GRUPO PLAZA

En la sala de la roqueta

La Màquina Teatro completa su trilogía contemporánea con 'Pim!Pam!Pum!'

26/04/2022 - 

VALÈNCIA. (EP) La Màquina Teatro estrena este sábado 30 PIM! PAM! PUM! Si hay grillos hay esperanza, la esperada tercera parte de su trilogía contemporánea tras las exitosas Opalalá y Tríptic Casual.

Son diez únicas funciones, hasta el 22 de mayo en la sala La Màquina (calle Pare Jofré, 7), en las que el espectador descubrirá una comedia corrosiva sobre la vanidad, el hartazgo y el exceso de bienestar, en una sociedad regida por el miedo a lo peor y donde todo se resuelve con un clic.

PIM! PAM! PUM!, planteada como un juguete escénico, contiene comedia, amor, drama, pasión, sombras chinas, magia, fantasía, 'western', epopeya, cuento infantil y epifanía secundada por grillos y ovejas, de ahí su sobrenombre, y plantea un viaje desternillante hacia la capacidad del ser humano de lo peor y de lo mejor, avanza la sala.

La valenciana Gretel Stuyck y el venezolano radicado en València Rafa Cruz componen la pareja protagonista. Ambos han participado en dos compañías españolas muy prestigiosas y premio nacional Ananda, Danza (Valencia) y Ur Teatro (Euskadi), entre otras tantas producciones anteriores. Por tanto, aunque la compañía La Màquina es de reciente creación, el bagaje de sus componentes se extiende a más de veinte años de andadura y reconocimiento sobre los escenarios.

A ellos se suma el talento dramatúrgico de Joaquín Daniel, que desde 2011 con su primer estreno no ha parado de dirigir y coordinar proyectos teatrales. Con esta obra concluye su trilogía contemporánea sobre la posmodernidad gestada en la propia sala.

Esta pieza llega tras cuatro años de escritura en un trabajo en conjunto del autor y el equipo de La Màquina. Parte de la idea de despojar de todo confort a sus protagonistas, sin concretar tiempo ni lugar, únicamente elementos mínimos que nos indican están huyendo de algo.

Esa huida lleva a estos dos antihéroes a un viaje interior en el que el mundo de la pareja y el sentido de la vida han desaparecido, ya que el exceso de luz y la sobreinformación táctil los ha dejado indefensos. El espectáculo también funciona así como una epopeya sobre lo mínimo y como una declaración de intenciones sobre la manera de entender el oficio teatral.

El cartel, inspirado en la obra clásica de Delacroix, presenta a los actores emulando las poses de los protagonistas de la revolución, bajo un lema sin duda godotiano: ¡Si hay grillos hay esperanza!

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email