GRUPO PLAZA

Reproches y crispación en la política valenciana ante la desescalada parcial de la Comunitat

9/05/2020 - 

VALÈNCIA. Reproches, acusaciones centralismo y mensajes de asunción ante la decepción: no toda la Comunitat Valenciana pasará a la fase 1 de la desescalada. La noticia cayó como una losa en tierras valencianas este viernes, especialmente en aquellos territorios que no han superado el primer escalón. La Generalitat esperaba que las 24 áreas de salud pasaran a la fase 1, pero finalmente sólo una decena lo ha conseguido.

La líder de la oposición y presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, expresó su "decepción" al tiempo que reprochó al 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, "las expectativas generadas" respecto a que esto iba a suceder. Puig defendía este mismo jueves que la Comunitat había remitido al Ejecutivo central la documentación en la que se presentaban "los requisitos por los que toda la Comunitat Valenciana está en condiciones de pasar a la fase 1".

"Decepcionados. Lamentamos las expectativas que ha generado Ximo Puig a los valencianos al decir que estábamos preparados para la Fase 1", dijo la líder de los populares en su cuenta de Twitter. "Lamentar no haber conocido el documento que ha enviado al Gobierno. Le pedimos prudencia y humildad; no puede jugar con las esperanzas de los valencianos", apostilló. La presidenta del PP valenciano exigió al president una reunión este sábado, tras acusarle de "jugar con el futuro de miles de negocios y empleos" que "se habían puesto en marcha" por, a su juicio, sus "imprudentes declaraciones".

También el portavoz de Ciudadanos en Les Corts Valencianes, Toni Cantó, señaló el "optimismo desplegado por el Consell en los días previos" pese al cual gran parte de la Comunitat seguirá en la fase 0. Canto reclamó en este sentido "transparencia en toda la información de esta decisión a la Generalitat y al Ministerio" y pidió, al mismo tiempo, "prudencia y responsabilidad a la ciudadanía".

Toni Cantó, síndic de Cs. Foto: KIKE TABERNER

Desde Alicante, el alcalde, el popular Luis Barcala, solicitó a la Generalitat Valenciana que facilite al Ayuntamiento "la información exacta que ha propiciado que la ciudad no pase de fase para conocer la situación real" en la que se encuentra. El primer edil también solicitó al departamento que dirige Ana Barceló que informe sobre las medidas que prevé poner en marcha para que Alicante pueda pasar de fase "cuanto antes". "No avanzar implica que estamos en un nivel de riesgo superior a otros y tenemos que saber por qué y, por otra parte, que vamos a tener unos perjuicios que van a tener un peso muy importante en la reactivación económica", advirtió Barcala en un comunicado.

El Consell, muy enfadado

La sorpresa conllevó una contundente respuesta por parte del Consell. En un mensaje a través de Twitter, el president de la Generalitat, Ximo Puig, reclamó al Gobierno central estudiar el plan presentado por la administración autonómica "para revisar cuanto antes la decisión". Una decisión, que, dijo, el Gobierno valenciano no comparte: "Hemos justificado con criterios técnicos las condiciones para que toda la Comunitat Valenciana debía pasar a Fase 1 para proteger a la sociedad valenciana".

El tono empleado por la consellera de Sanidad, Ana Barceló, fue especialmente duro con el ejecutivo central, de una firmeza poco habitual, y desarrolló un discurso argumentado. Además de subrayar que no compartía "en absoluto" la resolución para la desescalada en la Comunitat, sostuvo que no había escuchado "ninguna razón, ni objetiva ni técnica, y sin embargo" mientras que sí había visto "cómo otras comunidades han podido pasar a la fase 1 sin reunir los criterios que reúne la Comunitat Valenciana".

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, en su intervención en À Punt. Foto: VP

"Llevamos mucho tiempo tratando no solo de que la pandemia y el virus no se transmita, sino conteniendo además esta situación", indicó, y enumeró todos los criterios marcados por el gobierno central que la Comunitat Valenciana sí cumplía, como la incidencia acumulada de los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes -en la Comunitat está en 13,59, "mientras que otras comunidades autónomas, que sí han pasado a la Fase 1, superan el 60"-, o el número reproductivo del virus -que está en el 0,66, "muy por debajo del 1" que ponía el Ministerio como máximo-. Este sábado, dijo, se pondrá en contacto con el Ministro del ramo, Salvador Illa, para trasladarle todo esto.

Diferencias en los socios del Botànic

Tanto Barceló como Puig son testimonios a tener en cuenta por los cargos institucionales que ostentan, pero también por formar parte del PSPV. Otra de las patas del Gobierno valenciano, Compromís, también manifestó su disconformidad con la decisión "cuando cumplimos perfectamente los requisitos establecidos". Así, la fuerza que lidera Joan Baldoví en el Congreso de los Diputados pidió al ejecutivo central "la justificación detallada de la decisión o, como consecuencia, una rectificación".

Dirigentes de Compromís se hicieron escuchar en las redes sociales a título individual. Por ejemplo, el senador de la coalición valencianista Carles Mulet acusó de centralismo al Gobierno de España. "Pues parece que el Gobierno continúa burlándose de todos para no dejar en evidencia a Madrid", tuiteó el senador, para calificar esto de "centralismo insoportable y desconocimiento total de la diversidad territorial". "Cada día nos lo ponen más difícil. No me representan nada", sentenció a este respecto, acompañando el mensaje de una fotografía de un donut cubierto con los colores de España.

Se trata esta de una línea semejante a la que siguió el concejal de Movilidad de València, Giuseppe Grezzi. "Como no sale Madrid, ¿todos encerrados en València? Pagamos el pato del centralismo. Una vez más", aseguró el edil. Además, Compromís ha solicitado que la comarca valenciana del Rincón de Ademuz pueda avanzar a la fase 1 al ser un enclave valenciano rodeado de provincias que sí pasan de fase.

El vicepresidente segundo del Consell, Rubén Martínez Dalmau. Foto: KIKE TABERNER

Por parte de Podemos, sin embargo, hubo aceptación de lo dictado por el ejecutivo de Pedro Sánchez.  El vicepresidente segundo del Consell, Rubén Martínez Dalmau, manifestó que "la vida y la salud de las personas tienen que estar siempre en el centro de las decisiones políticas". En el mensaje lanzado a través de Twitter, Dalmau explicó que "varios departamentos de la Comunitat Valenciana intensificarán la desescalada a partir del lunes. Otros tendrán que ir más despacio".

También se pronunció en Twitter la portavoz del grupo parlamentario de Unides Podem en Les Corts, Naiara Davó, que insistió en que "varios departamentos de salud de la Comunitat Valenciana van a poder avanzar, otros irán más poco a poco". "La prioridad es continuar salvando vidas", sostuvo antes de añadir: "Continuaremos con las medidas y los esfuerzos que permitan avanzar a nuestra tierra. Esperemos que pronto todos podamos reunirnos con familia y amigos".

En el bando socialista del parlamento valenciano, su síndic, Manolo Mata, mantuvo un mensaje muy semblante. "Ojalá hubiera sido de otra manera pero servirá para ser más sólidos, más vidas salvadas, más seguridad", apuntó, para acabar con un mensaje de ánimo: "A seguir avanzando!"

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme