GRUPO PLAZA

CONVENIO COLEGIAL

Adiós a los pleitos: Los ingenieros firman con los abogados para primar la mediación

La intención es evitar juicios y demandas que se eternizan en los tribunales y favorecer esta vía para resolver litigios

1/02/2017 - 

VALENCIA. Los ingenieros se mueven. Han creado lobby y ahora tienen como objetivo prioritario reducir burocracia, problemas de papeleo, hacer la vida más fácil a ellos y a sus asociados. La semana pasada se daba a conocer en Valencia una encuesta sobre los problemas de la Justicia, y una de las recomendaciones que hacía un 83% de los encuestados era qué debería fomentarse la mediación.

Haciendo suya esa petición, prácticamente como si fueran al dictado de los tiempos, en un acto de sincronía poética, los colegios de Ingenieros Técnicos Industriales y de Abogados de Valencia firmaban este martes un convenio por el cual ambas entidades fomentarán la mediación como alternativa a las vías judiciales convencionales.

La decana de los ingenieros técnicos industriales, Angélica Gómez, y el decano de los abogados, Rafael Bonmatí, sellaron un acuerdo por el cual ambos colegios se comprometen a colaborar para difundir entre sus colegiados lo que definieron en un comunicado conjunto como “la cultura de la mediación”. De hecho ambos colegios tienen organismos específicos para ejercer esta alternativa a la vía judicial. Así el ICAV lo hace a través del Centro de Mediación CMICAV y los ingenieros técnicos industriales valencianos a través de la Delegación Territorial del Instituto de Mediación de Ingenieros, cuyo acrónimo es InMeIn.

Tras la firma de este convenio, el centro de mediación solicitará a InMeIn ayuda en caso de necesitarlos y, a su vez, InMeIn dispondrá de profesionales del Derecho para resolver cuestiones jurídicas. Pero el acuerdo no se queda sólo ahí. Según recoge el convenio, ambas entidades colaborarán “en la organización de jornadas, seminarios, cursos especializados o módulos formativos” y podrán desarrollar conjuntamente “estudios y análisis sobre el ámbito de la mediación que consideren oportuno impulsar”. También informarán a sus colegiados de la posibilidad de incluir, en los contratos en los que actúen, la clausula de sumisión a mediación, “facilitando así una gestión eficaz y pacífica de las discrepancias”.

Conflictos para los que sirve

Entre los diferentes conflictos que se podría resolver con un mediador, Angélica Gómez enumeró: “Entre un cliente y un proveedor, entre dos particulares, entre una empresa y un particular, en comunidades de propietarios, entre dos empresas ubicadas en un polígono industrial… El campo es muy amplio”, dijo. Y puso un ejemplo: “Imagina una PYME familiar, que tiene una trayectoria de décadas, que ha pasado de la primera a la segunda generación y ha de dar entrada a la tercera, un momento crítico por los clásicos conflictos de poder y de atribuciones, que amenazan la supervivencia de este tipo de empresa y que muchas no superan”. En casos como éste, que se eternizan en los juzgados y son muy complejos, la mediación puede jugar un papel fundamental, decía. Para Gómez, se trata de un ofrecer este servicio a la sociedad. Los afectados no están obligados a llegar a un pacto, “pero si se alcanza el acuerdo entre ambas partes y se hace público, tiene el mismo valor que una sentencia y les obliga a su cumplimiento”.

Por su parte el decano de los abogados, Rafael Bonmatí, defendió “como siempre” las bondades de la mediación y recordó la gran apuesta que hizo el Colegio de Abogados de Valencia por esta alternativa a la resolución de conflictos con la creación en 2012 del Centro de Mediación del ICAV. Bonmatí afirma que “todavía nos queda mucho camino por recorrer para llegar a conseguir una verdadera cultura de la mediación como tienen otros países, pero este tipo de convenios ayudan a que cada vez sea más conocida y se perciba como una verdadera alternativa a la vía judicial”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email