GRUPO PLAZA

hilando fino

La sociedad valenciana se reencuentra en 'La Mansión' de Betto García

El sombrerero valenciano Betto García presentó ayer su colección 'La Mansión' con un fashion film y una glamourosa performance en el Hotel Palacio Vallier. Una propuesta marcada por la diversidad y las ganas de volver a celebrar igualmente compartidas por los numerosos invitados

10/06/2021 - 

VALÈNCIA. El cielo de València se pintó de gris plomo quebrándose en un diluvio justo cuando nos abrochábamos las sandalias para salir de casa y asistir al primer evento social de esta “nueva (a)normalidad”: la presentación de 'La Mansión', la última colección del sombrerero Betto García. 

Ya saben lo perezosos que somos los valencianos con la lluvia y que, en otro momento, hubiera sido la excusa perfecta para cambiar nuestros planes por otros más caseros. Pero ahora la cosa es distinta, en la era postpandemia no hay DANA ni nada que nos retenga en casa. 

Así que, con o sin paraguas, fuimos muchos los que nos lanzamos a las calles mojadas para acudir a la convocatoria de Betto García en el Hotel Palacio Vallier, un antiguo palacete del siglo XIX que han sabido restaurar maravillosamente para convertirlo en uno de los hoteles más elegantes de la ciudad. 

'La Mansión' de Betto García, un refugio de libertad y glamour

En la recepción del hotel nos esperaba Betto para darnos la bienvenida y guiarnos a través de un recorrido por la mansión imaginaria que inspira su colección y presentarnos a los peculiares huéspedes encargados de dar vida a sus creaciones. 

Organizados por grupos reducidos y mascarilla mediante, la primera parada fue el visionado del fashion film obra de la productora Suau y que nos sitúa en la arcadia de glamour y diversidad ideada por Betto García, una especie de Torre de Babel queer que da cabida a distintos personajes que encuentran en 'La Mansión' un refugio para expresarse con libertad y disfrutar de la vida. 

Criaturas extraordinarias con piezas completamente artesanales compuestas por: tocados brillantes que simulan serpientes, sombreros volátiles y enormes plumas de marabú,  velos de tul pintados a mano pero también tapones de plástico reconvertidos en lujosos tocados en colaboración con la firma Resaca, diademas que caen como cascadas de estrás...  todos ellos viven en paz rodeadas de flores de Absoluta Flora en un ambiente completamente hedonista. 

Hasta que un día, un terrible incendio destruye la Mansión y sus supervivientes solamente pueden salvar sus sombreros, tocados y bellas vestimentas reinterpretadas por el estilista Enol Blasco con  prendas de firmas españolas como Palomo Spain, Ana Locking, ZeGarcía, Victor Von Schwarz y Pellicer. 

Una metáfora de la volatilidad de la vida y  de nuestra capacidad para reinventarnos y superar la adversidad. Algo que todos durante el pasado año hemos vivido en mayor o menor medida. El propio Betto García cuenta que se vió obligado por la pandemia a cerrar su primera boutique en València inaugurada a principios de 2020, hecho que le ha servido para madurar profesionalmente y como fuente de inspiración y cuidar al máximo los detalles de esta última colección.  

Voguing en la habitación 309

Tras la proyección del fashion film, los invitados seguimos el tour por 'La Mansión' donde visitamos las habitaciones de algunos huéspedes. Tengo que reconocer que las ganas que tenía de pisar un hotel -aunque fuera de visita- me despistaron bastante y hubo un momento en el que me perdí del grupo por culpa de los destellos de la lámpara de hadas de Lladró de la escalera principal, por suerte, unas elegantísimas Elena Giménez (Barreira) e Isabela García (Minimalittle Stores) vinieron a mi rescate. 

En las distintas habitaciones del hotel nos esperaban los espectaculares diseños de Betto García presentados a modo de performance por las modelos que simulaban ser las relajadas habitantes de 


'La Mansión'. De una suite a otra fuimos descubriendo las propuestas de Betto y, al salir, se aseguraban muy bien antes de cerrar la puerta de que ninguno de nosotros se hubiera escondido en algún rinconcito para disfrutar del dolce far niente en un espacio tan agradable. Álvaro Muñoz de Absoluta Flora, con camisa rematada en paillettes doradas, me tuvo que sacar de la ducha donde había encontrado mi escondite perfecto. 

No sabía yo que de haber sido así, me hubiera perdido la fiesta de la habitación 309, allí la bailarina Ororo Cosima Ebony lo dió absolutamente todo bailando un voguing que hubiera hecho aplaudir hasta a la mismísima Madonna. Adrián Salvador y Lucas Zaragosí de Estudio Savage a los que me crucé por el pasillo, saben muy bien de lo que hablo. 

Tras conocer a los huéspedes de 'La Mansión', brindamos en el bar y, al estilo versallesco, comimos pasteles – Maretes, concretamente- de David Esteve

Pasé lista y me alegró ver que la diversidad de la colección de Betto también se vió plasmada en lo variopinto de sus invitados. Entre brindis y pastel pude ver a: Mayrén Beneyto de verde rotundo, Laura Fitera de negro y con un colorido paraguas del Circo del Sol -no es broma-,  el presidente de la Diputación de Valencia Toni Gaspar, Hugáceo Crujiente el valenciano de Drag Race España, los eclécticos y jovencísimos María Undo y Dani Calvs,  Patricia Bonilla, Ana Varela y Jose Tamarit de Chapeau, entre otros muchos para completar el mix perfecto. Cuando el cielo dejó de ser amenazante algunos invitados como el fotógrafo Álvaro Beaumud y los diseñadores Mario Coello, Gio Pellicer o el director creativo Álvaro Martínez,  decidieron disfrutar de la noche y las preciosas vistas desde la azotea del hotel. 

Y mirando desde las alturas la Plaza de la Virgen y los tejados de València, me puse un poco intensita y deseé que ningún otro “incendio” nos destruya nuestra “mansión” imaginaria y podamos seguir brindando. Yo estaré aquí para contárselo. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email