X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

series vintage

Las guionistas protagonizan los estrenos navideños de la BBC

La BBC estrena cada Navidad eventos especiales de gran producción. Dos de los títulos de este fin de año, están firmados por dos de las guionistas británicas de mayor prestigio: Sally Wainwright (Happy Valley) y Sarah Phelps (EastEnders)

7/01/2017 - 

VALENCIA. Como cada año comenzamos el 2017 con intenciones renovadas. La BBC no es menos y se suma a la costumbre. Acaba de darle la vuelta al calendario con un nuevo propósito de enmienda: dotar de mayor presencia a las mujeres guionistas. Así lo demuestran con dos de los estrenos navideños: la tvmovie To Walk Invisible y la miniserie The Witnesss for the Prosecutionescritas por sus dos guionistas femeninas más exitosas.

Les pongo en precedentes. La ausencia de guionistas mujeres en Doctor Who desde 2008 al 2013 (que después se alargó hasta el 2015) fue motivo de protesta a través de una columna en el diario The Guardian aquel año. Según respondían los ejecutivos de la mítica serie como defensa, la selección del equipo de guión se basaba en “quién puede escribir buenas historias, sin importar el género”. Sin embargo algunos miembros del equipo, como Paul Cornell, admitían que el asunto se debía “a una mera tradición”. “Históricamente la escritura televisiva se ha considerado una actividad masculina y el estereotipo se ha ido heredando”, confirmaba.

Antes de reseñarles las dos fantásticas producciones de esta semana escritas por mujeres, la circunstancia invita a la reflexión. Hay quienes sugieren que la forma de compensar la desigualdad de género en las salas de los guionistas se resolvería “si se toma la decisión consciente de contratar mujeres guionistas”.

Otras voces consideran que no se trata únicamente de completar una cuota sino de aportar en los equipos una variedad de miradas, entre ellas la femenina. Con esa fórmula es como recuerdo ver montar su equipo, por ejemplo, al argumentista valenciano Rodolf Sirera, cuando coincidí con él, en mi caso desde producción, en la serie El Súper para Telecinco. Su grupo de trabajo estaba formado por escritores de ambos géneros con los que así ampliar la paleta de colores. Porque el desajuste, salvo excepciones como los mencionados, no ocurre sólo en la BBC, sino también por estos lares.

Acertada o no la estrategia, la intención es lo que vale. En el caso de la BBC, cumplida con creces gracias a sendos estrenos:

To Walk Invisible: biopic sobre las hermanas Brontë

"Debemos caminar invisibles". Con esa determinación ante los obstáculos y la falta de oportunidades comenzaron la trayectoria literaria las hermanas BrontëCharlotte (Finn Atkins), Emily (Chloe Pirrie) y Anne (Charlie Murphy)autoras de clásicos de la literatura inglesa de mediados del siglo XIX como Jane Eyre (de Charlotte), Cumbres Borrascosas (de Emily) o La inquilina de Wildfell Hall (de Anne).

La BBC revisiona el momento crucial de sus biografías, el de su lanzamiento como escritoras, en un biopic escrito y dirigido Sally Wainwright, guionista de la multipremiada Happy Valley y Last Tango in Halifax. Al igual que The Witness for the Prosecution, en España todavía no tenemos noticias sobre su ventana de estreno, aunque no nos cabe duda de que llegarán, al haber tenido ambas una excelente acogida.

La tvmovie sobre estas conocidas hermanas de la historia de la literatura inglesa relata su esfuerzo por lograr que se publicasen sus novelas en un tiempo en el que se mantenía a las mujeres apartadas de cualquier tarea intelectual. En segundo lugar narra de forma desgarradora los estragos del alcohol en el seno de una familia como fue la suya. Las consecuencias de la bebida en su hermano sirve de detonante para empujarlas a tratar de conseguir dinero con sus textos, con el objetivo de ayudar a su padre (Johnathan Pryce), ahogado por las deudas y mal comportamiento de su hijo alcohólico. Aquellas vivencias hicieron mella además en su obra literaria. Los hechos sirvieron de inspiración para la novela de Anne La inquilina de Wildfell Hall. Una tvmovie conmovedora y oscura al mismo tiempo, con una dirección de fotografía cautivadora al emular el estilo y tonalidad de los pintores paisajistas ingleses.

The Witness for the Prosecution: basado en Christie

¿Quién no se acuerda de Testigo de Cargo de Billy Wilder, con Charles Laughton, Marlene Dietrich y Tyrone Power? El film, con aquellas interpretaciones míticas, sorprendía a los espectadores en su tercer acto con una resolución totalmente inesperada.

La adaptación televisiva de dos episodios, basada también en el relato de Agatha Christie, se aleja de la película al ofrecernos mucho más recorrido previo y posterior al emblemático juicio que conocemos por la película, además de algún que otro cambio que evitamos comentar para su disfrute.

A través de la investigación por el asesinato de la señora French (Kim Cattrall), a manos, supuestamente, del joven Leonard Vole (Billy Howle), y gracias a la labor del abogado criminalista John Mayhew (Toby Jones), el espectador hila el rompecabezas. La mítica interpretación de la Dietrich en el papel de Romain Heilger, novia del sospechoso, en la serie corre a cargo de Andrea Riseborough en un trabajo altamente impactante.

Dirigida por Julian Jarrold, alabado por su reciente trabajo en The Crown, moderniza el film con una dirección sombría y desasosegante. La ambientación y fotografía realzan la frustración de sus personajes, fuertemente marcados en esta versión por la primera guerra mundial.

Uno de los aciertos de la guionista Sarah Phelps es precisamente dotarles a todos de un fuerte trauma consecuencia de aquel conflicto bélico. De esta manera la miniserie no se queda únicamente en el whodunit, sino que aporta un nuevo conflicto interno a cada personaje, unido al intento por sanar sus heridas.

 Toby Jones como el Charles Laughton es el personaje que más se distancia de la película, ya que su rol es más el de un investigador detrás del estrado que el de un criminalista con peluca que interroga durante el juicio. Su trabajo en las escenas es más íntima, psicológicamente muchísimo más compleja, y digna, sin duda, de un futuro BAFTA.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email