GRUPO PLAZA

'el retorno de max aub'

Max Aub sella el enlace entre Fundación Bancaja y el Instituto Cervantes

21/12/2017 - 

VALÈNCIA (C.G./EP). “Se es de donde se hace el Bachillerato”. De origen alemán, nacido en Francia y fallecido en México D.F., el autor Max Aub puede decir que es valenciano. No en vano, cursó el Bachillerato en el Instituto Luis Vives de València, ciudad a la que llegó con once años. El creador regresa a la ciudad donde desarrolló gran parte de su carrera con la muestra Retorno a Max Aub en la que supone la primera colaboración entre la Fundación Bancaja y el Instituto Cervantes desde que formalizaran su acuerdo de colaboración. La exposición, que ya se ha podido ver en Madrid -después de que el Ayuntamiento de la capital anunciara su intención de quitar el nombre del autor a una de las naves de Matadero-, fue presentada ayer por el presidente de la Fundación Bancaja, Rafael Alcón; la presidenta de la Fundación Max Aub, María Teresa Álvarez Aub; el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, y el comisario de la muestra, el poeta y crítico literario Juan Marqués.

Con una vida marcada por el exilio al que le obligaron dos grandes conflictos, la primera Guerra Mundial y la guerra civil española, el comisario resaltó que este "retorno" tiene múltiples sentidos, uno de ellos el de su vuelta a València, ciudad que cobijó a Max Aub en una de sus etapas obligadas de exilio. Esta muestra, nutrida principalmente de fondos de la familia del escritor y de la Fundación Max Aub de Segorbe, abre sus puertas este próximo sábado en el Centro Cultural Bancaja y se podrá visitar hasta el 18 de febrero de 2018. A través de 125 obras, se ofrece un recorrido por la vida y la obra creativa de este intelectual francés de nacimiento, alemán por parte de padres, español de adopción y mexicano por elección durante su exilio tras la Guerra Civil. Era "genéticamente un puzzle" y un "corazón apátrida", indica el comisario.

La exposición se organiza en cuatro espacios que corresponden a diferentes segmentos cronológicos de su trayectoria: los primeros años (1903-1936), la Guerra Civil y primera posguerra (1936-1942), el exilio en México (1942-1968) y, finalmente, su última etapa (1968-1972), que comprende sus dos regresos a la España de la dictadura. Este "paseo cronológico y panorámico" contiene un total de 125 piezas, en su mayoría cedidas por la Fundación Max Aub: libros y otras publicaciones, documentos personales, manuscritos originales, obras plásticas (de Vicente Rojo y José Moreno Villa, entre otros), carteles tipográficos, fotografías y otros objetos.

El "laberinto mágico" de Aub

"Siempre mantuvo la fidelidad a la tierra valenciana", destacó el director del Insitituto Cervantes, quien indicó que este es el primero de mucho proyectos "dentro y fuera de España" de la mano de Fundación Bancaja. Ejemplares originales de sus obras, como uno de Los poetas cotidianos, publicaciones elaboradas a lo largo de su recorrido por distintos puntos del mundo, o parte de la correspondencia que mantenía con otros intelectuales ilustres como Vicente Aleixandre, Juan Ramón Jiménez o Ramón J. Sender completan un recorrido por la trayectoria de un escritor "desatendido, ni mucho menos olvidado", pero que todavía está "por descubrir". "La obra de Max Aub tiene tantas regiones, esquinas, afluentes e incluso trampas que podría ser calificada con el mismo título que él puso a su ciclo narrativo más conocido, acaso su principal obra maestra: un 'laberinto mágico'", destaca el comisario de la muestra.

Así, Bonet indicó que en la exposición se puede seguir el camino de un literato que comenzó a escribir en València su fase más simbolista y que posteriormente descubrió su interés creciente por la tipografía, "de la que hay una gran tradición en España", y que también queda plasmado en este "retorno". El director del Instituto Cervantes también ha resaltado que Aub fue "uno de los grandes narradores de la Guerra Civil", desde el lado republicano, otro de los puntos que puede observarse en la muestra. "Max Aub supo reaccionar con talento a los numerosos y serios sobresaltos de aquellos años" y "logró convertirse en un escritor libérrimo, un espíritu juguetón que escribió textos conmovedores, invirtiendo un humor de la mejor factura en libros de enorme calidad", según el comisario de la exposición.

La influencia de Max Aub, como València, no se acaba nunca y esta no es la única exposición que habla de su producción. A pocos metros de la Fundación Bancaja, la galería de arte contemporáneo Luis Adelantado (C/Bonaire, 6) presenta Aproximación a la pintura desde Jusep Torres Campalans, de la artista Misha Bies. La muestra se compone de distintas láminas que muestran una serie de textos del cuaderno verde que aparece en la novela de Aub mencionada en el título de exhibición. En este enigmático cuaderno se recogen reflexiones y aforismos varios sobre pintura la vida en relación con el arte, muchas de ellas con un marcado carácter irónico que roza lo surrealista.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email