GRUPO PLAZA

MEMORIAs DE ANTICUARIO

Más allá de la zona de confort: museando por la Comunitat Valenciana

Estos días es habitual salir de Valencia a disfrutar de los entrañables días de Pascua. Muy posiblemente tengamos cerca algún museo de interés, puesto que en las últimas décadas se han inaugurado innumerables espacios excelentes. Vayamos con algunos de estos

27/03/2016 - 

VALENCIA. Se agudiza el ojo visitando museos y sus obras en el estado natural, y estos días, entre procesión y procesión son espacios de sosiego y contemplación. El museo virtual al que accedemos a través de nuestros equipos informáticos ha supuesto una revolución impresionante, permitiéndonos acceder niveles de resolución hace poco inimaginables y poder percibir detalles que no están al alcance de nuestro ojo. Pero dicho esto, no hay nada como la emoción de inmediatez, del hacer acto de presencia ante el cuadro o la escultura lo que nos permite apreciar sus proporciones reales, los tonos de color auténticos. La emoción verdadera que emana de la obra de arte sólo es posible por medio de la visión directa. Igual que nunca un equipo de alta fidelidad logrará transmitir las sensaciones de la ejecución musical en directo. Nunca es lo mismo acercarse al lienzo que ampliar la imagen de nuestro ordenador. La magia de trasladarnos mentalmente al momento de su ejecución, la velocidad y soltura del trazo se ve en su auténtica dimensión o la cantidad de materia pictórica con la que el artista trabaja y lo diluido de la misma, se aprecia cuando no hay intermediarios entre el espectador y la obra.

Movámonos un poco de nuestra zona de confort museística (Ivam-Carmen-San Pío V…), porque Castellón, Alicante, Xátiva, Segorbeentre otros, también existen. Esos otros  museos en la Comunitat Valenciana de los que no solemos hablar pero que merecen una visita por atesorar piezas de calidad, arquitectura de vanguardia o programas expositivos innovadores.

Arte descentralizado

En alicante hay que visitar el precioso MACA (Museo de Arte Contemporáneo de Alicante). Promovido en 1977 por el gran artista alicantino Eusebio Sempere que por aquel entonces, en un acto de gran generosidad al donar gran cantidad de obras de su colección. Sempere fue un ávido coleccionista en la medida de sus posibilidades, cosa no muy habitual entre los propios artistas. Decía el artista de Onil con una sencillez que provoca ternura: “Tener esto y regalarlo no está mal. Pero me siento feliz. Yo tenía muchas cosas en casa pero he comprado mucho (…). Porque la mayoría de los cuadros los he cambiado por obras mías, pero claro, antes tengo que pintarlos. Tengo que irme corriendo a mi casa a pintar para acabarlos de pagar”.

Foto: MACA.

La colección se centra en el panorama artístico español del siglo XX: Eduardo Arroyo, Miquel Barceló, José Manuel Broto, Carmen Calvo, Jorge Galindo, Ferrán García Sevilla, Luis Gordillo, Joan Hernández Pijuán, Juan Muñoz, Juan Navarro Baldewg, Juan Plensa, José María Sicilia, , Juan Uslé y José María Yturralde entre otros.

Ya sólo por la forma de exponer las piezas, el MARQ (Museo Arqueológico Provincial de Alicante) es cita ineludible en la capital alicantina. Su web habla del reto de ser el primer museo arqueológico del siglo XXI y no va desencaminada. La colección en sí es excelente, pero ante todo se trata de un museo de un alto contenido didáctico, y una inmejorable opción para ir con niños.

Además a través de la colección podemos conocer como se desarrolla el trabajo arqueológico sobre el terreno. Se trata de un museo “de inmersión” en la geografía y el paisaje mediterráneo y más concretamente alicantino así como de las distintas culturas desde la Prehistoria, Cultura Ibera, Cultura Romana, Edad Media y Edad Moderna y Contemporánea en un iter de carácter cronológico.

Foto: Museo Arqueológico Provincial de Alicante.

