X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

12,90

La Pitusa, el secreto mejor guardado de la Plaza del Carmen

Por | 29/07/2016

VALENCIA. El valenciano es un extraño en su ciudad. Los motivos son muchos, sociales, políticos, genealógicos, diversos. Pero nadie se extraña (valga la redundancia) de esa realidad. El valenciano no (re)conoce buena parte de su ciudad. El Casco Histórico sería el escenario de juego más dinámico para comprobar -en una tele pública, si la hubiese- cómo cualquiera de los que aquí vivimos desconocemos algunos de sus rincones más maravillosos. Y son muchos, pero uno de ellos es la Fuente de los Niños de Mariano Benlliure. Porque muchos hemos estado en la Plaza del Carmen, en sus jardines, en sus tardes y en sus noches. ¿Pero quién ha visto la fuente? ¿Quién ha entendido que uno de nuestros escultores más internacionales captó el fotográfico instante en el que siete enanos tiran a un octavo hasta sus aguas?

Pues allí está, en la pena de tierra que conforma esa terraza y en la que se posa una única terraza, la de La Pitusa de la que hoy hablamos. La fuente es el icono que atrae a no pocos turistas: "sabemos que la fuente está en muchas guías. Nos lo dicen nuestros clientes". Quien contesta es Javier Bataller, el gerente y responsable de este restaurante donde explotar nuestros 12,90 euros. Huelga recordar que, con total arbitrariedad, esa es la cifra que nos proponemos cada semana para comer bien y bueno en Valencia. Y allá que vamos.

La cocina de La Pitusa es una de las más conocidas para sus vecinos más trabajadores. Miembros del Palau de la Generalitat, de la SGAE, del colegio colindante, de oficinas algo más anónimas y mucho más conocidos estudios creativos son algunos de sus más habituales clientes. Entre ellos, lo saben. Los hay incluso celosos de revelar cómo un menú en un lugar tan privilegiado -por terraza y por tranquilidad de zona- se mantiene en ese estrecho margen de precio: 8,95 euros con pan y postre o café, bebida no incluida.

La cocina de La Pitusa, como la de tantos 12,90 a los que hemos empezado a aficionarnos, es una incógnita cada día. ¿La razón? Lo que surge es lo que hay en el mercado. Allí se va cada mañana y el precio y las posibilidades de frescura mandan. Así que al mediodía -el horario, no 'el nuestro'- empiezan a dilucidarse las posibilidades para la comida. Una comida que cuenta con dos cocineros cuya personalidad se deja notar en la sala: uno de corte más creativo, otro del lado más tradicional. Y así de sencillo, entre el producto fresco de día y de mercado, y esas dos personalidades, exactamente así es como sabe La Pitusa.

Qué comer

  

Abierto de lunes a domingo, el menú al que nos referimos se dispone entre semana. El 'finde', por 10,50 euros, la cosa sube medio escalón, así que tampoco el apetito es tanto o más. Pero por lo que se refiere a este 12,90, el que repone las fuerzas de la jornada laboral, cabe destacar en verano su apuesta por ensaladas, sopas frías y templadas. En la terraza, saben incluso mejor. Es igual de habitual, "desde hace un par de años" según Bataller, encontrar arroces melosos en los segundos: "los secos, el domingo y en casa", añade.

Así que entre gazpachos, salmorejos, platos fríos en la entrada y mucho producto de mercado en ocasión, la cocina siempre se guarda algunos reflejos de fusión y/o modernidad. Las pastas -y en verano el pollo- se cuelan con facilidad, como las hot wings que aparecen en la foto y que con esos jamoncitos han sido sobradamente uno de los mejores bocados de la semana. 

En carta, montaditos como este de guacamule y langostino

Los fogones de La Pitusa se encuentran en un momento tan dulce que Bataller adelanta a esta guía su primera subsede en la ciudad: La Pituseta, que estará muy cerca de La Pérgola, en la Alameda. Tanto allí como aquí, en carta, fuera de menús, seguirán siendo sabores de impacto directo sus croquetas caseras, los montaditos de longaniza o menorquines, su exclusiva patata rellena de la abuela y algunos otros hits que han ido aderezando durante los últimos años. "El turismo nos ayudó a compensar la caída del comensal local", asegura Bataller que reconoce el acierto del único propietario por haber puesto en marcha el local en plena crisis. 

Por cierto, su cocina se ha sumado recientemente al servicio take away de Deliveroo. Una notica más de la expansión de este restaurante que todavía opera en un precio por el que está prohibido perdérselo.

FICHA TÉCNICA

Nombre: La Pitusa
Zona: Ciutat Vella
Teléfono de reservas: 963 91 12 19
Precio: 8,95 euros, pan, café o postre incluidos.
Dónde está: Calle Padre Huérfanos, 4
Más información: Facebook

Comenta este artículo en
next