X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

imparte dos talleres en la upv

La artista Alitha Martínez recomienda a los estudiantes "dibujar hasta la muerte"

27/03/2019 - 

VALÈNCIA. (EP) La autora Alitha Martínez, ilustradora de Marvel y DC Comics, ha abogado por que cada vez haya más presencia femenina en este ámbito, algo que cuando ella empezó, hace más de dos décadas, "era "prácticamente imposible". "La idea es que cada vez haya más mujeres para que nuestras hijas no tengan que aprender de un mundo visto solo por los hombres", ha aseverado.

Así se ha expresado Martínez -la artista afrolatina que más tiempo ha permanecido en la industria del cómic- en un encuentro con medios de comunicación en València, donde imparte dos talleres a alumnos del Grado de Diseño y Tecnologías Creativas de la Facultad de Bellas Artes de la Universitat Politècnica de València (UPV).

La ilustradora ha rememorado cómo en sus inicios tuvo que formarse de una forma autodidacta y "aislada" en un sector masculinizado, trabajando casi "como un fantasma detrás de los hombres". Así, comenzó en la industria del cómic en la década de los 90, como asistente de Joe Quesada (Daredevil), y como ayudante de entintador en Aquaman. Obtuvo su primer encargo importante en la serie Iron Man, y siguió encadenando proyectos en las sagas X-men: Black Sun, Los 4 Fantásticos Marvel Age, y Black Panther, entre otros.

La dibujante ha defendido que "una sociedad se recuerda por su arte". "Si a través del arte hay más mujeres, habrá más voces cambiando estereotipos, mitos e ideas con poco fundamento. "Cuantas más mujeres, mayor representación y expresión habrá", ha incidido.

Consejo de estudiante

Cuando se le ha pedido que dé un consejo a los estudiantes interesados en esta disciplina, ha sido rotunda: "Hay que dibujar cada día, si uno está enfermo, si uno está bien, si uno está en el lecho de muerte... por afición y por disciplina". Por esta razón, ella misma duerme muy poco -unas cuatro horas, ha dicho- y lleva consigo los dibujos del proyecto que ahora está desarrollando, Moon Girl, para seguir trabajando en el hotel.

Martínez se ha mostrado muy contenta con su viaje a España, un país que deseaba conocer para buscar algunas de sus "raíces", ya que es hija de inmigrantes de Honduras y Curazao. En este punto, ha comentado que, además de dibujar en el estudio, le encanta salir y conocer gente.

La ilustradora obtuvo su primer encargo importante en la serie Iron Man, y siguió encadenando proyectos en las sagas X-men: Black Sun, Los 4 Fantásticos Marvel Age, y Black Panther, entre otros. Además de su trabajo como creadora de Yume y Ever, Martínez ha ilustrado varias novelas gráficas para lectores más jóvenes y adolescentes: Kung Fu Masters, escrito por Evonne Tsang; The Quest for Dragon Mountain, de Robin Mayhall; y My Boyfriend is a Monster 3: My Boyfriend Bites, escrito por Dan Jolley.

Durante su estancia en la UPV, imparte dos talleres con alumnos del Grado de Diseño y Tecnologías Creativas, una titulación que arrancó hace dos años en la UPV con el objetivo de formar a especialistas en diseño gráfico, ilustración, animación 2D y 3D, infografía y diseño de sitios web.

Por otra parte, esta tarde en el Aula de Còmic de la Universitat de València ha programado un encuentro con la autora para conversar sobre su obra y trayectoria, en el contexto del cómic mainstream americano y la influencia de su condición de autora latino-afroamericana, así como de sus proyectos más personales. La charla, moderada por el profesor Álvaro Pons, está organizada por la Cátedra de Estudios del Cómic Fundación SM-UV, con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos en España.

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

Escobar antes de Zipi y Zape: sus chistes durante la Guerra Civil

Por  - 

Dibujante prolífico y versátil en los años 30, Escobar trabajó en publicaciones burguesas como en otras con contenidos eróticos y sexuales. Durante la Guerra Civil, formó parte de la plantilla de L'Esquella de la Torratxa, uno de los semanarios satíricos con mayor difusión. En sus páginas, puso sus lápices al servicio de la causa antifascista, pero también se vio envuelto en el conflicto que se desencadenó en Cataluña entre anarquistas y comunistas y la rivalidad que hubo entre el gobierno de la República y la Generalitat

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email