X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

'TESTIMONIO GRÁFICO DE UN TERRITORIO'

Dani Nebot: "No somos más modernos ahora que en el Neolítico"

15/02/2019 - 

VALÈNCIA. Entre el ser y el no ser de Shakespeare hay una cosa: el identificarse. La cuestión de la identidad se sustenta en gran medida en aspectos emocionales pero, también, tiene su representación gráfica. Y ahí es donde entra Dani Nebot. Sí, sí, Dani Nebot. El Palau de la Generalitat inaugura hoy viernes una exposición, comisariada por el diseñador gráfico, que plantea un recorrido a través del legado gráfico de nuestro territorio, un repaso por las distintas huellas de sus pueblos, civilizaciones y culturas. Enmarcada en el 600 aniversario de la creación de la Generalitat, en 1418, el inmueble de calle Caballeros hace un repaso por la historia gráfica de la sociedad valenciana y, por ende, del mediterráneo, eje que vertebra la muestra. 

Sobre este recorrido, Nebot explica que no se plantea como la evolución de lo primitivo a lo sofisticado, ni mucho menos. Se trata de exponer la distintas formas de representar un pueblo sin poner una sobre la otra, situando en igualdad de condiciones cualquiera de la manifestaciones allí representadas, independientemente del punto cronológico en el que se sitúen. “La factura no va mejorando, simplemente reproduce cosas diferentes”, recalca. De los signos geométricos y dibujos de animales de la cueva del Parpalló al estudio de La Nave del que, en los años 80, salió calentita la imagen de la Generalitat. Todo, de un modo u otro, tiene el mismo objetivo: representar a la sociedad de su momento.

La exposición se pone como objetivo generar en el Palau un recorrido historiográfico por aquellos símbolos representativos de la Comunitat Valenciana (y de mucho antes de que se llamara así, claro), un estudio que tenga en cuenta la idea de colectividad aplicando una amplia horquilla temporal, frente al estudio pormenorizado de una época concreta. “No existe, que nosotros sepamos, ningún intento de hacer un inventariado de la gráfica, del acto de trascender de los habitantes. Esto aparece con los primeros homínidos. Ahora sabemos que los neandertales dejaban su huella en muchos sitios, así como los homos sapiens, y nuestra comunidad tiene los dos registros”, recalca el diseñador gráfico. “La idea de este proyecto es que sea un primer paso a aumentar y corregir con los años”. En este sentido, Nebot lamenta la falta de inventarios históricos desde el punto de vista del grafista, no solo del historiador y arqueólogo. “No me interesa tanto si este dibujo es de un periodo concreto o de otro, sino cómo representa un pueblo con su iconografía”.

“Las piezas están elegidas desde el punto de vista del diseñador”, incide Nebot. La exposición incluye así una icnita de quelonio, de hace 235 millones de años procedente del Museu de la Universitat de València d'Història Natural, o plaquetas grabadas, de la Cova del Parpalló, con una antigüedad de entre 25.000 y 12.000 años; piezas que conviven con azulejos del siglo XVIII, del Museu de Belles Arts de Castelló, o una llave de bronce gótico-mudéjar del siglo XIV, de l’Almoina. Todo ello, por cierto, acompañado por una serie de ilustraciones creadas por Paco Roca expresamente para la exposición. “No hay mejores ni peores, todo es precioso. No te puedes enamorar más de un plato musulmán que de un socarrat de Paterna. ¿Son mejores los dibujos de Paco Roca o los del cerro de San Miguel? No sé decirlo”, explica Dani Nebot. En este sentido, con respecto a la comparativa con el tiempo actual, habla de la necesidad de un plazo de “depuración” que, frente a la sobreproducción contemporánea, ‘filtre’ aquello que acabe teniendo recorrido y dejé por el camino lo efímero. 

Fotos: ESTRELLA JOVER.

Si el punto de partida cronológico de la muestra se aleja millones de años, el de llegada está bien cercano. Enero de 2018, concretamente. Fue entonces cuando el propio Dani Nebot junto a Nacho Lavernia rediseñaron la marca de la Generalitat que treinta años atrás impulsara el equipo de diseñadores La Nave, del que formaban parte. Aunque el cambio no era sustancial, los diseñadores simplificaron y modernizaron el escudo representativo de la autonomía, presentando un aspecto más limpio y redondeado. Sin embargo, reitera Nebot, la evolución temporal puede haber afectado a las formas pero no al objetivo ni a la calidad de una u otra producción gráfica. “Se exige lo mismo. Quizá [han cambiado] cuestiones técnicas, pero la gráfica tiene que identificar y emocionar, antes y ahora. No es más moderna la que acabamos de hacer Nacho y yo que la primera moneda cuñada de Jaume I. No somos más modernos ahora que en el Neolítico”, indica el comisario.

En cualquier caso, no es el Neolítico el referente directo del proyecto Lavernia-Nebot, sino la simbología propia de los escudos de reyes, sus instituciones y ciudades. Posteriormente, la ‘Llei de Símbols’, de 1984, a través de la que se estableció como emblema de la Generalitat el escudo de Pere II el Ceremoniós. “Este emblema, a lo largo del tiempo y con ligeras modificaciones o adaptaciones de estilo, ha presidido los momentos más gloriosos y las más dolorosas vicisitudes que ha pasado nuestro pueblo”, reza el decreto que describe su versión vigente. Para la confección de la muestra, además, se ha contado con la asesoría histórico de Rafael Martínez, doctor en arqueología por la Universitat de València y jefe de sección de arqueología del IVCR+i; Rafael Company, director del Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (MuVIM); y Francisco Gimeno Blay, catedrático de Ciencias y Técnicas Historiográficas de la Universitat de València. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email