GRUPO PLAZA

clausura del proyecto

Los problemas económicos empañan el cierre de la Capital Mundial del Diseño

La falta de apoyo privado, el tirón de orejas de Intervención Municipal o el freno al Centro del Diseño marcan los últimos días de la Capitalidad

23/12/2022 - 

VALÈNCIA. València dejará de ser Capital Mundial del Diseño en unos días, aunque ciertamente esta semana es la que sabe a despedida. Este jueves La Base de La Marina, que en su día acogió la presentación de la candidatura, celebró un acto de clausura que reunió a sus máximos responsables, una fiesta que, sin embargo, ha quedado empañada por los problemas en torno a varios aspectos de la gestión del evento. La financiación, los proyectos en stand by y las dudas sobre las recepción de ayudas públicas han marcado los últimos días de un proyecto que encara un 2023 entre certezas e incógnitas. El gran varapalo ha venido de la mano de las auditorías realizadas al Ayuntamiento de València y a sus organismos, que han dado un tirón de orejas al gobierno municipal por la manera de dar las ayudas a la Asociación València Capital Mundial del Diseño.

Así, Intervención municipal, tal y como avanzó este diario, recrimina que el convenio –que inicialmente fijaba una partida de 2,2 millones de euros a entregar en tres años- no especificaba cuáles eras las actuaciones que debía asumir la mencionada asociación, unas actividades que se definieron después de concretarse el montante de la ayuda, algo que “limita las posibilidades de control” sobre el cumplimiento de objetivos de la Capitalidad. En palabras del Interventor, este hecho no permite saber si las actividades se realizaron "o si el coste de las mismas superó o no al de mercado", así como saber "qué gastos eran subvencionables”. Además, el informe señala casos concretos como la adjudicación de un contrato menor de patrocinio para la organización de un evento de diseño por valor de 18.100 euros así como el incremento de 300.000 euros para la construcción del Ágora, un pabellón efímero que ha servido de escenario para gran parte de su agenda. En el primer caso, por ejemplo, el informe apunta que "es imposible" fiscalizar si esto debería haber entrado ya dentro de la subvención otorgada por el Ayuntamiento, puesto que la ayuda se dio sin concretar qué se iba a hacer con ella.

Foto: EVA MÁÑEZ.

Con todo, Intervención afea que se hubiera fijado la ayuda antes de definir los objetivos, por adelantado y sin determinar previamente el personal que se iba a necesitar. "En consecuencia, podrían haberse utilizado como gastos subvencionables cualquier nueva contratación o contrataciones al arbitrio de la asociación", reza el texto. Otra cuestión que subraya es la dependencia de los recursos públicos, que han terminado sufragando la gran parte del proyecto de València Capital Mundial del Diseño, algo que "refuerza la idea de que la actividad de la Asociación debería de estar sujeta a una mayor exigencia y control, y su funcionamiento debería estar sujeto a los procedimientos y limitaciones de funcionamiento del Sector público local".

Esta dependencia, sin embargo, no se dibujaba inicialmente como tal. La candidatura partió, tal y como subrayaron sus impulsores, del sector empresarial, una unión que dio una primera forma al proyecto al que, más tarde, se sumaron las instituciones públicas, necesarias para presentar la candidatura a la World Design Organization (WDO). En este punto se presentó una fórmula para la financiación del evento que surtiría de manera equitativa de las arcas públicas y de la aportación privada, un fifty-fifty que ha quedado lejos de hacerse realidad. Esta misma semana la Capitalidad presentaba su estudio de impacto, un informe encargado por la propia asociación al Área de Investigación en Economía de la Cultura y el Turismo de la Universitat de València (Econcult), que apuntaba que el presupuesto ha sido de cinco millones de euros procedentes de las instituciones públicas -Ayuntamiento, Generalitat y Diputación- y 420.000 de empresas privadas, lo que apenas supone el 7,7% del total. 

Y la Fundació, ¿cómo se financiará? 

Este bajo interés del ámbito privado marcará forzosamente sus próximas aventuras. Con el objetivo de continuar con el “legado” de la Capital, hace unos meses que se creó una fundación de ámbito privado que potenciará su andadura a partir de enero, un organismo compuesto por varios de los trabajadores de la propia Capitalidad y con un presupuesto inicial basado en una partida reservada para tal efecto. “Del Ayuntamiento habrá una pequeña partida, pero nosotros también hemos sabido jugar con Capitalidad para ver cómo podíamos continuar con las partidas de legado, que es parte del proyecto. Tenemos ciertos remanentes que permiten que pueda funcionar un equipo mínimo”, refleja Xavi Calvo, director de València Capital Mundial del Diseño, en una entrevista publicada por Culturplaza esta semana. Esta partida procedente del Ayuntamiento se traduce, tal y como avanzó este diario, de unos 100.000 euros que el consistorio ha incluido en los presupuestos municipales de 2023 para el funcionamiento de la mencionada fundación.

Foto: KIKE TABERNER.

En cualquier caso, esta no es la única partida que se ha destinado desde el consistorio a la joven Fundació del Disseny, pues el pasado mes de noviembre se aprobó en Junta de Gobierno Local una subvención de 40.000 euros que tiene por objetivo la elaboración de la candidatura de adhesión de València a la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO en la categoría de diseño, cuya presentación fue aprobada este jueves por el Pleno del Ayuntamiento. En este sentido, el director de la Capital también apuntaba a futuros contactos con la Generalitat y la Diputación para presentar el proyecto de fundación y ampliar su presupuesto. Pero, ¿dónde queda la aportación privada? “Nuestro modelo de financiación privada habría sido mucho más interesante si hace dos años el Centro del Diseño hubiese sido desbloqueado, porque puedes ofrecer más contraprestaciones. Ahora estamos refundando el propio modelo de financiación privada. Capital Mundial del Diseño lo que se ha asegurado es de que la fundación podía ponerse en marcha. A partir del 1 de enero 2023 entrará todo ese plan de financiación privada que necesita la fundación”.

El Centro del Diseño, en stand by

Es, precisamente, el Centro del Diseño otro de los puntos calientes de la gestión de la Capital Mundial del Diseño y que tienen que ver en gran medida con el presupuesto de la misma. El espacio, que quiere ser casa de la fundación y de otros proyectos como el Arxiu Valencià del Disseny, se planteó como un gran espacio para la innovación que se ubicaría en la base de Iberdrola de La Marina. Sin embargo, aunque emplazamiento había sido anunciado, el año acaba y el proyecto sigue estancado. La razón: un conflicto por la gestión del espacio. Con los cambios en la gestión de La Marina también entran nuevos criterios y, si bien, el Consorcio veía con buenos ojos la cesión de la base a la Fundació del Disseny, Autoridad Portuaria pone sobre la mesa un alquiler que, de acuerdo con Calvo, “no puede asumir” ni la Fundació ni la Capitalidad. “La Fundación ya hace tiempo que dijo que se quería hacer cargo del edificio y de su puesta a punto, pero con una cesión de espacio. Autoridad Portuaria no lo entendió así”. Por lo pronto, el proyecto sigue a la espera de un acuerdo que, de llegar, será con una València sin el título de Capital Mundial del Diseño. 

Noticias relacionadas

doce meses después

2023, el año en el que la Capital del Diseño se desinfló

Por  - 

Doce meses después de que València dejara de ser Capital Mundial del Diseño, la ciudad tiene pendiente desatascar el Consell del Disseny o regular su uso de la IA. La Fundació del Disseny ha mantenido una parte del calendario de actividades, aunque también acaba el curso con conflicto

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas