Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

festival de cine de alicante

Galipienso, director de 'Animales, por el camino de en medio': "No es animalista, es informativa"

27/06/2020 - 

ALICANTE. "Ignorancia". Los protagonistas de la que es la ópera prima del director alicantino Manuel Galipienso -producida por Oceánica Films S.L. junto a su mujer, Pascale Prêcheur, experta en conducta animal, ambos etólogos- optan en su mayoría por esta definición cuando se les pregunta acerca de la relación entre el ser humano y los animales en la actualidad. Pero el documental Animales, por el camino de en medio, recoge otras como "crueldad", "dependencia", también "empatía". Precisamente con el objeto de no salirse del umbral de la imparcialidad. "No es una película animalista, sino informativa", insiste el realizador de Alicante. "La idea es poner de manifiesto una situación que viven los animales a día de hoy en nuestro país, y qué mejor que explicado por la gente que está todos los días con ellos, tanto animalistas, como profesionales o instituciones", aclara. Por tanto, Animales, documental invitado en la 17ª edición del Festival de Cine de Alicante, del 17 al 24 de octubre este año, no ha querido subirse al carro de ninguna moda. "Se tratan aspectos también con los que los animalistas no están de acuerdo, como el cautiverio, por ejemplo", avanza.

Circos, parques, zoológicos, centros de rescate. Variedad de fuentes de información. La pareja de directores ha logrado reunir, por primera vez, a más de una veintena de organismos públicos, empresas y profesionales más importantes de España relacionados con el mundo animal. Un documental que trata de 'recolectar' los variopintos tipos de prisma que existen, intentando dilucidar el papel de los animales a día de hoy, ya sea por alimentación, por satisfacción personal o bien ayudando al ser humano en sus actividades diarias. Todo surge a raíz de la bonita experiencia que vivieron cuando trabajaban en un delfinario, en Mundomar, como entrenadores de estos animales. "Ya llevamos tiempo detrás de querer hacer un documental para expresar lo que se hacía", confiesa Galipienso. "No obstante, no ponemos de manifiesto nuestra opinión en la película para que la gente saque sus propias conclusiones", remarca. "Hay personas que consideran al animal domesticado un tipo de cautiverio. Esas opiniones distintas son las que hemos querido que la gente escuchara y viera, intentando aunar entre todos esa controversia que existe, hacer ver que ni todo es blanco ni tampoco negro, intentar ir por un camino que una", subraya el alicantino.

"Por ejemplo, en el tema de los toros no nos podemos meter porque da para una trilogía, y yo en particular, para intentar ser justo, no me veía entrevistando a un torero", reconoce Galipienso. Por "respeto" en ambas direcciones, insiste. "Nos centramos en lo que más conocemos, que es el tráfico ilegal de animales", básicamente el tema central del documental. En su época de Mundomar ya colaboraban para combatir esta lacra. "Yo era el responsable de Salvamento Marítimo de Cruz Roja de la provincia de Alicante, todo lo que varaba en las playas era responsabilidad mía, tenía que saber a quién llamar", recuerda. Por aquel entonces estaba el Centro de Recuperación de Especies, que depende de la Comunidad Autónoma, y Raúl Mérida -Arca de Noé-. "No había nadie más", insiste. Y es que, desgraciadamente, el tráfico ilegal de animales encuentra una puerta enorme por las costas alicantinas. "Entran por Alicante para llegar a España y, de aquí, a Europa. El tráfico irregular de especies está entre los tres negocios ilegales más conocidos del mundo, junto a la droga y las armas, que a veces se pagan con animales, primates, por ejemplo", denuncia Galipienso. Desde tortugas, hasta aves, serpientes, y las crías de monos de Gibraltar, apelotonadas en tubos por un precio de 3 euros. En este sentido, destaca la labor de la Fiscalía y la Guardia Civil, a través del Seprona -el tema de la cría, de entrada y salida de animales, es competencia del Ministerio de Economía-. "Es encomiable. Nos hemos puesto cámaras y hemos seguido el trabajo que hacen", asegura el alicantino. "Aquí la cuestión es que no sabemos cuántos animales llegan a las fronteras, ni cuántos han sacrificado, igual que no se saben los perros que mueren en las perreras", insiste. "Cuando los animales llegan a las aduanas, la Guardia Civil no tienen ningún lugar adonde dejarlos", lamenta, por último.

El rodaje en Alicante

"Para las localizaciones del documental nos hemos desplazado hasta el pantano de Tibi, hay muchas imágenes de la provincia de Alicante -de donde procede la mayor parte del equipo técnico- y Valencia, pero también aparecen Madrid y Barcelona", detalla. Entre los lugares, Bioparc Valencia, y la sede de Greenpeace allí, el Zoo de Barcelona, Río Safari Elche, el Arca de Noé, el centro de rescate AAP Primadomus, o Rainfer - Fundación Chimpatía, este último, primer centro de primates en España, ubicado en Madrid, incluso un circo que lleva tres años sin animales, y muchos rostros conocidos. También el Safari Aitana, que ha servido como secuencia inicial, a modo de ficción, donde aparecen un hombre prehistórico y un ciervo. Animales, por el camino de en medio, se estrenó en confinamiento el pasado 9 de mayo a las nueve de la noche, vía Facebook y Youtube. "¿Reacciones? De todo. Pusimos un teléfono para que la gente hiciera preguntas y recibidos más de 800 mensajes. Muchos coincidían en decirnos que son necesarios este tipo de películas y temas que la gente no sabe, desde la importancia de pasear a tu perro con correa, que no es ninguna tontería, hasta qué ocurre con los animales en nuestras fronteras", explica. 

El cineasta Manuel Galipienso rueda su primer documental en el año 2010, y se adentra en terreno 'desconocido' ahora, por decirlo de alguna manera. "Hemos hecho una versión corta del documental de unos 70 minutos para ser competitivos en los festivales. Además del de Alicante, el de Sax también quería que estuviéramos como película inaugural", avanza. Jaibo Films se está encargando de distribuir el documental, que también llegará a televisiones, mientras que en Francia una fundación relacionada con los animales también se ha mostrado interesada en el mismo. La fórmula que les avala es la honestidad y el cariño de un trabajo bien hecho. "Nuestra intención siempre ha sido que la gente se junte por el bienestar de los animales, y que empiecen a trabajar juntos", como reza la frase que da título a este reportaje. "Hemos intentado ser imparciales e intercalar las distintas opiniones, que son muchas pero, curiosamente, al final tampoco hay tantas diferencias, lo que está claro es que no puedes intentar convencer a nadie", concluye el director alicantino.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email