GRUPO PLAZA

una negociación "complicada"

Gonzalo Gortázar promete "dejarse la piel" para llevar a buen puerto el ERE de CaixaBank

6/04/2019 - 

VALÈNCIA. La segunda junta de accionistas de CaixaBank (CXB) celebrada en València fue algo más movida que la celebrada el pasado año, tal y como había advertido este diario, dado que a la entrada del Palacio de Congresos donde tuvo lugar -como en 2018- se manifestaron desde antes de la misma unos 200 trabajadores con perfomance incluida. Lo hicieron bajo pancartas de CC OO al calor del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en curso, que siguen negociando la dirección y los sindicatos.

Una negociación "complicada pero que tengo intención de llevarla a buen puerto y vamos a seguir trabajando dejándonos la piel para llegar a un acuerdo", reconocía Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CXB, en el turno de respuestas a los accionistas que pidieron la palabra. Un turno donde, al igual que el pasado año, participaron menos de una veintena y la mayoría correspondieron a representantes de sindicatos, Adicae y Banca Armada.

"Llevamos cuatro meses de negociación que denotan nuestro interés; estamos pensando en el futuro y necesitamos ser realistas porque el sector está en un momento complejo donde hay que transformar el negocio a los nuevos tiempos con unos márgenes muy bajos", apostilló el CEO de la entidad domiciliada en València justificando así la necesidad del ERE. 

Minutos antes había sido su 'jefe', Jordi Gual, el que advirtió también durante el turno de respuestas que "el sector bancario está sujeto a una enorme presión competitiva, con unos tipos de interés inauditos. La mejora de los resultados no garantiza el futuro por lo que es preciso adelantarse", señaló mientras hizo una defensa a ultranza del buen hacer de Gortázar advirtiendo que "tiene el talento necesario para el reto que afronta el banco, que está afrontando con valentía esta anticipación del futuro tan necesaria". Sus palabras respondían a las duras críticas vertidas por varios de los intervinientes sobre el 'número dos' de CaixaBank.


El presidente del Sindicato de Empleados de CaixaBank (SECB), Pedro Manuel Villafañe, consideró "inaceptable" que el banco planee acometer despidos cuando la plantilla ha hecho posible la consecución de unos beneficios sin precedentes en 2017 y 2018. En la misma línea, el secretario general adjunto de la Federació d'Estalvi de Catalunya (FEC), Francesc Sabater, criticó la "discrepancia" del discurso de la dirección de CaixaBank, que en la mesa de negociación plantea una situación "totalmente catastrofista" de la entidad y ante los accionistas e inversores dibuja un panorama "esplendoroso".
"¿Cuál es la verdad?", preguntó Sabater, que ha opinado que Gual "ha roto la paz y la confianza" en el banco y que, o corrige esta situación, o "debería irse". El sindicalista rechazó la reelección de Gortázar como consejero delegado y criticó los 'bonus' que cobrará la alta dirección.

Del ERE al 'erre'

Cierto es que también hubo momentos durante el turno de preguntas para esbozar una sonrisa como la provocada por un 'veteranísimo' accionista/cliente, con más de 70 años confiando en CXB, que habló de se refirió al ERE en curso como 'erre' en varias ocasiones y se despidió con un "Vixca La Caixa, Vixca València y Vixca Cataluña". 

O la accionista que tomó el micrófono a continuación para saber "si la infanta Cristina está en el ERE" a lo que muy educadamente Jordi Gual manifestó que "la infanta no es empleada de CaixaBank sino de la Fundación Bancaria La Caixa, accionista de CriteriaCaixa, y CriteriaCaixa accionista del 40% de CaixaBank", por lo que rechazó hacer comentarios al respecto.


La junta apenas despertó el interés de medio centenar de accionistas -muy lejos de los que asistieron dos semanas antes en el mismo lugar a la de Bankia-, lo que llevó al primero de los intervinientes a volver a celebrarla en Barcelona -y otros puntos como Madrid y Bilbao- "porque si quitamos a periodistas, invitados y empleados seríamos cuatro".

Por lo demás, tal y como era previsible, los accionistas respaldaron mayoritariamente las propuestas del consejo por aquello de contar con los votos a favor de los accionistas de referencia donde solo la Fundación Bancaria de La Caixa controla el 40% del capital. Entre otras se dieron 'luz verde' a la reelección como consejeros de Gonzalo Gortázar, Amparo Moraleda, John S. Reed y María Teresa Bassons, y al nombramiento como nuevos miembros del consejo de administración de Marcelino Armenter y Cristina Garmendia.

Dividendo complementario

Como también el pago de un dividendo complementario de 10 céntimos brutos por acción con cargo al beneficio obtenido en 2018, que recordemos fueron 1.985 millones de euros, el próximo 15 de abril. Eso sí de golpe tras agrupar los dos dividendos que paga al año, tal y como informó el banco el pasado mes de febrero.

Jordi Gual indicó que con este pago el importe total de la remuneración al accionista con cargo a los resultados de 2018 habrá sido de 17 céntimos brutos por acción, lo que equivale al reparto del 51% del beneficio neto consolidado. O lo que es lo mismo: lo que en el argot se conoce como 'pay out', que puede llegar hasta el 60% tomando en cuenta los resultados de 2019 como señaló el presidente de CXB y que ya se recogía en la nota de febrero.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme