GRUPO PLAZA

El caos en Cs entierra definitivamente la rebaja del listón electoral en esta legislatura

17/06/2021 - 

VALÈNCIA. Ni en la legislatura pasada, ni en esta. Los grupos parlamentarios que integran el Botànic II -PSPV, Compromís y Unides Podem- no podrán aprobar tampoco en este mandato la reforma de la ley electoral valenciana cuyo principal cambio buscaba rebajar el listón electoral del 5% al 3%. La salida este jueves de Vicente Fernández como diputado de Ciudadanos y su marcha al grupo de no adscritos deja a la formación que dirige Ruth Merino en Les Corts en una minoría parlamentaria de 13 escaños, insuficientes para que el tripartito pueda validar la nueva ley.  

El jarro de agua fría llegó ayer jueves, apenas un día antes de que se cerrase el plazo para registrar enmiendas. Un trámite en el que el grupo naranja no había desvelado si participaría o no. Hasta el último día ha estado deshojando la margarita porque la decisión para ellos se antojaba complicada: proponer cambios para el texto legal registrado por socialistas, valencianistas, y morados implicaría trasladar el mensaje de que estaban dispuestos a negociar mejoras, si bien realmente desde el propio partido advertían que no era "el momento" para abordar esta reforma porque lo prioritario era gestionar la pandemia

Unas declaraciones que denostaban, en realidad, que no eran partidarios de bajar la barrera, dado que la reforma de esta ley no solo se ha tratado de desbloquear en mitad de la crisis sanitaria: también se puso sobre la mesa antes de que estallara la covid-19 al inicio de la legislatura, y también en el mandato pasado cuando tampoco había pandemia. En definitiva, la formación halló en la situación sanitaria una nueva disculpa para no apoyar la reforma, como en su día lo hicieron con la reforma del Estatut

Vicente Fernández. Foto: CORTS

Ahora bien, no presentar enmiendas, por el contrario, supondría evidenciar sin pudor que no habían tenido intención real nunca de tender la mano para mejorar la normativa actual y sacarla adelante con sus propuestas. Todo, a pesar de que Merino había advertido en numerosas ocasiones que la formación quería "trabajar y aportar en mejoras para los valencianos", declaraciones que levantaron ampollas en el grupo y ocasionaron una pequeña revuelta contra ella. 

Con todo, este jueves parecía que la decisión estaba tomada y Cs presentará enmiendas "de carácter técnico" a la ley este viernes. Una decisión que propició la salida inmediata de Fernández, que ya había advertido en varias ocasiones que no estaba dispuesto a ceder su voto para bajar el listón electoral ni tampoco a negociar un nuevo texto legal porque consideraba que esto beneficiaría a la izquierda. Entre los motivos de la renuncia también se encontraban otros como la gestión que realiza el grupo parlamentario de los fondos que recibe de Les Corts Valencianes, en los que no se le ha dejado participar en las decisiones como había reclamado en varias ocasiones, según explicaba el diputado. 

La salida de Fernández, ahora, deja en jaque mate la ley del tripartito que impulsaron los valencianistas. No en vano, PSPV, Compromís y Unides Podem suman 52 escaños y necesitaban 14 votos más para aprobar la nueva normativa. Ciudadanos era el grupo parlamentario en el que el Botànic todavía tenía esperanza para poder dar luz verde a esta proposición de ley, dado que PP y Vox ya habían advertido que no la secundarían. 

Sin embargo, la fuga de cuatro diputados hace más de un mes al grupo de no adscritos dejó a la formación en una delicada situación de funambulismo y con débil margen de actuación para las votaciones más relevantes: pasaron a ser exactamente 14 diputados, los justos para que el tripartito alcanzara la mayoría cualificada de la Cámara, 66 escaños. Pero con la salida de tan solo un diputado cualquier probabilidad de aprobarla se esfumaría. Algo que se materializó este jueves. 

Cuatro diputados no adscritos ex de Cs. Foto: KIKE TABERNER

Los ánimos en los grupos parlamentarios del Botànic eran significativamente dispares este jueves al conocerse la noticia. Mientras Compromís y Unides Podem mostraban su desazón por ver el último resquicio para aprobar la ley desaparecer por completo, varios miembros del PSPV no escondían su despreocupación al respecto. A algunos representantes en el Gobierno, incluso, les costaba esconder su satisfacción, pero reconocían también que, en cualquier caso, la viabilidad de la norma estaba en entredicho por los reparos que habían mostrado ya en público varios diputados de Cs. 

En concreto, Fernández fue uno de los parlamentarios que cuando todavía estaba en Ciudadanos aseguró que no la apoyaría, pero al menos tres parlamentarias más también advertían en privado que harían lo mismo, por lo que de los 14 diputados que quedaban en el grupo naranja de Merino tras la fuga de los tránsfugas, en realidad el tripartito no podía contar con la totalidad de esos votos porque cuatro de ellos estaban dispuestos a romper la disciplina del partido para posicionarse en contra. 

De nuevo vuelve a ser Cs en esta legislatura el grupo que hace inviable la reforma de la LEV. Un grupo que precisamente por su situación actual -la debacle en las elecciones catalanas o la desaparición en la Asamblea de Madrid tras las madrileñas del pasado 4M- es una de las formaciones a las que más conviene un cambio de este calado. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email