Hoy es 13 de junio y se habla de coronavirus Angels capital MUNICIPIOS oposiciones
GRUPO PLAZA

Podem València, medio año a la deriva

26/12/2019 - 

VALÈNCIA. El pasado 21 de junio, el exsecretario general de Podem València, Jaime Paulino, trasladó formalmente su dimisión al líder morado en la Comunitat Valenciana, Antonio Estañ. Una decisión motivada por los resultados electorales que tuvo Unides Podem la noche electoral del 26 de mayo. 

No en vano, el partido pasó entonces de tener tres concejales en el Ayuntamiento de Valencia a no superar la barrera del 5% y, por lo tanto, se quedó sin opciones de volver a formar parte del equipo de gobierno local a pesar de haber confluido con Esquerra Unida. Tras semejante batacazo electoral -de ser ejecutivo a ni siquiera tener representación- las bases de Podem reclamaron responsabilidades a sus dirigentes y Paulino dio un paso a un lado. 

Su marcha dejó a la formación huérfana de estructura orgánica a nivel municipal. Una coyuntura que tras más de seis meses sigue sin resolverse y tampoco parece que vaya a hacerlo a corto plazo. Esto es porque la dirección autonómica asumió temporalmente la gestión del partido a nivel local y ahora mismo se encuentra en situación de interinidad desde la dimisión de Estañ el pasado 18 de noviembre, una semana después de las elecciones generales del 10N. 

Ahora mismo una gestora se encarga de diseñar la III Asamblea Ciudadana en la que se debe elegir tanto la estrategia que seguirá la formación a partir de ahora como al nuevo secretario o secretaria general en la autonomía. Un congreso que, a priori, está previsto que se celebre entre marzo y abril de 2020 para hacerlo coincidir con otros procesos orgánicos internos de Podemos en otros territorios.  

Antonio Estañ. Foto: KIKE TABERNER

Así, fuentes consultadas por este diario advierten de la posibilidad de que esta gestora autonómica trabaje también en el diseño de la asamblea ciudadana para Podem València, si bien la propia gestora no se ha pronunciado sobre la situación local porque es una decisión que le corresponde tomar a la dirección estatal, sumida ahora mismo en una negociación de futuro gobierno con el PSOE. 

En cualquier caso, de producirse, supondría que Podem estuviera entre nueve y diez meses sin estructura local ni dirección. Una particularidad a la que, sin embargo, miembros del partido restan trascendencia por el hecho de no tener representación en la institución municipal. 

Retraso por elecciones generales

Cabe apuntar que, tras la dimisión de Paulino en julio, la dirección estatal dejó en standby cualquier trámite para renovar las organizaciones territoriales que se vieran en situación de transitoriedad. De hecho, el partido de Pablo Iglesias se hallaba en pleno proceso de negociación de la investidura de Pedro Sánchez y era preferible no exponer sus fisuras internas como la que sufrían en la capital del Turia a causa del batacazo electoral; en definitiva, era deseable no exhibir ningún síntoma de debilidad de cara a las negociaciones en Madrid.

Con la repetición electoral, la convocatoria de una asamblea ciudadana quedó aplazada hasta nuevo aviso y a día de hoy continúa sin fecha. Lo mismo sucedió con el relevo de Estañ, quien ya había anunciado en julio su intención de no repetir como secretario general y convocar en octubre un congreso. La cita en las urnas del 10 de noviembre retrasó el calendario de celebración de esta asamblea, pero tras estos comicios el exsecretario general de Podem en la Comunitat Valenciana renunció a su cargo y forzó la creación de la gestora. 

De momento, el plazo para que se vuelva a recomponer el partido tanto a nivel municipal como autonómico es una incógnita. Y los días van sumando.  

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email