X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

viuda de paco rabal

Muere a los 94 años la actriz Asunción Balaguer

23/11/2019 - 

MADRID. (EFE) Asunción Balaguer, decana de las actrices españolas y viuda del actor murciano Paco Rabal, ha fallecido hoy en Cercedilla (Madrid) a los 94 años, según han informado a Efe fuentes de la AISGE (Artistas e Intérpretes Sociedad de Gestión), entidad de la que la artista era la socia número 3.

Su cuerpo será velado en el tanatorio de Collado Villalba y, tras la incineración, sus hijos, Benito y Teresa Rabal, trasladarán las cenizas a Águilas (Murcia), donde descansan desde 2001 las del protagonista de Los santos inocentes.

Madre del director de cine Benito Rabal y la artista e intérprete Teresa Rabal, así como abuela del también actor Liberto Rabal, la actriz murió esta madrugada en el hospital madrileño de la Fuenfría (Cercedilla) como consecuencia de un fallo multiorgánico, han confirmado fuentes familiares.

Balaguer, que había cumplido 94 años el 8 de noviembre, fue ingresada hace una semana después de sufrir un ictus en su domicilio de Alpedrete, el municipio serrano donde fijó su residencia a principios de los años ochenta en compañía de su marido.

Nacida el 8 de noviembre de 1925 en Manresa (Barcelona) en el seno de una familia burguesa, la actriz se subió por primera vez a un escenario con trece años, en plena Guerra Civil, en una función de Santa Teresa de Jesús a cargo del Institut del Teatre.

Ya en Madrid, conoció a un jovencísimo Francisco Rabal Valera cuando éste se incorporó a la compañía Lope de Vega. Durante el más de medio siglo que duró su matrimonio con el reputadísimo actor Paco Rabal, la actriz relegó en parte su faceta interpretativa, pero cuando enviudó a los 75 años retomó la vida artística con todas las consecuencias y escribió sus mejores páginas como actriz.

Entre 2010 y 2013 obtuvo cuatro premios consecutivos de la Unión de Actores; en 2012, la revista Teleprograma distinguió toda una vida de dedicación al oficio con el TP de Oro y en 2013 recogería el Premio Max a la actriz de reparto por el musical Follies, en el que cantó y bailó en las mejores escenas.

El primero de ellos, recuerda la Fundación AISGE, fue precisamente el Premio Actúa, que concede la institución y que le otorgó en 2010 por su prolongada y fructífera trayectoria.

Momentos antes de levantar dicho trofeo, Balaguer confesaba con gracia el motivo de su salto a la interpretación: "me aburría mi vida. No me gustaba siendo yo misma y deseaba hacer de otras personas. Este es el trabajo más hermoso, entre otras cosas porque no te aburre. Si volviera a nacer, volvería a ser actriz. Y me gustaría tener otra vida, ¿eh?". 

Actriz por encima de todo

Era hija de un médico y de una empresaria textil. A los 14 años su familia se trasladó a Barcelona, donde terminó el Bachillerato Superior. Tras estudiar dos años de Filosofía y Letras, ingresó en el Instituto de Teatro que dirigía Guillermo Díaz-Plaja, donde se tituló; su primer papel fue el de Bernarda en La Discreta Enamorada, de Lope de Vega, bajo la dirección de Arturo Carbonell.

Posteriormente, ingresó en la Compañía Lope de Vega de José Tamayo, donde trabajó con grandes actores como Carlos Lemos, Alfonso Muñoz o Josefina Santaolalla. Con Tamayo fue la Reina Isabel en "María Estuardo", de Schiller; Emilia en Otelo, de Shakespeare; la protagonista de "Nuestra Ciudad", de Torthon Wilder; y Sole en "Plaza de Oriente", de Joaquín Calvo Sotelo.

Allí conoció al actor Francisco Rabal, de quien se hizo novia en 1949, y con quien se casó en 1951 para no separase de él hasta su muerte en 2001, tras cincuenta años de matrimonio. Tuvo a su primera hija, Teresa, en 1951, y aún seguía trabajando: en el Teatro Romea de Barcelona representó en catalán "María Rosa" de Angel Guimerá.

Después, Balaguer abandonó por un tiempo su carrera profesional y tras esa primera retirada, volvió brevemente al teatro, también con Tamayo, con el que interpretó,"Diálogos de Carmelitas", "Proceso a Jesús ", de Adolfo Marsillach, y "Después de la Caída", de Arthur Miller.

En el cine trabajó en pequeños papeles: "La Guerra de Dios" y "El Canto del gallo" (1955); "091, Policía al habla" (1960), de José María Forqué; "María Rosa" (1965), de Armando Moreno; o "Lulú de noche" (1985), de Emilio Martínez Lázaro, película con la que compartió el "Premio Ondas" con Chus Lampreave.

En 1986 actuó en "El hermano bastardo de Dios", dirigida por su hijo Benito Rabal, y en "El sueño del mono loco", de Fernando Trueba; y en 1991 lo hizo en "Cómo ser mujer y no morir en el intento" y "El largo invierno". En 2004 comenzó a participar en series de televisión, entre ellas, "Juncal", "Una Gloria Nacional" o "Truhanes", que protagonizaba su marido junto a Arturo Fernández.

El 29 de agosto de 2001 quedó viuda al fallecer Paco Rabal cuando regresaba a Madrid procedente de Burdeos (Francia). Tres años después presentó "Las cartas de nuestra vida", un libro sobre la correspondencia que mantuvo con su marido. En 2005, Balaguer volvió a subirse a los escenarios para protagonizar "La Luna de lluvia", una versión sobre el cuento de la escritora francesa Gabrielle Colette, donde actuaba con su nieta Candela Rabal. Y al año siguiente, compartió escenario con Amparo Soler Leal en la obra "Al menos no es Navidad".

A pesar de su avanzada edad, en los últimos años trabajó en famosas series como "Chiringuito de Pepe" (2016), "Merlí" (2015), "Olmos y Robles" (2015), "Los misterios de Laura" (2014) o "La que se avecina" (2013) o en capítulos de "Amar en tiempos revueltos" e hizo cameos en otras, como "Los Serrano", "Hospital Central" o "Ana y los Siete".

Premio Max de Teatro 2012, Balaguer ha recibido de la Unión de Actores cuatro importantes premios por su trabajos en teatro y televisión, además del premio Toda una Vida en 2010 por el monólogo "El tiempo es un sueño", bajo la dirección de Rafael Álvarez "El Brujo", donde contaba su vida como actriz y junto a su marido.

 En 2015, la Fundación AISGE le organizó una fiesta de homenaje con motivo de su 90 cumpleaños, en la Casa de la Cultura de Alpedrete, que desde ese mismo día lleva su nombre. Como dato entrañable, la plaza donde se ubica ese epicentro cultural del municipio había sido bautizada años antes como plaza de Paco Rabal.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email