X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

lOS TÉRMINOS DE LA FUSIÓN SE PACTARÁN ANTES DEL 31 de octubre

La CEV rescatará a Cierval

22/06/2016 - 

VALENCIA. Luz verde a la fusión de la CEV y Cierval. Tras varios años de planes nunca concretados para integrar estructuras y compartir recursos, la crítica situación económica en la que se encuentra la patronal autonómica ha sido el detonante para derribar las resistencias y sacar definitivamente adelante el proyecto de integración con la organización empresarial de la provincia de Valencia que permita apuntalar la entidad autonómica.

Los ejes básicos para reflotar Cierval a costa de la cesión de poder por parte de las provinciales de Alicante (Coepa) y Castellón (CEC) están recogidos en el borrador que servirá de base para los nuevos estatutos que José Vicente González consiguió sacar adelante este martes con el respaldo del comité ejecutivo y tras dos meses de intensas negociaciones de la mano del presidente de la CEV, Salvador Navarro, para vencer las resistencias de Alicante y, sobre todo de Castellón.

Aunque las líneas esenciales están esbozadas, se trata de un documento cuyos detalles se irán perfilando en los próximos meses, con el objetivo de alcanzar el "consenso" sobre los nuevos estatutos antes del 31 de octubre. Dado que el cambio de estatutos requiere contar con un apoyo de las tres cuartas partes de la asamblea, donde la CEV controla el 41% de los vocales, González necesita asegurarse previamente que contará con el apoyo suficiente para sacar adelante el documento que definirá el nuevo modelo de Cierval. La asamblea, que suele celebrarse en julio, se pospone de ese modo hasta el próximo otoño.

El mayor escollo sigue siendo la oposición de la cúpula de la patronal de Castellón, en concreto de su presidente José Roca, y su secretario general, Rafael Montero, quienes se oponen al proyecto planteado este martes. La CEC, que nombra a un 26,33% de vocales de la asamblea de Cierval, no tendría capacidad para bloquear por sí sola el plan esbozado para el futuro de Cierval, sobre todo si se tiene en cuenta que no todos los empresarios dentro de la CEC coinciden con la oposición que plantean Roca y Montero. 

En cualquier caso, el plan que implica el rescate de la patronal autonómica por parte de la CEV, única con músculo económico para sostenerla, ya echó a andar este martes. El proyecto de fusión culminará con la consolidación de los balances de la CEV y Cierval para otorgar solidez a la autonómica, que este martes aprobó su cuenta de resultados de 2015 con unas pérdidas superiores a los 905.000 euros como consecuencia de haber dotado con cargo a ese ejercicio las provisiones a las que estaba obligada, precisamente, por los impagos de Coepa y la CEC.

Coepa, que amenazaba con bloquear la aprobación de las cuentas, se abstuvo en la votación. De persistir la pinza que la CEC y Coepa habían planteado para no aprobar la liquidación del presupuesto de 2015, la CEV hubiera optado por abandonar Cierval para seguir su camino en solitario, pero no hubo que llegar a ese extremo.

El proceso de fusión entre Cierval y la CEV también implica que los miembros de la segunda, que ya tiene experiencia en este tipo de procesos al haber absorbido hace apenas cuatro años a la patronal valenciana de las pymes (Cepymev) pasarán automáticamente a la asamblea de Cierval.

La CEV asume la carga pero gana influencia

En ese sentido, la CEV es la organización que más pierde en lo económico pero la que más gana en lo político. El traspaso de sus activos a la patronal autonómica implica que los socios que ha ido captando en los últimos meses, sobre todo empresas directamente asociadas que le han permitido financiarse principalmente con recursos privados frente a la anterior dependencia de las subvenciones, pagarán sus cuotas en la autonómica. A cambio la CEV ganará representatividad en la misma proporción en la que contribuye al rescate económico de Cierval.

Por su parte, las organizaciones de las provincias de Castellón y Alicante, cuya capacidad de presión se ha visto reducida en los últimos tiempos por su delicada situación económica -en el caso de Castellón se suma también una investigación por presunto fraude en subvenciones- logran su objetivo de mantener una representatividad en sus respectivos territorios. Está por ver qué estructura tendrán esas oficinas o delegaciones provinciales.

Esa es una de las cuestiones que deberán definirse en las próximas semanas. También lo es el reparto de poderes en la asamblea. Con la CEV como organización más representativa, el porcentaje que controlarán Coepa y la CEC dependerá de su capacidad para abonar la cuota para tener vocalías. La novedad es que las empresas que estarán directamente asociadas a Cierval y las federaciones sectoriales a las que se dará entrada -hasta ahora estaban representadas a través de sus respectivos sectores- controlarán entre un 30 y un 40% de los vocales de la asamblea, tal y como ya ocurre en la patronal nacional CEOE.

Según explican fuentes conocedoras del acuerdo, en las próximas semanas se concretará también el uso de las sedes actuales de Cierval y la CEC en Valencia. Ambas forman parte del patrimonio sindical, lo que implica que la organización no puede disponer de ellas para una posible venta, pero se buscará la manera de sacar rentabilidad a una de ellas, ya que toda la actividad se concentrará en una misma sede. Otro de los asuntos a definir es el proceso de elección del presidente de la nueva organización autonómica.

Elevadas pérdidas por los saneamientos

Las pérdidas de más de 905.000 euros que el comité ejecutivo de Cierval aprobó este martes responden a la necesidad de dotar con cargo a 2015 las provisiones que ha tenido que realizar por las deudas "de dudoso cobro" por cuotas impagadas de la patronal de Castellón (CEC) y Alicante (Coepa). El resultado quintuplica los números rojos del ejercicio anterior, que se cerró con unas pérdidas cercanas a los 175.000 euros

El comité ejecutivo ya aprobó en marzo una liquidación provisional del presupuesto con un resultado "prácticamente equilibrado". La definitiva arroja un resultado positivo de 3.351,23 euros, pero las pérdidas en la cuenta de resultados se disparan porque a las provisiones por impago previstas entonces, 476.267 euros en el caso de Coepa y 212.610 euros en el caso de la CEC, se han sumado otras por el proceso judicial que afecta a la CEC y los requerimientos administrativos a Coepa que han elevado el saneamiento con cargo al ejercicio pasado a cerca de 900.000 euros. 

Según señalaron a este periódico fuentes conocedoras del encuentro, el presidente de Cierval  calificó la situación de insostenible, por lo que urgió a las tres organizaciones provinciales que la sostienen a ponerse de acuerdo en el nuevo modelo de organización.

La presentación del presupuesto del próximo ejercicio, que en la anterior reunión de comité fue motivo de controversia por la previsión de ingresos por cuotas, quedó aplazada hasta que esté definido ese modelo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email