GRUPO PLAZA

se han justificado cero euros ante el ministerio por el cambio de plataforma informática

València se asoma a perder 8 millones de ayudas de la UE al Cabanyal al ejecutar sólo un 2,7%

30/01/2020 - 

VALÈNCIA. Ya ha pasado la fecha límite. El pasado 31 de diciembre era el plazo máximo para que el Ayuntamiento de València justificara ente el Ministerio de Hacienda que había ejecutado, al menos, el 30% de los 30 millones que conforman el programa EDUSI del Cabanyal, cofinanciado al 50% por la Unión Europea y el propio consistorio. Pero no ha sido así: el resultado de ejecución con el que el consistorio ha acabado el año dista mucho de este objetivo y aboca a la administración local a la posibilidad de perder hasta 8 millones de las ayudas europeas.

Hasta el momento se contaba con datos parciales, sin conocer todavía el nivel de ejecución a fecha de 31 de diciembre. Pero si la oposición auguraba que esta sería baja y no alcanzaría las inversiones mínimas que se habían acordado, los datos al cierre del año lo confirman. Según datos de la concejalía de Control Administrativo que dirige Carlos Galiana, al acabar 2019 sólo se había contratado un 4,8% de los 30 millones totales. Esto es, 1,4 millones de euros.

Ahora bien, si se atiende a aquellos proyectos ejecutados -contratados, realizados, y pagados-, tan sólo representaban el 2,7% del presupuesto total y sumaban apenas 810.000 euros. En todo caso, lo que importa al fin y al cabo para el Ministerio de Hacienda, encargado de revisar que se cumplen los plazos, es que dichas actuaciones estén justificadas en el programa informático utilizado para la gestión del EDUSI, y que funciona bajo el nombre de Galatea.

Carlos Galiana. Foto: KIKE TABERNER

Así pues, lo cierto es que ahora mismo no hay ninguna actuación registrada en el programa de manera definitiva. Así lo explica la concejalía en una respuesta al PP, donde asegura que "anteriormente", las actuaciones completadas "se subieron a la primera plataforma habilitada por el Ministerio", una anterior a Galatea, y que "se emigraron en versión de borrador" a este segundo programa, pero todavía no se encuentran en su versión definitiva de acuerdo con los criterios del Ministerio.

En octubre se aprobó el manual de procedimientos y ahora "se está procediendo a la regulación documental como paso previo a su inminente subida a la aplicación Galatea", aseguran a este respecto. Lo cierto es que en varias ocasiones el consistorio ha cargado en el Gobierno parte de la responsabilidad de los retrasos en los proyectos EDUSI, al cambiar los métodos y los criterios de valoración desde que se pusiera en marcha el programa, entre 2016 y 2017.

Con todo ello, el Ministerio de Hacienda tiene ahora la potestad -y no la obligación- de retirar el dinero procedente de Europa que se debería haber gastado y no se ha ejecutado, unos 8 millones de euros. Para la concejala del PP Paula Llobet, "el riesgo de que se pierdan" estas ayudas europeas es "máximo" debido a una "pésima gestión" del gobierno municipal. En esa línea, Llobet ha exigido responsabilidades al alcalde Joan Ribó por haber llegado "a esta situación límite".

Evitar la sanción

El Ayuntamiento intenta ahora evitar la sanción de Hacienda. El edil Galiana solicitó hace unas semanas una reunión con la delegación de María Jesús Montero para tratar de exponer los motivos del retraso y evitar la 'multa'. Como publicó este diario, la conformación de Gobierno y el posterior nombramiento de altos cargos había retrasado la decisión.

También el propio Partido Popular se ha lanzado a evitar la sanción y ha enviado una carta a la Dirección General de Fondos Europeos para solicitar, según su portavoz María José Català, "una alternativa" al Ayuntamiento: una prórroga u otra solución para no perder los fondos. La misiva reza que los vecinos "no deben pagar la mala gestión del equipo de gobierno municipal", que "no ha sabido ejecutar estos proyecto".

 María José Català. FOTO: KIKE TABERNER

Son varios los motivos del retraso. Según explicó el propio Galiana a finales del pasado año, el plan en València emanó de un proceso de participación ciudadana -Va Cabanyal!- en el que intervinieron vecinos, asociaciones y plataformas del barrio, pero en el que se obvió el criterio de los servicios municipales, lo que provocó que muchas de las iniciativas no contaran con un proyecto técnico detrás que avalara su viabilidad. Esto ha provocado que algunos proyectos se hayan revelo como imposibles: hay partidas que no se pueden ejecutar por motivos legales, y también existen líneas que la Unión Europea no puede financiar, como son programas de ayudas y subvenciones al comercio de la zona.

Por ello se han tenido que eliminar una decena de estos proyectos, como la construcción de un aparcamiento periférico o el plan de activación de huertos urbanos, entre otros. Partidas que se han distribuido entre planteamientos nuevos. Unas circunstancias que han provocado retraso en la ejecución. Otra de las causas es la falta de diligencia en algunas concejalías para impulsar los proyectos que le correspondían. Todo ello, unido al cambio de criterio en las instituciones europeas, ha provocado estos escasos niveles de ejecución.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme