GRUPO PLAZA

LEJANO OESTE

La muerte de Bin Laden inspira un western teatral

Asociación Señor Serrano hace compartir escenario al líder de Al Qaeda con Take That, el Séptimo de Caballería y el Capitan Ahab

17/02/2016 - 

VALENCIA. ¿Es posible plantear un western en el teatro? La respuesta es sí, ha sido premiada con el León de Plata en la última Bienal de Venecia y visita el Teatre el Musical de Valencia este próximo fin de semana. La Asociación Señor Serrano ha recurrido a la épica del Lejano Oeste para plasmar el bucle sociopolítico en el que vive EE.UU., y por extensión, el mundo. En el montaje A House in Asia conviven performance, vídeo, maquetas y una coreografía country que en conjunto y en directo relatan el asalto a la casa de Osama bin Laden. Y más casas. Y más cosas. 

“El punto de partida fue descubrir que en Carolina del Norte se había construido una réplica del complejo en Pakistán en el que mataron al terrorista más buscado. Estamos acostumbrados a que reproduzcan en Las Vegas las pirámides de Egipto o la torre Eiffel, pero no tanto una casa de ladrillo de tres plantas rodeada por un muro y una casa aldeana anexa para invitados”, detalla el fundador de la compañía, Álex Serrano.

El equipo de la directora Kathryn Bigelow también reconstruyó fielmente en Jordania el escondite del líder de Al Qaeda para el thriller La noche más oscura, una película cuajada de testosterona que en 2012 supuso el primer Oscar a la dirección a una mujer. La muerte del cerebro del ataque a las Torres Gemelas se filmó un año después de su asesinato real, sucedido el 1 de mayo de 2011. Y la recreación fílmica se promocionó entre los espectadores con el gancho que sigue: “Sé testigo de la mayor cacería humana de la historia”.

Aquel ataque de la CIA fue bautizado Operación Neptune Spear. El nombre en clave que la Agencia Central de Inteligencia dio a la muerte de Bin Laden era Gerónimo, el jefe de los Apaches Chiricahuas, para cuya captura, el Ejército estadounidenses envió en 1886 a la tercera parte de sus huestes, 5.000 soldados.

Y sobre todos estos reflejos y reconstrucciones reflexiona A House in Asia

Llamar Gerónimo a Osama es un error de mal gusto y también una manera de entender el mundo, en la que los marines son los vaqueros y los otros, unos indígenas, supuestamente salvajes, a los que hay que colonizar. A partir de esta idea de no llamar a las cosas por su nombre, de construir réplicas, copias y más copias, decidimos explicar la historia a través del western, un género muy bien conocido, donde hay unos buenos y unos malos”, afirma Serrano.

Por la gracia de Dios y de Alá

EE.UU. ancla sus orígenes en la llamada Doctrina del destino manifiesto, una filosofía que justifica la expansión de los colonos desde las costas del Atlántico hasta el Pacífico. El periodista John L. O'Sullivan fue el primero que empleó esta expresión en 1845, en la revista neoyorquina Democratic Review. "El cumplimiento de nuestro destino manifiesto es extendernos por todo el continente que nos ha sido asignado por la Providencia, para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno. Es un derecho como el que tiene un árbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus capacidades y el crecimiento que tiene como destino..."

En principio, la doctrina se oponía al uso de la violencia, pero con el tiempo y la querencia imperialista de la nación, la misión providencial adquirió tintes bélicos. Y de aquellos polvos han venido estos lodos en los que nos hayamos enfangados. La supuesta virtud de los ciudadanos de EE.UU. y la creencia de que Dios mismo les ha encomendado la conquista de tierras para iluminarlas con la instauración de la democracia se han resuelto con la conversión de EE.UU en el Gran Hermano de la civilización occidental.

El western es una historia de la épica, de la voluntad individual, de la superación y de la conquista, y además está representado como la batalla contra el mal, que es la hostilidad del territorio o de los indios, el enemigo. En los últimos 20 años se ha dado un poco la vuelta y se ha convertido en un género pretendidamente anti épico, pero nosotros hemos querido hacer un western del Séptimo de Caballería y subrayar la ética. En el fondo no sabemos quién es el héroe y quién es el villano. Unos son buenos porque pertenecen al pueblo al que Dios ayuda y los otros son malos por lo contrario”, se explaya Serrano.

Y es que el pueblo norteamericano no es el único que se arroga este encargo divino. A finales de enero, Asociación Señor Serrano representó A House in Asia en Teherán. En Irán hay un gabinete censor que revisa cada montaje. A la compañía catalana les solicitaron pequeñas modificaciones, como cambiar una cerveza por un refresco y eliminar algunos insultos, pero la última frase de la obra causó revuelo. 

“Hay un pequeño discurso donde el presidente Obama, encarnado por el capitán Ahab de Moby Dick, justifica las acciones militares de EE.UU. en su condición de nación encarnada por la justicia, por la verdad y apoyada por Dios. La censura iraní reaccionó y dijo que ese Dios no era válido, porque es Irán el país al que Dios apoya, ampara y encarna. Es una locura porque todos en el fondo juegan el mismo papel pero con distinto nombre”, denuncia Serrano, que además de cocrear la obra, es uno de sus tres intérpretes.

Viviendo en la era pop

La presencia en escena de Gregory Peck en la piel del capitán del ballenero Pequod no es el único guiño cultural a los espectadores de la obra. Groucho Marx, la película Blade Runner (Ridley Scott, 1982), el Séptimo de Caballería y Take That se entretejen en el montaje. La razón de la inclusión de la boy band de la que formó parte Robbie Williams reside en la autoría de No Easy Day: The Firsthand Account of the Mission that Killed Osama bin Laden. El libro recoge de primera mano la experiencia del soldado de la fuerza de operaciones especiales de la Armada de los Estados Unidos que abatió a bin Laden, Matt Bissonnette, que firma con el seudónimo Mark Owen, nombre de unos de los integrantes de Take That.

“De ahí que nos tomásemos la licencia de un playback de la canción Back for Good durante la obra. En House of Asia todo está continuamente mezclado. No sabes si te están hablando de Mark Owen, de un cowboy, de un marine o del propio actor. Jugamos a la confusión. Empleamos un juego de capas y superposiciones que no dejan ver la realidad”. Como la vida contemporánea misma. 

En coherencia con nuestra sociedad multipantalla, la compañía de Barcelona realiza una mezcla desacomplejada de recursos y referencias sobre el escenario. Como nos explica su fundador, sus bases proceden más del audiovisual, de la publicidad y el multimedia, que de la literatura dramática. Serrano lee poco teatro, e invierte más tiempo en ensayos, novelas, películas y series. Navega más que asiste a obras.

“En el sector del teatro aún estamos intentando lidiar con el realismo, cuando es una batalla que ya está perdida. El cine lo va a hacer mucho mejor, porque disponen de los medios y del lenguaje. Me suena extraño que desde las artes escénicas nos esforcemos en hacer una imitación costumbrista de la realidad, así que hago apología de todo lo contrario. Tenemos toda la libertad para experimentar, mezclar e ir a un lenguaje híbrido y rico”. La Asociación Señor Serrano se ha especializado en propuestas contemporáneas, pálpito de unos tiempos que más que correr, vuelan. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email