GRUPO PLAZA

Cuatro diputados se marchan de Cs e imitan a los excompañeros a los que tildaron de tránsfugas

8/05/2021 - 

VALÈNCIA. Las amenazas de fuga en Ciudadanos que comenzaron a sonar a raíz de la moción de censura fallida en Murcia hace unas semanas, finalmente, se han consumado. Cuatro diputados del grupo parlamentario que dirige Ruth Merino anunciaron este viernes a través de sus redes sociales que habían tramitado su baja de militancia por el "giro ideológico" que ha sufrido el partido en manos de Inés Arrimadas y por el hecho de que tras los malos resultados en las últimas elecciones, tanto las catalanas como las madrileñas, donde han terminado desapareciendo, la dirección no haya depurado responsabilidades y nadie haya dimitido.

En concreto, se trata de los diputados Jesús Salmerón, que en la legislatura pasada fue asesor del ex secretario primero de la Mesa de Les Corts, Emilio Argüeso; el parlamentario José Antonio Martínez, que fue nombrado el pasado 26 de marzo portavoz adjunto del grupo parlamentario por parte de la dirección nacional tras una reunión que duró más de cinco horas y en la que la cúpula del partido repartió los cargos entre las distintas sensibilidades del grupo para evitar la ruptura; la diputada por Castellón, Cristina Gabarda; y Asunción Sanchis, que tomó posesión del acta en el pleno del pasado 21 de abril. 

Su caso es especialmente llamativo, puesto que prácticamente bate el récord de ser la diputada de Ciudadanos más fugaz: ha formado parte del grupo durante tan solo dos semanas y media, no ha llegado a intervenir en pleno, y ha participado solo en una comisión, la de medio ambiente, hace ocho días. Entre los motivos que esgrime para abandonar las siglas de Ciudadanos se encuentra que desde hace tiempo ha observado, como los otros tres diputados, que la formación ha abandonado los "principios liberales". Un hecho que con toda probabilidad podría haberlo advertido antes de tomar posesión del acta, puesto que un cambio de este calado no sucede en dos semanas. 

La noticia, en cualquier caso, llevaba esperándose desde hacía semanas. De hecho, todo apuntaba a que darían el paso este jueves, sin embargo, el adiós de Bonig como diputada y portavoz del PPCV en Les Corts parece que influyó en que estos cuatro parlamentarios tomaran la decisión finalmente de dilatar su salida de Ciudadanos unas horas. 

Ahora bien, si la noticia no pilló en exceso por sorpresa, tampoco lo hicieron las críticas que despertó su portazo entre miembros de su ya ex grupo. Minutos después de hacerse público diputados como Emigdio Tormo publicaba en su perfil de Twitter el siguiente mensaje: "Pues a ver si ahora que se han marchado los que jamás aportaron nada, podemos trabajar con cierto sosiego para relanzar este proyecto de centro liberal. Ya lo iniciamos, sabemos cómo se hace". Y es que el ambiente entre el sector de los afines a Argüeso -los que se marchan- y los que en su día lo eran de Cantó era excesivamente tenso. 

Las críticas por no renunciar al acta también llovieron en redes. Especialmente hacia el diputado Jesús Salmerón, a quien más allá de llamarle tránsfuga, varios seguidores echaron mano de la hemeroteca para rescatar algunos de sus tuits de 2017 en los que censuraba que los diputados Alexis Marí, David De Miguel, Domingo Rojo y Alberto García dejaran Ciudadanos tras la Asamblea General en la que el partido entonces presidido por Albert Rivera cambió su ideario para pasar a ser liberal y no socialdemócrata. 

Salmerón cuestionó así que Marí y sus afines se marchasen al grupo de no adscritos sin renunciar al acta. Y en una discusión a través de Twitter pedía a Marí que entregara el acta por "pertenecerle a los votantes de Ciudadanos". "Te recuerdo que a ti no te votó nadie por ser tú, sino a Cs", exigía entonces. "Votaron a Ciudadanos porque creyeron en un proyecto que tu ya no representas y al que le estás robando el acta", concluía. 

Así, no solo llovieron mensajes en redes tildando a los cuatro diputados de tránsfugas, sino que también algún diputado del Botànic -en concreto, del PSPV- rescató un artículo de opinión del propio Salmerón titulado "Vividores públicos" en el que advertía que el transfuguismo era "la gran enfermedad de la democracia". 

"Estoy cansado de escuchar los argumentos vacíos de contenido que utilizan estos personajes vividores de lo ajeno, entre los que está su argumento estrella, el cambio de orientación ideológica, afirmando que ellos nunca se han movido de sus principios ideológicos, sino que son los Partidos y que por eso deciden abandonar el mismo, argumento que de ser cierto sería motivo de abandono de la formación política, pero también del acta, para si lo desea pasar a formar parte de otro partido o fundar uno nuevo", describía entonces en referencia a sus excompañeros de partido. Un artículo que compartió el diputado del PSPV, David Calvo, para señalarle que era "esclavo de sus palabras".

Este argumento -el de que es el partido el que ha cambiado y no los propios diputados- es al que, curiosamente, ahora han recurrido los cuatro parlamentarios para justificar que no renunciarán a su acta. "Seguiremos defendiendo en libertad los intereses de los valencianos desde nuestros principios y valores", zanjan Martínez, Sanchis, Gabarda y Salmerón en el comunicado. A pesar del terremoto interno, puede que no sean los únicos que abandonen las siglas de Cs y en las próximas semanas se produzca alguna réplica. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email