En Castellón, el Museo de Bellas Artes de Castellón, magnífico  y premiado edificio de los prestigiosos arquitectos Mansilla y Tuñón. Su origen se remonta a 1845 con fondos, como era habitual de la desamortización, dispone de fondos del Museo del Prado, gracias también a la desamortización del mismo, así como donaciones, entre las que destaca las de Justo Bou Alvaro, Juan Bautista Porcar o la de Francisco Esteve Gálvez.

Las salas se disponen en torno a un claustro. Las colecciones permanentes se dividen en tres grandes áreas: la exposición es extensiva ya que hay obra de carácter arqueológico, cerámica, así como de pintura y escultura. En el sótano se encuentra la sección de Arqueología y Etnología. Hay obra, entre otros de los importantes pintores castellonenses Gabriel Puig Roda, Francisco Viciano, Francisco Gimeno Barón o Juan Bautista Porcar Ripollés.

Foto: Museo de Bellas Artes de Castellón.

La joyas de Segorbe y Xàtiva

En esa misma ruta podemos incluir el imponente y poco ponderado Museo catedralicio de Segorbe se inaugura en 1949 permaneciendo cerrado durante años. Clausurada la exposición La Luz de las Imágenes, que acogió la catedral en los años 2001-2002, se procedió a la reapertura del museo en el año 2003 con nuevos espacios expositivos y proyecto museográfico, la superficie expositiva se halla en los claustros alto y bajo, las capillas anexas y otras salas del edificio que conforma la Catedral. Se trata de posiblemente el mejor museo de arte antiguo, junto con, quizás el del Patriarca, de la Comunitat Valenciana después del San Pío V. Desgraciadamente parte de la obra que atesora se encuentra sin poder ser expuesta por falta de espacio.

Destaca una excelente colección pictórica de los siglos XIV al XVI con  autores de la importancia de Miquel Alcanyís, Jaume Matéu o Gonçal Peris, ejemplos del mejor arte hispano-flamenco de mediados del siglo XV se encuenra en Joan Reixach, Maestro de Segorbe o Maestro de Perea, y la pintura del Siglo de Oro valenciano protagonizada por Francesc d’Osona, Pablo de San Leocadio. Destaca el gran retablo mayor de Vicente Macip y Juan de Juanes. La colección contiene buenos ejemplos también de la pintura de los siglos XVII al XIX, con obra de seguidores de los Ribalta, Espinosa, Vergara, Camarón, Planes o Vicente López. Como tesoros poco conocidos hay que mencionar el relieve renacentista de la Madonna atribuido nada menos que a Donatello (desde luego la calidad propia de un gran maestro del Renacimiento italiano la tiene toda) o las colecciones de orfebrería y de tejidos en sedas y bordados con piezas de los siglos XIV al XIX.

Foto: Museo catedralicio de Segorbe.

Tras visitar la impresionante Colegiata, merece la pena la visita del Museo de l´Almodí de la histórica ciudad de Xátiva se encuentra en pleno casco histórico, fue creado en 1917. Están formadas en su mayoría por objetos relacionados con la historia de la ciudad, desde pintura y escultura a cerámica arquitectónica, fotografías, muebles, carteles, textiles, orfebrería, etc., que permitirían ofrecer un excelente discurso histórico. Desde la época ibérica al siglo XX. Destaca la conocida pila islámica del siglo XI. Por encima de todos el nombre del pintor setabense José de Ribera representado con dos obras (una pena la escasa presencia de uno de nuestros artistas más geniales en la Comunitat Valenciana). El museo del Prado tiene depositada excelente obra de Luca Giordano, Carducho, Orrente o Palomino.

Si ampliamos nuestro radio geográfico de curiosidad artística, salgamos de la Comunitat Valenciana a una provincia vecina: Cuenca. A menos de una hora de AVE, todo valenciano amante del arte debe peregrinar al menos una vez a la ciudad del arte moderno español de la segunda mitad del siglo XX por sus dos excelentes colecciones museísticas: el Museo de Arte Abstracto de Cuenca y la Fundación Antonio Pérez, a los que hay que añadir, a modo de contrapunto, el poco conocido pero no menos importante Museo Diocesano en la imponente Catedral de la bellísima y única ciudad castellana.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email