X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

informe de econcult

Mapa cultural: Ciutat Vella se consolida como epicentro creativo de València

28/04/2017 - 

VALÈNCIA. Si vertebración del territorio y deslocalización de la actividad son dos términos con los que la política cultural actual gusta jugar, lo cierto el mapa de las industrias culturales de València apuntan a una concentración cada vez mayor en favor de una Ciutat Vella convertida en el 'corazón de la cultura' de la ciudad. Así se extrae del estudio Proyecto de mapificación y generación de indicadores: los sectores culturales y creativos en València, un estudio firmado por Rafael Boix y Pau Rausell, de Econcult, la Unidad de Investigación en Economía de la Cultura y Turismo de la Universitat de València (UV). El exhaustivo texto, que fue presentado ayer en Las Naves, mapea la geografía de la ciudad y su área metropolitana, estimando su estructura económica y analizando sus dinámicas desde que empezó la crisis hasta el pasado año 2016, un estudio promovido a través de Cátedra Ciudad de València de la UV. 

El informe contempla la evolución del sector cultural y creativo desde la crisis económica hasta la actualidad y pone el foco en tres años clave para entender los momentos de "depresión" y aumento de la actividad cultural: 2007 (crisis), 2013 (inicio de la recuperación) y 2016 (postcrisis), una evolución que ha devenido en una concentración tanto de empresas como de trabajadores en el casco histórico de València. Así, junto con los barrios de l'Eixample y Extramurs, es el espacio donde más se concentran la actividades culturales y creativas, un proceso de concentración que cambia la tendencia con respecto a los datos arrojados hace unos años, donde se intuía una dispersión en favor de la periferia. "La crisis ha supuesto proceso de concentración en aquellos barrios donde ya estaban más presentes. Podemos considerar que la principal variable que explica la especialización de un distrito en actividades culturales y creativas es la proporción de población dedicada a profesiones cualificadas especialmente aquellas que tienen que ver con ocupaciones técnicas y profesionales científicas e intelectuales", se explica en el informe. 

De esta forma, en 2016 Ciutat Vella concentraba el 18,4% de las empresas culturales, el 19,8% de los ocupados y el 23,5% de la facturación. De igual manera, todavía está por alcanzar los ansiados datos de 2007, cuando sumaba 358 empresas frente a las 321 actuales -aunque en 2013 se situaba en 293, lo que supone una tendencia al alza-. Por su parte, también con datos de 2016, L’ Eixample concentraba el 14,9% de las empresas, el 11,1% de los ocupados y el 11,8% de la facturación; mientras que Extramurs acogía el 9,0% de las empresas, el 7,3% de los ocupados y 6,3% de la facturación de las industrias culturales de la ciudad. Mientras tanto, por ejemplo, la tendencia a la baja en volumen de empresas ha sido continúa en Poblats del Sud (32 en 2007, 27 en 2013 y 21 en 2016) y en otros distritos la tendencia al alza ha sido mucho más tibia que en el centro.

Aunque la tendencia en València sea a concentrarse y a mejorar datos, el informe destaca que en el área metropolitana el caso de Paterna, con más de 250 empresas los sectores culturales y creativos, muchas de ellas relacionadas con la investigación y desarrollo o los servicios tecnológicos, y más de 4.700 personas ocupadas, así como el municipio de Torrent, con más de 80 empresas y 927 ocupados y ocupadas, destacó Rausell durante el acto de presentación del estudio, acto en el que también estuvieron presentes, entre otros, el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona; la directora de la Cátedra Ciutat de València, Julia Salom; el Vicerrector de Relaciones Internacionales de la UV, Jorge Hermosilla; el director del Institut Valencià de la Cultura (IVC) y el director de las Naves, Rafael Monterde.

El efecto Canal 9

Es imposible realizar el informe Los sectores culturales y creativos en València sin tener en cuenta el cierre de la radiotelevisión autonómica, cuyo apagón el 29 de noviembre de 2013 dejó temblando a las empresas del sector audiovisual, pues la supervivencia de muchas de ellas dependía directamente de la maquinaría generada en torno a la televisión valenciana. El denominado ‘efecto Canal 9’, tal y como aparece en el estudio firmado por los profesores Rafael Boix y Pau Rausell, ha sido clave para situar al audiovisual como uno de los perdedores del periodo analizado en el informe, siendo solo tres grupos de industrias culturales los que actualmente tienen un mayor número de personas ocupadas con respecto al año 2007, antes de la crisis económica. Estos son: las actividades relacionadas con la informática, el relacionado con las actividades artísticas y el patrimonio; y el tercero, los servicios de investigación y desarrollo. 

Si bien, el resto de los grupos de actividades se encuentran por debajo del inicio de la crisis, aunque en proceso de recuperación, siendo la excepción un audiovisual tocado por la desaparición de la televisión autonómica. “Aparece como gran perjudicado el sector audiovisual, marcado profundamente tanto por el elevado grado de dependencia financiera en un primer momento, como por el efecto final del cierre de la televisión pública valenciana”, reza el documento. Así las cosas, el sector más afectado es el de audiovisual y multimedia, cuya tasa de ocupación cayo en picado entre 2013 y 2014, tal y como se puede observar en la tabla adjunta. Este hecho contrasta con el fin del declive e inicio de la recuperación, que se sitúa en el resto de sectores culturales y creativos entre 2012 y 2013, siendo entre 2007 y 2010 cuando sufrieron los impactos más fuertes.

Tal y como indican los datos, aunque la recuperación se inició en 2013 las tasas anuales de recuperación muestran valores medios por debajo de los del período de destrucción. Como consecuencia,en 2016 no se han recuperado aún los niveles de 2007 ni en empresas (unas 500 menos), ni en empleo (unas 3.200 personas ocupadas menos) ni en facturación (unos 450 millones menos). De esta manera, además del sector audiovisual,todavía están por recuperar los niveles pre-crisis en València las industrias del diseño, arquitectura, fotografía y otros servicios creativos; libro,edición y artes gráficas; manufacturas creativas y servicios de Información,comunicación y publicidad.

Por lo que respecta a la provincia de Valencia, en 2016 un total de 41.000 personas -entre ocupados en régimen general y autónomos- trabajaban en la cultura. Durante 2015, el número de personas ocupadas se cifraba en 39.000. Sin embargo, para finales de 2016, el número de personas ocupadas en el conjunto de la provincia se encuentra a unos 3.000 menos que antes de la implosión de la crisis, situada por el estudio en el año 2007, momento en el que la cultura daba empleo a más de 44.000 personas. En cuanto a la facturación, ha pasado de estar en los 4.300 millones de euros antes de la crisis a situarse por debajo de los 4.000 en 2016 pero con un crecimiento acentuado en el número de empresas y ocupación a partir de 2013.

-Consulte el informe completo aquí-

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email