X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

de ser el 'aeropuerto sin aviones', a almacenar todo tipo de arte

El arte que esconde el aeropuerto de Castellón

25/06/2019 - 

CASTELLÓ. Desde que nació aquel marzo de 2011, el aeropuerto de Castellón tuvo que luchar contra lo absurdo. Conocido como el 'sin aviones' o como 'el aeropuerto del abuelo', pocas esperanzas había depositadas en él. Solo el tiempo - y una mejor gestión- podría revertir la situación. Sin embargo, curar el desamparo al que se vio abocado un espacio que nace para ser transitado, solo podía hacerlo el arte. "Que lo primero que vean los visitantes y turistas al aterrizar sean obras del MACVAC, o proyectos avalados por el mismo, es una de las mejores bienvenidas posibles. Referenciar de inmediato el territorio que acoge, su cultura, su patrimonio, su esencia. Un alegato en defensa de la autenticidad. Somos un destino turístico fértil en experiencias”, señaló en su inauguración el secretario autonómico de Turismo y presidente de Aerocas, Francesc Colomer. 

Con referencias tan claras como la de Heathrow en Londres, Schiphol en Amsterdam, Harstfield-Jackson en Atlanta o el mismo Madrid-Barajas; el aeropuerto de Castellón inauguraba en septiembre de 2017 la Sala 30, un espacio dado a las manifestaciones culturales que sería pilotado por Rosalía Torrent, directora del avalado Museo de Arte Contemporáneo de Vilafamés. "Me tendría que haber sorprendido más de lo que me sorprendí cuando me lo propusieron, pero enseguida entendí lo que se me pedía. No se trataba solamente de trasladar obra nuestra, sino de explotar todo lo que se podía montar alrededor", señala la coordinadora, más de dos años después. 

El aeropuerto tenía hasta entonces 29 salas. Razón por la que se decidió bautizar a la galería ubicada en el primer piso de la terminal (junto a la zona de embarque) como Sala 30. No podía desvincularse para nada del aeropuerto, debía ser un espacio más. Así, también se conoce como 'Zona 30' a las esculturas que empezaron a copar progresivamente el exterior de la galería. La idea era defender un todo estético durante seis meses. Después, una nueva temática tomaría las riendas del aeropuerto. "Al tiempo que inauguramos pusimos en las paredes un conjunto escultórico de Fani Galera, donde los humanos salen cazando mariposas. Pues esta intervención ha gustado tanto que desde el aeropuerto van a optar por la compra. Iba solo para la exposición y ya se ha quedado dos años", explica Rosalía Torrent. 

Así, Sala 30 no se plantea como un contenedor que extiende la obra del MACVAC hasta la carretera de Benlloch. Más bien, da una nueva oportunidad al museo de Vilafamés permitiendo acoger obras que por distintos motivos no pueden exponerse en el ente. En efecto, tal y como asevera la directora, desde la aula didáctica del MACVAC se organizan visitas en grupo, especialmente infantiles, prácticamente cada semana. 

'CV-13 En ruta'

Hasta la fecha, han habido tres exposiciones activas. La primera con obras del propio MACVAC; la segunda con piezas de Mestre Estellés; y la tercera -una muestra sobre la inquietante figura humana- fue en colaboración con el Museo de Cerámica de l'Alcora. Así, pasado el tiempo para todas ellas, el próximo sábado 29 de junio se inaugurará un cuarto trabajo monográfico que lleva como nombre CV-13 En ruta. "Irá vinculada al mundo del viaje pero no de una forma explícita. Por ejemplo, habrá titiriteros" avanza Torrent. 

En efecto, el proyecto lo que pretende es reivindicar cómo la experiencia de viajar ha ido evolucionando acorde con las nuevas tecnologías, creando muchas veces falsas expectativas. "Se ha despojado al viaje de su naturaleza iniciática y exploratoria. No queda rincón de la tierra del que no tengamos imágenes o noticias, del que no hayamos visto un documental o explorado a través de la literatura. Esas noticias convierten el viaje en deseo, pero también, en ocasiones, en frustración. Los viajeros se pueden encontrar con fronteras que muchas veces son infranqueables sobre todo para los más débiles, que, en lugar de puertas automáticas y carteles de bienvenida, se encuentran con muros, concertinas y centros de extranjería", explican los comisarios de la obra, Nieves Alberola Crespo y Vicent F. Zuriaga Senent. Así mismo, también se presenta como un viajero al propio artista, quien "invita a dialogar con sus propuestas fruto del desplazamiento y la interiorización de las vivencias". 

Para esta ocasión, el 'viaje' de la Sala 30 se materializará con la imaginación de Celso Lagar, Ricardo Bastid, Lorenzo Miralles, Martillopis, Carmen Sanz, Santi Tena, Amparo Domínguez, Jesús Llopis, Francesc Torres Monsó, Victoria Cano, Santiago Gómez Carreras y Manuel Boix. En este último caso, la obra del pintor -que actualmente estaba ocupando las paredes de la Nau de València- se reubicará en el exterior del museo. Así, será la primera vez que no se lleve una escultura, sino un gigantesco cuadro. 

¿Tiene visitas una galería en un aeropuerto?

La Sala 30 abre cuando hay un vuelo. Por ello, vive antes, mientras y poco después de que este se produzca. ¿Qué significa esto? Que tampoco hay un horario de aperturas definido, menos en un aeropuerto con apenas dos desplazamientos al día. Es lógico, con ello, que muchos se pregunten quién irá entonces a ver estas manifestaciones de arte o cuántas personas a lo largo de un año las visitarán. La propia directora, Rosalía Torrent alude a que "solo con que se acerque un 1% de las personas que viajan, ya serán más de las que van a una galería convencional". 

Es decir, si bien es muy excepcional que alguien se desplace a propósito hasta las inmediaciones de un aeropuerto para visitar una galería. (Debes ser un gran apasionado) Estas instalaciones consiguen, contrariamente, "atrapar a gente que no está acostumbrada a ver arte". Objetivo principal de la renovada instalación castellonense. "Cuando tu ves una cosa, pronto te empiezas a familiarizar. Además, elegimos exposiciones de mucha calidad y con un cierto componente de accesibilidad. Al igual que hay obras no tan adscritas a una primera mirada, porque hemos querido llevar también piezas de artistas consagrados", asevera Torrent. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email