X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de junio y se habla de rnb FGV metrovalencia Caso Alcàsser retail
GRUPO PLAZA

zarzuela en el martí i soler

"Dramón tremendo" en Les Arts: 'La Malquerida' vuelve a sonar tras 80 años de silencio

9/04/2019 - 

"El que quiera a la del Soto, tiene pena de vida. 
Por quererla quien la quiere le dicen la Malquerida"
(La Malquerida)

VALÈNCIA. Tras 80 años lejos de los escenarios, Manuel Penella resucita con su obra en el Palau de Les Arts a través de de zarzuela La Malquerida. Toda una particularidad en la programación del coliseo musical que se podrá ver tan sólo cuatro días (se representarán los días 11, 14 y 18 de abril, además de otra el 16 de abril, que está dedicada al programa didáctico de Les Arts) en la sala Martí i Soler, escenario del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo. 

Lejos de la sala de prensa, la obra ha sido presentada este lunes por el director artístico de Les Arts, Jesús Iglesias Noriega; el director musical de la obra, Santiago Serrate; el director de escena, Emilio López; la mezzosoprano Sandra Ferrández; el barítono César Méndez; el tenor Vicent Romero; el actor Nacho Fresneda; y la actriz Victoria Salvador.

Esta obra, que ha sido definida por el propio equipo artístico como una zarzula de "intensidad drámatica" ("un dramón tremendo", ha llegado ha decir Santiago Serrate), forma parte de las actividades de recuperación del repertorio lúdico valenciano. Ha sido coproducida con los Teatros del Canal de Madrid y ya ha sido representada en el Teatro Campoamor de Oviedo.

La Malquerida es un drama rural, que en su segunda vida se ha convertido casi en una telenovela mexicana. Una historia de desamor (nunca de amor) en la que el concepto triángulo amoroso se queda corto: infidelidad, asesinatos, confesiones, sospechas... Basado y contribuído por el propio Jacinto Bevante (autor del teatro original) Penella, "manteniendo la formalidad de la zarzuela", insertó algunos números cómicos para "dar un poco de aire a las partes tan intensas que tiene la obra", ha detallado López.

El director de escena, Emilio López, ha aprovechado esta resurrección para cambiar pilares como la ambientación, que se sitúa en México. Penella se exilió a este país de América Central durante la Guerra Civil española y el libreto que se interpretará en Les Arts está basado tanto en la obra original del compositor valenciano como eln el film que realizó en 1949 Emilio 'Indio' Martínez, en el que el propio Benavente colaboró en su guión y "dio el visto bueno" a que se ambientara allí.

López ha resaltado que, al contrario que en otras zarzuelas en las que el texto hace de nexo entre una parte musical y otra, "la trama de La Malquerida está en el texto", lo que provoca que los cantantes tengan "una responsabilidad bastante grande, porque la colocación de la voz a la hora de recitar no es la misma que a la hora de cantar". "Hay unas partes de texto muy dramáticas que los cantantes han tenido que saber conjugar de una manera bastante importante, para luego ponerse a cantar con algo más dramático aún", ha destacado el director de escena. Por eso la presencia de un cuerpo actoral que no canta, formado por Nacho Fresneda y Victoria Salvador, resulta imprescindible.

Un "dramón tremendo" con su comedia

Por su parte, Santiago Serrate ha querido poner el acento en que la influencia wagneriana de la obra se puede observar con la copla, que es "muy recurrente". Pero también ha afirmado que hay "muchos momentos temática y armónicamente que van muy avanzados a su época". Además, ha señalado que hay leitmotivs armónicos que se repiten, y de esa manera el espectador se orientará muy bien durante la obra. De hecho, ha lanzado el reto de identificar el acorde de Tristán.

Foto: JAIME VILLANUEVA

Ante tal "dramón tremendo", tocaba "relajar el ambiente" con dos incursiones de cantantes cómicos, que dan un aspecto "más campesino y de pueblo", con pasos dobles y coplas, que aportan contraste a la pieza. Serrate también ha explicado que en el texto hablado y en las partes cantadas se diferencia "muy bien" la clase social y los distintos estatus. "Está muy bien reflejado por parte de Emilio López y de los actores, que han buscado esta forma costumbrista, la diferencia de clases, con la manera de hablar con dejes castellano-manchegos", ha resaltado.

En este sentido, el barítono César Méndez (natural de Puerto Rico) ha destacado la "diversidad de acentos" que tendrá cantar una obra en español, en vez de en italiano, francés, alemán o ruso. La "riqueza añadida" al diálogo" la aportará cada uno, poniendo un poco de sí para hacer un acento neutro, pero desde la libertad de no tener que sentirse lejos de su forma original de hablar.

Curro Gallardo y Hermano Lobo, dos piezas encontradas

Por otro lado, Emilio López ha sido preguntado por la investigación durante las labores de recuperación del repertorio de Penella, donde se descubreron dos que hasta ahora no representadas, estas son Curro Gallardo y Hermano Lobo. El director de escena ha detallado que han insertado dos romanzas de Curro Gallardo en este montaje, porque "había elementos que faltaban, como que dos de los protagonistas no tuvieran su propia romanza en la obra". 

También, de esta manera, se rinde homenaje al exilio de Panelles, que murió en México, y del que La Malquerida no ha sido nunca una de sus obras más reconocidas. Este nuevo montaje dista mucho del original, pero lejos de transformarlo en algo irreconocible, este trabajo de recuperación ha funcionado bajo la idea de una obra, que a pesar de 80 de silencio, ha seguido -de alguna manera- viva.

La zarzuela se queda en Les Arts

Aunque la prensa estaba convocada en la Martí i Soler en vez de en la sala de prensa, el director artístico de Les Arts no ha podido esquivar algunas preguntas más allá de la producción. A la pregunta más fácil, Jesús Iglesias Noriega ha señalado que la zarzuela "ha formado y va a formar parte" del repertorio habitual del teatro y ha asegurado que en las dos próximas temporadas habrá un título de zarzuela grande en la sala principal. "El compromiso con la zarzuela desde esta dirección es total", ha reiterado. También ha indicado que su idea pasa por tener una zarzuela de género grande en la sala principal y una de género chico en el Teatre Martín i Soler cada temporada.

Para saber si eso se hará efectivo la próxima temporada, habrá que esperar "a finales de mayo o principios de junio", cuando "confía" poder presentar la programación del curso 2019/2020, el primero bajo su mandato. Ha querido resaltar -en las preguntas más comprometidas- que cuando llegó en enero a Les Arts "no había nada programado".

Por otra parte, el director artístico ha reiterado su negativa a subir el proyecto con el que fue elegido para su puesto, alegando que "ha dado entrevistas" hasta a ocho medios y "ha hecho una rueda de prensa". "Las líneas generales ya se irán viendo en las programaciones de las temporadas, porque para bien y para mal, muchas veces las previsiones de los programas no acaban de materializarse tal y como se conciben", ha añadido. 

Noticias relacionadas

crítica de ópera

No es Lucia di Lammermoor una luchadora, sino una víctima

Por  - 

Posiblemente sea difícil, para los intérpretes, hurtarse a la tremenda seducción que tiene, en Lucia di Lammermoor, la escena de la locura. Es éste un momento cenital en la historia de la ópera, donde el virtuosismo del canto está, nota por nota, al servicio de la expresión más desgarrada. Expresión, además, que debe traducir no sólo amor desdichado y opresión insufrible. Traduce, por encima de todo ello, la pérdida de la razón. Y una pérdida sin retorno.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email