Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

el presidente se enfrenta a disensiones en su partido

Primavera caliente en el PSPV: los quebraderos de cabeza de Ximo Puig

Los problemas para el líder no solo emanan del Consell, sino que algunos de los más incómodos salen de su propio partido

5/03/2016 - 

VALENCIA. El líder de los socialistas valencianos y presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se enfrenta a una primavera complicada. Ostentar la jefatura del Consell, pese a que el partido llevara sin dominarla desde hace 20 años, no es suficiente margen a juicio de diferentes sectores del PSPV para proporcionar un mandato de tranquilidad para el líder. Los conflictos internos, aunque en su mayoría dormidos, están ahí y prometen florecer en cuanto termine el invierno. Sin duda, el congreso que se celebrará antes de verano será un momento clave y un termómetro que reflejará la salud de la formación socialista.

Echávarri, ¿un verso suelto?

El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, es de los que tiene clara la necesidad de construir un discurso propio. No le importa aliarse con su homólogo de Valencia, Joan Ribó, de Compromís, o incluso con el presidente de la Diputación de Alicante, el popular César Sánchez. Pese a que fue apoyado por el 'lermismo' próximo a Ximo Puig en su ascenso al poder y las visitas del líder a Alicante han sido constantes en los últimos años, fuentes socialistas apuntan a que Echávarri es cada vez más un "verso suelto" dentro de la órbita de Puig. Además, el alcalde de Alicante goza del respaldo incondicional de Pedro Sánchez, con quien el jefe del Consell no mantiene buena sintonía. Dará que hablar.

Jorge Rodríguez toma el mando

El alcalde de Ontinyent y presidente de la Diputación de Valencia ha acogido sin pestañear buena parte de las iniciativas de Puig referentes al tutelaje de las corporaciones provinciales. Ahora bien, Rodríguez, considerado una de las grandes promesas del PSPV, ya ha enseñado las uñas en algunas cuestiones. Para empezar, sus movimientos internos respecto al nombramiento frustrado de Alberto Hernández Campa, economista y marido de al consellera Carmen Montón, como gerente de Egevasa. Posteriormente, el cese de José Ramón Tiller -próximo al entorno de Puig- como gerente de Imelsa y la designación en el puesto del exdiputado Víctor Sahuquillo, persona de confianza de Rodríguez. Todo ello, unido a la marcha del hasta ahora jefe de Gabinete de la Diputación, José Manuel Orengo, muy cercano a Puig, y que se ha visto salpicado por la investigación sobre Imelsa. Rodríguez, con sus últimos movimientos, ha evidenciado que no va a ser un convidado de piedra en la legislatura y ha conseguido, al menos, diseñar un núcleo duro en la cúpula de la corporación provincial.

Los alcaldes jóvenes y el futuro congreso

Al margen de Rodríguez, hay otros referentes locales que aspiran a que haya un cambio de rumbo en la dirección del PSPV en el próximo congreso. Nadie discute el liderazgo de Puig, pero sí consideran que el partido necesita golpe de timón y que los jóvenes alcaldes deben tener mayor visibilidad e influencia en la cúpula del partido.

Sin duda, en el cónclave se producirán movimientos para que esas figuras obtengan algún tipo de visibilidad dentro de la dirección que, de alguna manera, les permita posicionarse de cara al futuro.

Los críticos y la vicesecretaría de Organización que lidera Alfred Boix

Si los alcaldes jóvenes apuntan a algunos cambios para relanzar el partido, sectores críticos de anteriores etapas ya empiezan a señalar al vicesecretario de Organización, Alfred Boix, como víctima propiciatoria en el congreso que debe celebrarse cuando se aclare la situación en España (probablemente antes de verano de este año). La labor del dirigente de Gandia está siendo ampliamente criticada -algo inherente al cargo de Organización- desde los sectores más alejados de Puig, por lo que este puede convertirse en uno de los asuntos de debate en el futuro cónclave. 

Los problemas de movilización

Precisamente una de las críticas que se realizan desde la oposición interna es la desafección entre militancia y dirección. No obstante, en este sentido Blanquerías logró un gran resultado de participación (81%) en la consulta militancia sobre el pacto alcanzado por Pedro Sánchez con Ciudadanos. Un hecho que no ha calado entre los sectores críticos, que aducen al propio respaldo que posee Sánchez a la hora de justificar esa movilización. Mientras, las bases socialistas miran de reojo la progresión de Compromís y crece el murmullo sobre la conveniencia de, en alguna ocasión, realizar un demostración de fuerza o poner coto al poderío de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra.

El pacto PSOE-C's: el frente proSánchez contra los 'susanistas'

Por otro lado, los socialistas valencianos presentan una imagen de mosaico con la situación que acontece en España. Esta misma semana, diputados del PSPV en el Congreso esbozaban duras críticas contra Compromís (socios de gobierno en el Consell) por no respaldar el pacto con Ciudadanos. Un acuerdo éste, cabe recordar, que no incluye la petición conjunta de Puig y su homóloga andaluza, Susana Díaz, para condonar el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) a las comunidades infrafinanciadas. El jefe del Consell no ha terminado de hacer buenas migas con Sánchez y preferiría a Díaz como líder, una cuestión en la que dirigentes del partido como el secretario general provincial, José Luis Ábalos, y una masa importante del partido, no están de acuerdo. También habrá que esperar a ver lo que ocurre en Madrid y las consecuencias que puede tener en el PSPV.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email