GRUPO PLAZA

CRÍTICA DE CONC

Capella de Ministrers cumple 30 años

La agrupación de música antigua celebra el aniversario en el palau con una sesión dedicada al Llibre vermell

24/01/2017 - 

VALENCIA. Se celebró el 30 aniversario de la creación de la Capella de Ministrers con una actuación en el Palau de la Música, centrada esta vez en el Llibre Vermell. La agrupación valenciana ha dedicado su larga trayectoria profesional a la investigación e interpretación de la música antigua española. Está liderada por Carles Magraner, quien toca, además, la viola o vihuela de arco, un instrumento precursor de las actuales violas y violines, pero con características diferentes en cuanto a sonoridad, tamaño, posición, material de las cuerdas y forma del arco. 

La Capella de Ministrers desarrolla una importante actividad concertística, y tiene en su haber un numeroso catálogo de registros discográficos. Estos suelen presentar un eje temático, y podrían citarse, entre otros muchos, el dedicado a los Borgia, a las arias y cantatas del XVIII español, al cancionero del Duque de Calabria, Misteri d’Elx, música en tiempos de Tirant lo Blanch, Martín i Soler y -por supuesto- el Llibre Vermell, cuyo correspondiente CD fue editado en 2002. También han participado en actividades escénicas, como el espectáculo montado en torno a Tristán. o la parte instrumental en la representación de “La madrileña o el tutor burlado” (zarzuela de Martín i Soler). El grupo recibe ayuda institucional del Institut Valencià de la Música, Ministerio de Cultura y Universitat de València.

El Llibre Vermell debe su nombre al color de su encuadernación en la recopilación que custodia el Monasterio de Montserrat. En ella se reúnen diez danzas y cantos de la Edad Media, destinados al solaz de los peregrinos que llegaban al centro monástico. El carácter religioso de su viaje no disminuía su deseo de cantar y bailar y, al parecer, se hizo necesario proporcionarles un material adecuado para satisfacerlo. Especialmente para que se ciñera a “canciones honestas y devotas”, que debían ser utilizadas “honesta y moderadamente”. Dado que las partituras de la época son muy escuetas en sus indicaciones, desconocemos en qué medida la mencionada “moderación” se impondría en el canto y el baile de los peregrinos. El propio Magraner da a las interpretaciones  de “Ad mortem festinamus” (danza de la muerte incluida en el Llibre vermell) el carácter vital y quizá desmadrado que parecía generarse durante las grandes epidemias, cuando la gente, consciente de los pocos días que le quedaban, se lanzaba a disfrutarlos lo mejor que podían. Hay pinturas del Bosco ilustrativas al respecto, y el hecho de que se baile en corro alrededor de un difunto, como vemos en los frescos donde aparece el contrafactum de Morella, no nos da certeza alguna sobre el verdadero carácter de la danza. La escasa información que contienen las partituras medievales debe complementarse con las fuentes escritas y la información gráfica proporcionada por las pinturas y esculturas de la época.

Las piezas del Llibre Vermell son de diversas épocas y características, aunque ninguna posterior al final del siglo XIV, época en la que se realizó la compilación. En las palabras que el propio Magraner dedicó al público el pasado domingo, se aludió a los diferentes orígenes geográficos, aunque ubicó todos ellos en la zona del Mediterráneo. La música viajaba, también en la Edad Media, de un sitio a otro, y citó, como ejemplo concreto, los mencionados frescos de Morella, que reproducen, en notación gregoriana, una música casi idéntica al “Ad mortem festinamus” del Llibre Vermell, ésta en latín y aquella en valenciano. Ambas versiones se escucharon en el concierto.

También aludió Magraner al carácter igualitario que suponían estas “danzas de la muerte” medievales. Sobre la notación gregoriana del fresco de Morella aparece una pintura con miembros de todos los estamentos sociales bailando en torno a un cadáver. Y en el texto correspondiente del Llibre Vermell se hace explícita referencia al escaso valor de los bienes terrenales en el momento de la muerte. Estamos ante una muestra ortodoxa de la ideología medieval: esta vida no es nada, y debemos guardarnos para la otra ( Vile cadaver eris / Ut quid pecuniam queris? [Si un vil cadáver serás / ¿por qué el dinero amarás?] canta una voz durante la danza). La música conservada para el fragmento en valenciano  es sólo la del estribillo, recitándose en el concierto el resto del texto. La versión latina, más larga, quedó aderezada por Ministrers con un abigarrado grupo, que ejecutó una introducción a modo de fanfarrias, evocadoras sin duda del Juicio final, y llevó a cabo un rítmico y vigoroso acompañamiento que resulta paradójicamente alegre -y hasta “marchoso”- para los oídos del siglo XXI. Ambas versiones de esta danza, así como la introducción instrumental basada en la misma, se constituyeron en el eje vertebrador del concierto, ya que proporcionaban una mirada amplia sobre las conexiones del Llibre Vermell con espacios del entorno mediterráneo, al tiempo que iluminaban la permeabilidad entre la música profana y la religiosa.

La compilación montserratina presenta piezas de carácter monódico, como la danza antes descrita, o la balada de “Los set gotxos recomptarem” . La polifonía se asoma en la vertiente imitativa con cánones a dos o tres voces ( “Laudemus Virginem”, por ejemplo), o en modalidades más complejas como la del motete “Imperayritz de la ciutat joyosa”.

Para que el Llibre Vermell luciera en toda su plenitud, la Capella de Ministrers contó con la colaboración de la Escolania de la Mare de Déu dels Desemparats y el coro masculino Lluís Vich Vocalis. Las voces solistas fueron las de Èlia Casanova y Jordi Ricart. Y el abigarrado colorido instrumental estuvo a cargo de músicos que han ido fomentando, a lo largo de estos treinta años, el interés hacia la música antigua y hacia su interpretación con instrumentos de época: además de Carles Magraner, es preciso mencionar los nombres de David Antich, Pau Ballester, Eduard Navarro, Juan Manuel Rubio, Ignasi Jordá y Jota Martínez.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email