GRUPO PLAZA

valencia basket femenino

Rubén Burgos: El campeón sin ego

La pasada temporada ganó la Eurocup y alcanzó la final de la Liga y la Copa, pero Rubén Burgos sigue quitándose el mérito. Se considera un empleado del Valencia Basket que lleva al equipo femenino, y que mañana aceptaría dirigir al cadete sin rechistar. Fue un gregario como jugador y es el entrenador con menos ínfulas del baloncesto español

15/09/2021 - 

VALÈNCIA.- Cuando empiezan las vacaciones, Rubén Burgos recupera la bicicleta para moverse por València. Pero en cuanto acaban y vuelve la rutina, la presión y la angustia de un entrenador obligado a ganar cada partido le agobia, la suelta y recupera el coche. Así es la vida de este entrenador de baloncesto. Uno que lleva en progreso desde hace cuatro años, cuando cogió el Valencia Basket femenino y lo ascendió a la Liga Endesa. Este año ha disputado las tres finales de los torneos que ha jugado: ganó la Eurocup y perdió la Copa de la Reina y el desenlace de la Liga.

Rubén Burgos, a pesar de tantos éxitos, tiene el ego a buen recaudo. Este valenciano de 42 años repite a quien le quiere escuchar que él solo es un empleado más del club y que hoy está con el primer equipo pero que mañana podría estar con el júnior o el cadete y no habría ningún problema. Su vida, de hecho, no cambiaría. Seguiría con su bici XL para un tipo de dos metros, su coche modesto y el piso de siempre en Cortes Valencianas donde le gusta bajarse a tomar unas cervezas con los amigos.

‘Rulo’, el apodo de jugador que ya muy pocos conocen, es un tipo ordinario haciendo cosas extraordinarias. Un hombre que creció en Ribarroja dentro de una familia corriente. Su padre trabajaba en la construcción y su madre estaba empleada en talleres de costura, así que era la abuela quien iba al colegio a recogerles, a él y a su hermano Miguel. Rubén era un buen estudiante que no encontraba problemas para ir pasando de curso. «Nunca fue un superesfuerzo llevar todo al día y sacar buenas notas».

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

De niño fue el típico chaval con facilidad para los deportes. Hasta que don Tomás le cogió un día y le soltó: «Mira, Rubén, eres más grande que los demás. Apuesta un poco por esto, ven a entrenar con nosotros». Así que el más alto de la clase empezó a ir alguna tarde a las canastas. Allí se sintió más válido que con el balón en los pies y ya se quedó. Décadas después, a veces se encuentran por la calle, en Ribarroja, y el entrenador percibe el orgullo en los ojos de este hombre que supo encauzarlo hacia el baloncesto. «También tengo buen recuerdo de otros entrenadores. El primero que tuve en el Valencia Basket, en alevines, fue Esteban Albert, así que imagínate si mantengo el contacto con él o no…», comenta sobre quien ahora es su jefe, el responsable del femenino en el club.

* Lea el artículo íntegramente en el número 83 (septiembre 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

La opinión publicada

Ampliar el puerto antes de que se inunde

Por  - 

Madrid quiere ampliar Barajas, Barcelona quiere ampliar El Prat. A Valencia probablemente también le gustaría ampliar Manises pero se tiene que conformar con el puerto. Así luchan los políticos en la batalla del cambio climático: a favor de que se produzca cuanto antes. Todo a mayor gloria del ‘capitalismo verde’

BIOPARc

El amanecer en la selva

Por  - 

Cuando el rey de la selva duerme, los trabajadores de Bioparc Valencia se esmeran por recoger toneladas de excrementos, acondicionar los recintos exteriores y elaborar los más de cien menús diferentes que preparan para los animales. Un ciclo de la vida que se repite todos los días

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email