X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

en la London School of Economics and Political Science

El alicantino Carlos Peñalver crea en Londres un gran mural contra el cambio climático

21/11/2019 - 

ALICANTE. El ascenso de Carlos Peñalver ha sido meteórico. En un año, el artista ha pasado de dibujar retratos en mercadillos a cubrir con un enorme mural el interior de la planta baja de la London School of Economics and Political Science, la que es considerada como una de las mejores universidades del mundo en ciencias sociales. Un mural en el que ha querido representar a las especies de la flora y fauna que ahora están en peligro de extinción por culpa del cambio climático. 

El briefing consistía en hablar de temas globales relacionados con los estudios de ciencias sociales que se llevan a cabo en la facultad. Tuvo todo el verano para pensarlo, mientras disfrutaba de su paternity leave, ya que acaba de ser padre. El motivo escogido finalmente fue la diversidad animal y vegetal, poniendo el foco en las especies en peligro de extinción a causa del cambio climático. "Un enorme jardín en el que representar las plantas más raras y los animales más preciosos", explica, con la intención de que sirviera además como un grito de auxilio que esté presente a diario entre los estudiantes y los cientos de personas que pasan por esas instalaciones. 

El arquitecto del edificio es Richard Rogers —autor del Centro Pompidou de París—, del estudio es Rogers Stirk Harbour + Partners, uno de los estudios mas grandes del mundo. "Es un orgullo formar parte de algo así, porque es algo con lo que sueñas, pero no imaginas que se puede cumplir, así que lo he hecho lo mejor posible", confiesa. En el edificio hay unas columnas del arquitecto que no se podían tocar porque son muy representativas de su tipo de arquitectura. Esas columnas le obligaban a cortar el mural en varias fases, lo que aprovechó para narrar su historia por capítulos. 

El primero de los pasajes se llama Memoria y ahí dibuja lo que tendría que ser el planeta en realidad, retrotrayéndose al origen. "Es muy diverso porque se incluyen muchas especies de todo tipo", comenta. El siguiente comienza a introducir a la figura humana y la gentrificación. Después, se van relatando distintos hechos que nos llevan a la situación de emergencia climática actual. Entre algunos de esos hechos, los últimos incendios del Amazonas o el mar de plástico que está invadiendo las costas de todo el planeta.

El lugar en cuestión tiene forma de U, formando un espacio muy amplio en el que se suele acumular mucha gente. "Estaba muy desangelado y no había nada, así que ahora hay una historia que ver y leer mientras la gente espera para hacer sus cosas", describe. No debía tener excesivo protagonismo, así que se ha dibujado todo en una sencilla línea negra. "El protagonista debía seguir siendo el edificio y su estructura arquitectónica", afirma. Él quiso que el proceso creativo fuese participativo, así que se fueron añadiendo ideas que la gente aportaba mientras él dibujaba, incluida alguna sugerencia del rector de la Universidad.

Carlos Peñalver se encontraba hace escasamente un año enviando currículums para buscar trabajo en Inglaterra, con el objetivo de cambiar de empresa. Pero después de idas y venidas, ahora está bien establecido en Londres, donde no le faltan las ofertas. "Trabaje donde trabaje, al final todo el mundo me pone a dibujar", confiesa. Ahora está en Ash Sakula Architects, un estudio 'tranquilo' en el que los dueños solo se entregan a los proyectos que realmente les apasionan. Como no podía ser de otra manera, él se encarga plasmar en bocetos las ideas que arquitectos y clientes tienen en mente.

Pero no siempre ha sido así. Antes tenía un trabajo que no le llenaba. Cuando hacía buen día se iba a pintar a los mercadillos, donde dibujaba retratos de una línea que vendía baratos. Así estuvo un tiempo, hasta que un tipo de Malasia vio que lo que hacía le gustaba y le propuso viajar con él para realizar varios proyectos. "Pensaba que eran historias de película, pero resultó que todo era cierto", relata. No dudó en dejar el trabajo y marcharse a Kuala Lumpur durante seis meses, donde realizó sus primeros cuadros en gran formato. "Por primera vez pude dedicarme a pintar a tiempo completo", recuerda. Ese mecenas fue Richard Tan, quien confió en él por primera vez para hacer grandes murales, además de una exhibición para el opening de un showroom. El punto de partida para despertar profesionalmente su vocación.

Hall de un hotel pintado por Carlos Peñalver

Pasado ese tiempo, quiso volver a Londres, así que regresó y comenzó a buscar trabajo. Pronto le avisaron para empezar a trabajar en el estudio Ash Sakula Architects, donde continúa, gracias a la extraordinaria flexibilidad que le ofrecen sus jefes para que pueda afrontar nuevos proyectos. También retomó su afición por vender sus pequeños retratos, lo que le valió para llamar la atención de otro cazatalentos. En esta ocasión, de la consultora Artiq (Art gallery & Art Consultancy). "Unos ojeadores vieron lo que estaba haciendo y me pusieron en contacto con la consultora de arte para que hiciera con ellos algunas obras", explica. 

Precisamente esa consultora es la que le ha llevado a trabajar en este proyecto con la London School of Economics. Previamente había realizado para Artiq otros trabajos como murales en restaurantes y en una de las sastrerías más antiguas de Inglaterra. Uno de esos últimos y más importantes encargos ha sido para el restaurante Cornerstone by Chef Tom Brown. "Ese es el primer mural que he hecho en Londres, donde pinté el hall y los baños", destaca. Tom Brown, el conocido chef y propietario del establecimiento, se hizo una fotografía en esos mismos baños para la portada de la revista The Caterer. Una publicación que sirvió para que posteriormente le salieran más encargos, además de los de Artiq. Ritmo de trabajo que parece no parar, lo que le lleva a soñar con otros grandes proyectos.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email