X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

viajamos a...

Lisboa, tan vintage y tan moderna

Más allá de sus cuestas, sus fachadas desconchadas y sus adoquines, Lisboa es una ciudad que ha sabido convertir el vintage en algo moderno y actual

17/11/2019 - 

VALÈNCIA.-Conocía la Lisboa tradicional, la que te enamora con ese fado que suena a media noche, el tintineo del tranvía, las risas de los locales que llenan las calles, los tejados rojos de la Alfama reluciendo al atardecer y esos edificios desgastados con fachadas de azulejos. Y sí, esas aceras adoquinadas ideales para que en los días de lluvia te resbales o te tropieces torpemente cuando te apartas porque viene un coche y es él o tú. Y, bueno, me había olvidado de su orografía, con esas cuestas que me han hecho tener unos gemelos que bien me valdrían para subir un puerto de montaña —ni jartá de vino, todo sea dicho—. Con una de esas cuestas amanecí el primer día, así en la frente, porque al ver la cola que había en el elevador de Santa Justa me decliné por subir andando a Chiado y al Barrio Alto. 

Casi con la lengua fuera llegué a la parte alta, a Chiado, y me topé de bruces con el Monasterio do Carmo, que me llamó la atención porque solo se mantienen las estructuras de fuera. Bueno, y una pequeña puerta pegada a unas escaleras medio derruidas que en su día fue una porta real pues conectaba el convento con el palacio real que había en la colina de enfrente...

Dudé dos veces en pagar la entrada —¿cuatro euros por ver las ruinas?— pero finalmente me decidí a entrar. Me alegré porque los esqueletos de los arcos y pilares mirando al cielo impresionan mucho y te dan una idea del tamaño del que fue el templo gótico más importante de Lisboa hasta que el terremoto de 1755 lo dejó en su estado actual. Al fondo está el Museo Arquelógico do Carmo, que te lleva a través de la antigua historia de Lisboa.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Cuesta arriba, llegas a uno de esos sitios plagados de turistas buscando la típica foto: el elvador da Gloria, con un tranvía que sube un desnivel que bien podría ser una pista de esquí... Y al lado tienes el mirador Sao Pedro de Alcantara, desde el cual ves otro de los barrios: la Alfama, y el castillo de San Jorge. Después de callejear por el animado Barrio Alto —por la noche cobra áun más vida— llegué hasta la bulliciosa plaza de Luis de Camoes. Un olor me llevó hasta la pastelería Manteigaria y ahí tuve mi primer flechazo con los pastéis de Belém. Eso sí, también hice la rigurosa cola —parece larga pero en menos de diez minutos te atienden— en la pastelería Pastéis de Belém (Rúa de Belém 84-88), que es la única que sabe la receta tradicional. 

* Lea el artículo completo en el número de 61 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email