Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

ESPECTÁCULO SOLIDARIO

Eros Recio, primer bailarín con Síndrome de Down, protagoniza ‘El hijo de Tchaikovsky’

Los beneficios de el evento, celebrado en el Palau de la Música, irán destinados a la organización ASPADIS, que trabaja con niños y jóvenes discapacitados psíquicos profundos

16/12/2015 - 

VALENCIA. El próximo 26 de diciembre, el Palau de la Música albergará el espectáculo de danza El hijo de Tchaikovsky, un homenaje a la vida y la obra del compositor ruso que reúne algunos de los pasajes más célebres sus conocidos ballets El Cascanueces, El lago de los cisnes y La bella durmiente. La cita, que tendrá lugar a las 19 horas en la Sala Iturbi, presenta algunas singularidades que la convierten en un evento destacable.

En primer lugar, el espectáculo estará protagonizado por el valenciano Eros Recio, primer bailarín profesional con Síndrome de Down. Y, además, se trata de un evento solidario cuyos beneficios irán destinados a la Asociación de Padres de Discapacitados Psíquicos Profundos (ASPADIS), una organización sin ánimo de lucro que se dedica a la asistencia y rehabilitación de niños y jóvenes con este tipo de problemas. La entidad fue fundada en 1980 por el sacerdote Vicente Aparicio y en la actualidad cuenta con dos centros en Alberic y un tercero en Polinyà de Xúquer

Con tan solo 21 años, Eros Recio cuenta con una extensa trayectoria como bailarín que le ha llevado a actuar en ciudades como Madrid o Nueva York e incluso a formar parte del elenco del programa Mira quién baila de TVE. En la actualidad continua con su formación en el Conservatorio Profesional de Danza de Valencia, sin ningún tipo de atención especial. “Le dedica mucho tiempo y los profesores siempre lo ponen como un ejemplo de esfuerzo” afirma orgulloso su padre, Carles Recio.

“Dicen que los niños discapacitados tienen un gran oído musical. Eros empezó a bailar de pequeño de manera muy intuitiva”, explica el padre, “le fuimos dejando y nos demostró todo lo que era capaz de hacer en todos los ámbitos de la vida. Como bailarín es único en el mundo por sus características genéticas, no existen otros referentes. Sus actuaciones sirven de estímulo para demostrar que sí se puede, que la discapacidad no es una barrera, sino un desafío”.

Fue Carles Recio quien propuso a ASPADIS la realización del espectáculo solidario. “Conocemos lo que están haciendo, cuando les das dinero sabes dónde va, basta con visitar sus centro”, explica el padre del bailarín. Asunción Galvis, psicóloga que trabaja en esta organización, se expresa en la misma línea: “Hemos sufrido recortes a nivel de subvenciones y tenemos deudas, pero no podemos dejar de dar un buen servicio a nuestros pacientes, que necesitan mucho cuidado”.

Galvis considera que el evento del Palau de la Música es una obra “doblemente benéfica: nos ayuda a nosotros y da a conocer a Eros Recio, que dadas su limitaciones no lo ha tenido tan fácil como otros bailarines”. La psicóloga celebra que el centro público dé cabida a este tipo de iniciativas, ya que en su opinión “es una manera de ayudarnos unos a otros y de darle también al público otras opciones. El hecho de que el protagonista tenga una discapacidad aporta una frescura a la que no estamos acostumbrados”.

El día 26 acompañarán a Eros Recio en el escenario más de 15 bailarines de la escuela de danza Home Dance Studio, que serán dirigidos por el coreógrafo Carlos Díaz, además de los miembros de la compañía Kojani Teatre, con Marcel Marck a la cabeza. La suma de todos estos elementos por una buena causa convertirá sin duda el evento en una cita especial.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email