GRUPO PLAZA

teatre el musical

La Teta Calva dibuja una historia de superación con 'Hi ha una sirena al meu saló'

29/11/2021 - 

VALÈNCIA (EP). La compañía La Teta Calva representará -el próximo 5 de diciembre a las 17.00 horas, en el Teatro El Musical (TEM) de València- Hi ha una sirena al meu saló, una "maravillosa historia de superación y amor paternofilial que aborda la discapacidad desde la fortaleza y el ansia de aventura".

A partir de la experiencia real de una niña llamada Valentina, la agrupación comenzó a dar forma al espectáculo, escrito y dirigido por María Cárdenas y Xavo Giménez, e interpretado sobre el escenario por el propio Giménez y Cotu Peral (junto a un grupo de objetos aparentemente inservibles y defectuosos).

La obra cuenta la historia de amor incondicional entre Marina, una niña con una enfermedad que le impide caminar, y su padre, que siempre ha estado pendiente de ella y de su adaptación a las distintas circunstancias. Hasta que, un día, Marina entra en una piscina y, de repente, siente el temor y el estímulo de sentirse libre y fuerte, más allá de la figura protectora de su padre. Se siente una sirena, igual que la pequeña que inspiró su historia.

"Desde que comenzó a nadar, Valentina descubrió un vínculo especial con estos seres medio humanos, medio peces", cuentan los creadores del espectáculo. "Marina y Valentina tienen la fuerza de un cachalote y la sensibilidad de un hada. Por ella, y por todos los niños con alguna discapacidad que les impide hacer ciertas cosas, pero no otras, hemos hecho esta pieza", añaden.

"Hi ha una sirena al meu saló no intenta hacer pedagogía del débil utilizando mecanismos para sensibilizar y tocar la fibra de aquellos a quienes tratamos como diferentes, es decir, a todas aquellas personas que tienen una discapacidad", explican María Cárdenas y Xavo Giménez, para quienes dar normalidad a lo diferente era algo primordial, especialmente a la hora de dirigirse al público infantil.

"La moralidad -prosiguen- remarca el error o las carencias, acusa sin pretenderlo e intenta alguna cosa que ya damos por hecho que está mal o tiene que corregirse. Pero estamos hablando a los niños, seres con un bagaje de prejuicios muchísimo menor que el del universo adulto. Muchos sufrirán esa diferencia, claro, por ser discapacitados, por ser menos inteligentes, más gordos o demasiado flacos. No poder caminar, pero tener la valentía de afrontar el mundo como una niña más, no da cabida a la compasión. Porque el acento lo pondremos en la valentía de una niña, no en la valentía de una niña discapacitada".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email