GRUPO PLAZA

Ya van seis: récord de tránsfugas en la X legislatura

24/08/2021 - 

VALÈNCIA. La última semana de agosto ha comenzado con un buen quebradero de cabeza para el grupo parlamentario Vox. Su hasta ahora diputada Rebeca Serna trasladó este lunes a la Mesa de Les Corts un escrito en el que comunicaba que abandonaba la formación y solicitaba pasar a formar parte del grupo de no adscritos, donde actualmente ya se integran los cinco diputados que decidieron dejar Ciudadanos hace ya varios meses.

La salida no ha estado exenta de polémica porque la parlamentaria asegura sentirse ninguneada por la cúpula del partido y sostiene que la formación está engañando a sus afiliados. "No se actuaba con claridad y transparencia, de manera abierta, sino muchas veces con engaños y ocultaciones. Se hacían reuniones a escondidas, se contaba con unas personas y con otras no sin saber muy bien el porqué y se dejaba de lado a muchas personas que trabajaron por el partido desde el principio, a mí entre ellas", explicaba la propia diputada en la carta dirigida a los medios. 

Una fuga que, más allá de fracturar al partido de Santiago Abascal en la Comunidad Valenciana, ahonda todavía más en las múltiples grietas que han ido surgiendo en Vox desde el inicio del mandato: la sintonía entre el presidente del partido, José María Llanos, y la síndica del grupo parlamentario, Ana Vega, no ha sido la mejor desde el inicio, y en los últimos meses la relación de la portavoz con la también diputada Llanos Massó, próxima al propio Llanos, se ha tensado más de la cuenta. 

Unas circunstancias que se suman también a la baja de varios diputados que arrancaron el mandato: desde el exdiputado por Castellón, David Muñoz, del que a día de hoy se desconocen los motivos por los que decidió abandonar su escaño, hasta Vicente Roglà, que renunció al acta el pasado mes de noviembre alegando motivos de salud. 

Una crisis interna que también ha tenido consecuencias más allá de las siglas de Vox, ya que la marcha de Serna agranda el grupo de no adscritos en la presente legislatura hasta batir récord. Con ella, un total de seis diputados han dejado el partido con el que se presentaron a las elecciones autonómicas de 2019, la mayoría de Ciudadanos. 

Los primeros en hacerlo el pasado mes de mayo fueron los diputados Jesús Salmerón, que en la legislatura pasada fue asesor del ex secretario primero de la Mesa de Les Corts, Emilio Argüeso; el parlamentario José Antonio Martínez, que fue nombrado el pasado 26 de marzo portavoz adjunto del grupo parlamentario por parte de la dirección nacional tras una reunión que duró más de cinco horas y en la que la cúpula del partido repartió los cargos entre las distintas sensibilidades del grupo para evitar la ruptura; la diputada por Castellón, Cristina Gabarda; y Asunción Sanchis, que tomó posesión del acta en el pleno del pasado 21 de abril. 

Con estas cuatro bajas, la figura de no adscritos volvía a Les Corts por segunda legislatura consecutiva. Su salida fue la más sonada de las seis que se han producido hasta el momento, pues aunque la noticia llevaba esperándose semanas, los diputados se marcharon con duras críticas al partido por no haber depurado responsabilidades tras la moción de censura fallida en Murcia y los malos resultados de las elecciones madrileñas del 4 de mayo, donde Ciudadanos pasó de tener 26 escaños a desaparecer de la Asamblea de Madrid, lo que dejó temblando las arcas del partido y obligó a su presidenta, Inés Arrimadas, a pedir a los territorios que se apretaran el cinturón

Apenas un mes después, el diputado ex de Ciudadanos Vicente Fernández siguió los pasos de sus compañeros. El propio diputado explicó que entre los motivos de su adiós se encontraba la ley electoral, para la que los grupos parlamentarios estaban negociando enmiendas. Su ya exformación quería participar en este debate y plantear modificaciones, pero para Fernández la rebaja del listón del 5% al 3% era una "línea roja" porque consideraba que beneficiaría al nacionalismo y a los partidos de izquierdas.

Ahora bien, las decisiones de índole económico tuvieron un mayor peso en su decisión. El parlamentario criticó que el dinero del grupo se trasladara al partido sin realizar ningún tipo de reservas pese a que en Les Corts Ciudadanos tiene contratadas a 11 personas, por lo que si se tienen que producir despidos, dada la delicada situación de las arcas de Cs, a su juicio ni siquiera podrían pagar las correspondientes indemnizaciones. 

Con Serna, el grupo de no adscritos aumenta hasta seis personas. Un récord de tránsfugas tan solo dos años después de haberse iniciado la legislatura que, de hecho, todavía podría aumentar más ya que en Ciudadanos todavía no se descarta que se produzcan más bajas en lo que queda de año. En el punto de mira se encuentran Eduardo del Pozo y Patricia García, si bien ninguno ha admitido en público que pudieran estar estudiando su marcha. De hacerlo, alcanzarían en número al grupo parlamentario Unides Podem, tercera pata del Gobierno valenciano. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email