GRUPO PLAZA

aplaza el debate tras el revuelo generado por las propuestas

La Generalitat disipa la polémica: no extenderá la ORA ni cobrará peajes urbanos en València

Foto: KIKE TABERNER
1/08/2022 - 

VALÈNCIA. El revuelo generado por las propuestas incluidas en el Plan de Movilidad Metropolitano de València no ha sido menor. Planteamientos a largo plazo como ampliar la zona ORA hasta el 80% de las plazas de aparcamiento en el Cap i Casal o la implantación de un sistema de peajes interurbano suscitaron no pocas críticas. Por eso, y al tratarse de ideas para un futuro todavía lejano, la Conselleria de Obras Públicas, dirigida por Rebeca Torró, ha decidido suprimir estos apartados del plan.

"Este es un debate para dentro de 15 años", explica la consellera del ramo: "Dentro de 15 años hablaremos, porque sino empañará lo realmente importante". Rebeca Torró reconoce que el plan metropolitano incluye propuestas que no son para implantar en un futuro cercano, como las mencionadas, sino que "estas medidas son para dentro de 10 o 15 años", aunque subraya que iniciativas como estas están incluidas en planes metropolitanos como los de Madrid, Barcelona, y otras grandes urbes de Europa.

"Nosotros tenemos claro que nuestra prioridad es hablar de movilidad, pero actualmente, desde el incentivo al transporte público, como la gratuidad los domingos o la bajada de tarifas", asegura la consellera a Valencia Plaza: "No queremos que estas medidas -la ORA y los peajes- empañen la realidad que tenemos ahora, que es la de tratar de tener unos transportes públicos óptimos".

En ese sentido, la encargada de la Conselleria de Movilidad recalca que el propio Plan de Movilidad recogía que este tipo de medidas "siempre se pondrán en marcha cuando el transporte público sea óptimo" para que pueda constituir una alternativa real al vehículo privado. "Ahora, no lo es", reconoce Torró, por lo que la consellera admite que "el debate tiene que ser otro" al de la ampliación de la ORA o los peajes. "Por tanto, de oficio, en la redacción final del Plan van a desaparecer", anuncia al respecto.

Foto: KIKE TABERNER

¿De qué proyectos estamos hablando? Por un lado, el borrador del Plan que salió a información pública incluía, con la voluntad de desincentivar el vehículo privado, y tal como publicó Valencia Plaza, un plan a largo de plazo de ampliación de las zonas de estacionamiento regulado -ORA-, tanto plazas exclusivas para residentes como de rotación, llegando hasta el 80% de todas las plazas existentes en la capital. Una medida que, decía el plan, debía ir acompañada de aparcamientos disuasorios en el exterior de la ciudad y una mejora del transporte público.

Por otra parte, el plan contemplaba la imposición de peajes a los vehículos por el uso de calles y carreteras en el área metropolitana, al estilo de Londres. Esto es, un "pago por uso" en las infraestructuras viarias dentro de más de una década siguiendo el concepto británico 'congestion charge' que opera en Londres y que bien puede aplicarse de manera genérica, bien de manera puntual en algunos momentos del día, bien con un pago por el acceso a determinadas zonas, o con un pago por kilómetros recorridos en una cierta área.

Escasa popularidad

Los mencionados aspectos del Plan que no cayeron demasiado bien en el tablero político. Y no sólo entre la oposición, sino también en el seno de ambos gobiernos, tanto de la Generalitat Valenciana como el del Ayuntamiento de València. Sin ir más lejos, el propio alcalde de la ciudad, Joan Ribó, de Compromís, criticó duramente las dos iniciativas y anunció alegaciones.

Sobre los peajes, Ribó fue contundente: "De entrada no me gusta esa solución porque lo paga tanto el señor multimillonario como el pobre hombre que viene aquí a trabajar por la mañana. No es una solución justa a nivel social", aseguró. Y sobre la extensión de la ORA, subrayó que si es desmesurada "puede generar muchísimas protestas en muchos sectores". Y por eso aseveró que, de llevar a cabo una ampliación, debería "estudiarse con mucho detalle, barrio a barrio y viendo qué tipo de ORA se ha de aplicar".

Foto: KIKE TABERNER

Tampoco la portavoz de Compromís en Les Corts Valencianes, Papi Robles, dio su apoyo: "Ahora mismo eso no toca. Estamos para pagar transporte público, no para cargar a la gente con impuestos". Ni el secretario autonómico de Vicepresidencia de la Generalitat, Iván Castañón, también de Compromís, quien criticó lo ilógico, dijo, de querer cobrar pejaes "a los de aquí por entrar con el coche a València" mientras el PSPV "se niega a que los de fuera paguen un impuesto turístico".

Y por su parte, la portavoz del PP en Les Corts y el Ayuntamiento, María José Catalá, insistió en que "no se puede seguir haciendo experimentos de movilidad" en la capital y que antes, los gobiernos hagan "los deberes", pues "han sido incapaces de hacer aparcamientos disuasorios en la ciudad". Por ello, además de anunciar alegaciones sobre estas cuestiones, calificó de "barbaridad" la ampliación de la ORA.

Traslado de la estación de autobuses

Otra de las iniciativas que incluye el Plan es la posibilidad, a largo plazo, de trasladar la estación de autobuses de València, sita en la avenida Menéndez Pidal de la marginal izquierda del cauce del Túria, al centro de la ciudad, concretamente en el entorno del Parque Central. "Por centralidad y por ser un nodo intermodal de primer orden [....], la estación de autobuses debe localizarse allí", sentencia el plan, en aras de "fomentar las estaciones y su entorno inmediato como polos de intermodalidad y de potenciación de la actividad comercial del entorno".

Esa idea, que se mantiene en el plan, no fue mal recibida desde el consistorio, aunque con algunas reservas. "A priori, supondría disponer de una estación intermodal, que sería mucho más funcional", explicaban a Valencia Plaza desde la concejalía de Movilidad Sostenible de València, que dirige el edil Giuseppe Grezzi. Ahora bien, estudiando siempre los cambios en los flujos de los autobuses en la ciudad de València y su repercusión en el tráfico de la zona centro. "La afección se ha de analizar con todos los detalles, como ahora las vías de acceso y salida y los flujos que se generarían", subrayaron desde Movilidad Sotenible.

El Plan incluye otras medidas a corto y medio plazo como la implementación de paradas conjuntas para la red de Metrobús y la de la EMT o la implantación de los carriles VAO o bus-VAO en cuatro de los principales accesos de la ciudad de València: la V-21 y la CV-35 al norte, la V-31 al sur, y la A-3 al oeste. También la ubicación de una serie de "vías preferentes" para el transporte metropolitano en aquellos ejes donde transportan a más personas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme