GRUPO PLAZA

moda circular 'marca valència'

Existe otra forma de hacer moda y en Reflash lo saben

Paula Sahuquillo y Felipe Reynoso impulsan un proyecto que busca reutilizar prendas usadas y conectarse con la música

14/07/2021 - 

VALÈNCIA. Es probable que hayáis escuchado en los últimos meses algo sobre el término upcycling y, quizá, os hayáis retorcido ante la incursión de otro palabra anglo que promete una vida nueva. Pero tras esta concepto que puede provocar algún que otro arqueo de cejas ante aquellos hartos de oír hablar del nesting, coliving y otros términos acabados en -ing, está un modo de hacer que no está muy lejos de lo que antes era la norma. Si tiramos del diccionario de la RAE, quizá lo más cercano para hablar de esta acción sería la palabra reutilizar. Upcycling se refiere a un movimiento en el sector de la moda que trabaja por dar una nueva vida a las piezas que ya no usamos o que están en mal estado, una fórmula que no es extraña en el ámbito doméstico pero que todavía no tiene un sencillo encaje en el gigante de la industria de la moda. Y es que, a veces, lo que hay que hacer es pensar en pequeño. Esta es la filosofía del proyecto valenciano Reflash, impulsado por los creadores Paula Sahuquillo y Felipe Reynoso, una marca de ropa circular que, en lugar de crear nuevas piezas, aprovecha aquellas que ya están fabricadas para rediseñarlas y así reiniciar su ciclo de uso. 

La historia es curiosa porque ni Felipe ni Paula son diseñadores de moda en el sentido estricto de la palabra. El primero es diseñador e ilustrador multimedia; la segunda, periodista. "Felipe se compró una bordadora y empezamos a utilizar ropa que teníamos en el armario sin usar, a ponerle bordados, repararla, etc [...] Nuestra forma de acercarnos a la moda no ha venido por la moda en sí, sino por una cuestión de pensamiento relacionado con la sostenibilidad", explica Sahuquillo a Culturplaza. Cuestión de principios, el proyecto puso sus primeras piedras a finales de 2019, pocos meses antes de que muchas personas se reencontraran con sus máquinas de coser y se vieran forzados a mirar de otra manera a aquello que les rodeaba. Quizá por eso la iniciativa no solo es urgente sino, también, más relevante que nunca. Reflash se sostiene sobre dos pilares, por un lado una tienda al uso, aunque con series muy limitadas, pues se basan en ropa de segunda mano transformada; por otro, un servicio de transformación personalizado, a través del que dan una nueva vida a esas prendas que ya no quieres. 

El espaldarazo de Las Naves, que seleccionó el proyecto para participar en la aceleradora pública Col·lab, sirvió para desarrollar durante el pasado año el sistema definitivo con el que levantar la idea. El proceso es relativamente sencillo: los clientes seleccionan un ejemplo de prenda que le gustaría recibir y mandan una de su armario para que Reflash se la devuelva intervenida y convertida en el modelo previamente escogido. Aunque, eso sí, hay algunos condicionantes. Reutilizar es solo el principio de un sistema que busca llevar la sostenibilidad a cada parte del proceso, con lo que se usan materiales de bajo impacto, como puede ser la serigrafías de base acuosa, por lo que no todas las prendas sirven para pasar por su filtro. Esta filosofía pasa por el qué, el cómo y, por supuesto, el dónde. El proyecto nace para ser local y, aunque le venta de piezas realizadas previamente se realiza más allá de la ciudad de València, los procesos de transformación personalizado solo se hacen aquí. "Reflash nace de lo local. No tenía mucho sentido traer una prenda de Madrid y devolverla", explica Paula Sahuquillo.

Su nueva colección, junto al sello Vlex

Con todo, 2021 es el año de la consolidación para el proyecto de Reflash, una consolidación que pasa por la apertura de un nuevo taller, que esperan inaugurar el próximo mes de septiembre, y también por consolidar la firma aliándose con otros creadores. Y, claro, tratándose de Reflash, también las colaboraciones tienen un giro de tuerca. Para su última colección cápsula se han dado la mano con Vlex, un sello discográfico independiente nacido en València. "Durante estos meses nos hemos ido vinculando a lo musical de una manera natural. Muchos artistas nos han buscado para vestirse y demás, tenemos un gran vínculo con la danza y la música. La colaboración con Vlex nace de la conexión vinculada a unos objetivos éticos comunes. De ahí salió esta idea de hacer una propuesta diferente de merchandising", relata Sahuquillo. De esta forma, junto con el sello, que lleva a artistas emergentes como Klaus o Conelli, quieren repensar esa idea clásica de producto asociado a los artistas musicales poniendo la atención en los procesos. "Más que por una cuestión estética nos ha unido la forma de hacer las cosas".

"Como marcas nos acercamos por la misma visión ética a la hora de trabajar y producir pero también nos unió el gusto por las tendencias y las fantasía", relata por su parte Felipe Reynoso. De esta unión surge una colección cápsula cuya inspiración parte de la época medieval, la fantasía y la naturaleza, con una formas que remiten en algún caso a la corsetería sin abandonar su espíritu streetwear. Comodidad ante todo. Este juego de realidad y ficción se plasma en las prendas y, también, en el universo visual creado para presentar la nueva colección, para el que se han dado la mano de grandes -y jóvenes- talentos de València, como Eva Rausell, encargada de la fotografía editorial, en la que se ha basado en metáforas visuales relacionadas con los ciclos de la naturaleza, o Turian Boy, productor y parte del sello colectivo Vlex, encargado de dirigir un corto que nos sumerge en un universo en el que la moda, música o audiovisual no tienen una frontera definida. Ni falta que hace.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email