Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 18 de enero y se habla de SÍNDROME DE DOWN coronavirus Importaco fernando simón
GRUPO PLAZA

proyecto 'relecturas'

Los museos de València se ponen las gafas violeta

1/12/2020 - 

VALÈNCIA. “¿Tienen las mujeres que estar desnudas para entrar en el Met. Museum? Menos del 5% de los artistas en las secciones de Arte Moderno son mujeres, pero un 85% de los desnudos son femeninos”. Este fue el contundente mensaje con el que el el colectivo Guerrilla Girls sacó los colores a las industrias culturales en 1989. La cuestión sigue sobre la mesa más de tres décadas después. Hace apenas unos meses nos preguntábamos en Culturplaza sobre la falta de mujeres creadoras en homenajes y retrospectivas, con los años de Berlanga, Ovidi o Bigas Luna, entre otros, y una excepción: la celebración por parte de la Acadèmia Valenciana de la Llengua del Any Carmelina Sánchez-Cutillas. El propio Museo del Prado intentaba este año entonar el ‘mea culpa’ y empezar a poner remedio a su olvido sistemático de mujeres en sus salas con la exposición Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideología y artes plásticas en España (1833-1931), que profundiza en el papel de la mujer en el arte español en el siglo XIX y primeros años del XX, un proyecto que ha suscitado críticas por parte de colectivos como la Red de Investigación en Arte y Feminismos o Mujeres en las Artes Visuales, que la han tildado de “oportunidad perdida”. 

“Un museo no es una entidad blanca, el museo es considerado un espacio que custodia la sabiduría, así que los discursos que plantean en sus exposiciones, cómo las piezas estén ordenadas, es algo muy importante. El museo, como espacio de reflexión, debe afrontar los grandes problemas de nuestra sociedad”. Estas palabras las firma la profesora de la Universitat de València y directora del Servei de Cultura Universitària, Ester Alba, quien junto a Liliane Cuesta, conservadora del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias 'González Martí' y responsable del Área de Difusión, coordina el proyecto 'Relecturas. Itinerarios museales en clave de género’. Coordinado por la Universitat de València, el proyecto busca ofrecer miradas diversas a las colecciones de los museos participantes, con la intención de generar nuevos discursos que permitan al visitante reflexionar sobre el papel de la mujer, los mitos patriarcales o la desigualdad social entre hombres y mujeres. 

Panel de cocina. Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias ‘González Martí'

El objetivo de esta red de museos es, a largo plazo, generar una suerte de exposición virtual -que no museo digital- a través del que se puedan visitar los distintos itinerarios en clave de género, un paraguas que facilite el acceso a estos contenidos. Aunque este es solo uno de los muchos pilares de una acción que lleva tres años en marcha y que ahora suma una quincena de museos de València y su área metropolitana, centros tan distintos como el Museu de Belles Arts de València, el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) o el Museu Municipal de Ceràmica de Paterna, cada uno con unas características y colección propia, aunque en todos cabe trabajar sobre estos aspectos. “El problema que nos encontramos es que en muchos museos no hay obras de mujeres artistas colgadas en las salas de la colección permanente, no tienen esa visibilidad, aunque sí estén en la colección presentes. Por ejemplo, en el caso de Belles Arts, porque muchas fueron académicas. El interés del grupo de Relectura es ir rescatando poco a poco los nombres de las mujeres artistas que están en los almacenes, que su obra esté presente. Es una labor de conciencia, entender colecciones desde otra dimensión. Quizá se puede empezar con una exposición”, explica Alba en conversación con Culturplaza. 

En este sentido, destaca la importancia de una red que no solo pone el foco en el trabajo dentro de cada centro, sino que sirve para compartir experiencias. Casos, por ejemplo, como el IVAM que ha generado proyectos expositivos específicos -como A contratiempo. Medio siglo de artistas valencianas (1929-1980)- o una línea de compra de obra de mujeres o el Museo Nacional de Cerámica que forma parte de la red Museos en Femenino 2.0, con otros un tanto más rezagados. “Había museos que ya trabajaban en esta línea de una manera consciente, comprometida. Lo bueno ha sido que, al poner todas las experiencias en conjunto, se ha visto cómo se pueden canalizar mejor las propuestas. Algunos museos habían empezado a trabajar pero de una manera más reciente, no tenían esta línea tan consolidada. Al estar unidos hay un incremento de conciencia”.

Cartel de Guerra. Museu d'Història de València.

Una de las partes más avanzadas es la creación de itinerario o recorridos en clave de género elaborados por cada una de las instituciones museísticas participantes, seleccionando las piezas y espacios de su colección que muestran un interés significativo en relación con las representaciones de género. Entre las obras seleccionadas, por ejemplo, por el IVAM se encuentra un cartel de Valentina Kulagina que manifiesta el papel fundamental que las mujeres tuvieron en la vanguardia soviética y en la fusión del arte con la vida promulgada por dicha vanguardia o La Maternité, un dibujo preparatorio de Julio González para su conocida Montserrat (1936-37) en el que representa al prototipo de campesina catalana. En el caso del Museu de Belles Arts de València, por ejemplo, el recorrido no suma a autoras, sino que se centra en piezas de carácter representativo como el retrato de la heroína bíblica Judith y Holofernes, de Bartholomeus Spranger, o el San Sebastián atendido por santa Irene, de José de Ribera, asumido por el colectivo LGTBIQ+ como icono; mientras que el Museu d’Història incluye piezas de ámbito festivo como el vestido de la Moma o un cartel de la Fira de València de 1934 firmado por Fernando Cabedos. 

Estos primeros pasos son una activación del proceso, aunque en ningún caso un final de trayecto. Y es que, a pesar de todo, las mujeres creadoras siguen estando infrarrepresentadas en las colecciones de los museos y en muchas ocasiones la representación viene exclusivamente de la visión del artista hombre. Las propias impulsoras del proyecto hablan de un ‘work in progress’, una red de museos pensada que funciona de manera horizontal y que sueña con ser replicada en Alicante o Castellón, generando itinerarios que tienen en cuenta las piezas y, también, los proyectos pedagógicos de cada centro, una parte clave de ‘Relecturas’.

Los museos o espacios expositivos participantes de 'Relecturas. Itinerarios museales en clave de género’ son: La Col·lecció Museogràfica Permanent Etnogràfica De La Casa Gran, el IVAM, el Museu Valencià d'Etnologia, MUSEARI, Museos y Colecciones de la Universitat de València, Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias 'González Martí', Museo Visigodo de Pla de Nadal, Museu de Belles Arts de València, Museu de Ceràmica de Manises, Museu Comarcal de l'Horta Sud Josep Ferrís March, Museu d'Història de València, Museu Municipal de Ceràmica de Paterna, Museu del Palmito de Aldaia, Museu de Prehistòria de València y Museu de la Rajoleria de Paiporta.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email