'.
 

Quizás estamos en un punto en que el sector energético en general ya ha perdido un ciclo de inversión entero, porque desde que cayó el precio del petróleo en 2014 el sector ha tenido que esperar a que los costes reflejaran esa bajada de precios tan drástica que vivimos para tener otra vez unos modelos operativos que estuvieran en línea con el nuevo precio del crudo. Por otra parte, el interés de reconstruir esa inversión en combustibles fósiles ha sido destruido por la dialéctica y la necesidad de estas compañías de intentar posicionarse en fuentes de energía más renovables y más sostenibles.
 
Los factores de inversión ESG ya están teniendo un impacto claro, especialmente en las compañías europeas. Las calificaciones dentro del sector no son particularmente buenas en cuanto a su sostenibilidad, pero la mayor parte de las compañías entiende que es importante tener un plan de transición hacia modelos de energía más sostenible. En renta fija esto se ha traducido por ejemplo en un apetito mucho mayor de ‘green bonds’ o bonos verdes.

No hay una alternativa sencilla y rápida

Sin embargo, es fundamental tener una discusión más madura en cuanto a esta transición y tener claro que no existe una alternativa sencilla y rápida, y la disminución del acceso al capital podría dar lugar a una disminución de las inversiones y a un aumento de los precios. Es obvio que el modelo con el que han funcionado estas compañías hasta ahora no es sostenible y nuestra misión es ayudarlas a tratar de encontrar una solución y que tengan claro qué dirección van a tomar para dirigirse a esta transición energética lo antes posible.
 
La esencia de todo lo que somos y hacemos en MSF gira en torno a la sostenibilidad y la inversión responsable de capital, y apoyamos un enfoque basado en el diálogo con compañías y equipos de dirección sobre estos elementos críticos de ASG. Por otra parte, creemos que es importante favorecer la asignación activa y flexible dentro de un amplio conjunto de oportunidades y que la selección de valores puede ayudar a obtener mejores rentabilidades totales.

Pilar Gómez-Bravo es directora de renta fija europea en la gestora global MFS Investment Management

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email